jueves, 3 de noviembre de 2016

CON GRAN ÉXITO TERMINA CORTA TEMPORADA DEL PROYECTO MORFEO

  • Una obra de teatro que fusiona actuación, danza y acrobacia
  • ¿En búsqueda de los brazos de Morfeo?
  • Una lucha perseverante contra el insomnio
Por Karen Leonor Cisneros Cadena
Ciudad de México (Aunam). La compañía de danza plástica EX-áNIMA presentó su última función del Proyecto Morfeo, en el Foro la Morada del recinto de Unidad de Vinculación Artistita (UVA) de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) en Tlatelolco, con un cupo limitado de cien personas.


El nombre del proyecto se debe a su vinculación con el dios de los sueños: Morfeo, quien de acuerdo con la mitología griega, es aquel que provoca la somnolencia a los adormecidos. Sin embargo, la trama de la obra expone otra versión: un grupo de fugitivos del sueño que busca conciliarse con éste.

El elenco de la obra de teatro estuvo conformado por los actores: Andrea Salas, Joselyn Domínguez, Daniel Ramírez y Óscar Oliveros; bajo la dirección de Ana María Moreno y Erick Cascante, también participantes del elenco.

El proyecto es la base de una asociación de disciplinas poco vistas en un escenario teatral; como fue la acrobacia, la danza, la actuación y la música, que lograron hacer de la obra un espectáculo realmente impresionante y entretenido para el público.

La obra se concentra en una serie de situaciones con tintes humorísticos que desencadenan cada uno de los personajes para poder encontrar el tan anhelado sueño; es decir tendrán que incurrir en una lucha persistente en contra de su propio insomnio.

Con una corta temporada de una semana, el proyecto pudo realizarse gracias a la colaboración del Fondo de Ayuda a las Artes Escénicas Iberoamericanas (IBEROSCENA), que contribuyó para que se produjeran tres funciones: una en el Centro Cultural de España en México y dos más en el Centro Cultural Universitario Tlatelolco de la UNAM.

Joselyn Domínguez, de 30 años, se dedica a la danza desde hace diez años. En entrevista comentó que fue importante éste proyecto porque le sirvió para fusionar una de sus grandes pasiones que es la danza y la acrobacia. A la mitad de la obra, ella hizo una presentación con aros alrededor de su cuerpo en sintonía de la música.

La bailarina aclaró que la complejidad de la danza y la acrobacia le llevó un tiempo de preparación de casi dos meses, con un ensayo de seis a siete horas diarias, pero para ella valió la pena porque está satisfecha con el trabajo que realizó. Además, asegura que nunca fue tedioso, gracias a la amistad que entabló con sus compañeros de elenco que todo el tiempo se compartieron amables con ella.

Finalmente, Joselyn considera que las dos funciones tuvieron mucho éxito, gracias a que el público asistió y consiguió hacer de éste proyecto una experiencia increíble con sus rostros llenos de sonrisas acompañadas de sus aplausos “es un gusto ver que la gente se interesa por éste tipo de proyectos culturales, que resultan ser divertidos y pueden ser para el disfrute de todas las edades”.



Bookmark and Share

0 comentarios: