jueves, 3 de noviembre de 2016

PROTOCOLO CONTRA LA VIOLENCIA DE GÉNERO NO ERRADICA EL PROBLEMA

Por Monserrat Aceves Olvera, Karla Elvira Contreras Merino, Karla Patricia Hernández Morales, Lesli Marcela Méndez Luna y Carlos Benito Morales García
Ciudad de México (Aunam). Los espacios legales e institucionales son importantes para erradicar la violencia de género, pero también hay que ocuparse de cuestiones como el pensamiento de las personas, coincidieron en señalar académicos de la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales (FCPyS) de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM).


Sin embargo, los catedráticos resaltaron que la implementación del protocolo contra la violencia de género en la institución antes mencionada es un esfuerzo inicial e importante para combatir el problema.

Rubén Hernández Duarte, profesor de la materia procesos históricos de los medios de comunicación en México, en la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales (FCPyS) de la UNAM expresó: “El protocolo sobre la violencia de género de la Universidad, no erradica la violencia como problema de fondo porque esa no es su función, pero si la encara.

“Éste tiene un propósito servir como guía para atacar, atender y dar seguimiento a los problemas relacionados con la violencia de género cuando se presentan”, comentó.

La UNAM a través de su Protocolo para la Atención de Casos de Violencia de Género establece los términos para prevenir, atender, sancionar y tratar las situaciones relacionadas con este tema a través de las instancias dependientes de la Oficina de la Abogada General UNAM, así como a través del departamento jurídico de cada Facultad de la Institución que orienta a los alumnos en caso de ser necesario.

“Siempre han existido recursos, sin embargo, no hay un registro formal y único de datos. Anteriormente éstos estaban regados en diversas instancias”, declaró Rubén Hernández Duarte, licenciado en Ciencias de la Comunicación por la Institución en la que imparte clases.

Por lo tanto, el protocolo implementado el 29 de agosto del 2016, es un instrumento que tiene como objetivo unir la estructura y el procedimiento para la atención de los casos relacionados con dicha problemática. “Fue una obligación a escala universidad y justamente visibiliza las acciones de la UNAM en favor a solucionar el problema”, puntualizó Hernández Duarte.

Por su parte, Mario Alberto Zaragoza Ramírez, catedrático de Teorías de la Comunicación en la FCPyS de la misma Institución, expresó que las campañas contra la violencia de género provocan un cambio parcial y que, para generar un cambio mayor, también se deben tratar de orientar otras esferas de la sociedad.

“Estoy completamente de acuerdo con las campañas contra la violencia de género, soy partícipe y entusiasta de quienes están y son parte de ellas, sólo debemos ver el alcance verdadero que tienen ante un problema estructural en una sociedad como la mexicana”.

Por lo anterior, el maestro en Comunicación por la UNAM, afirmó que “La mayoría de las veces, a pesar de las campañas, el problema no se erradica”.

En tanto, Claudia Lorena Velasco Flores, profesora de Pensamiento Político Social y Moderno de la Facultad antes mencionada, consideró que el Protocolo para la Atención de Casos de Violencia de Género es un esfuerzo muy valioso para disminuir las agresiones de género en la Universidad.

Sin embargo, denunció que muchas de las campañas sobre estas temáticas en la UNAM, sólo se enfocan en mecanismos para después de que sucedan dichas agresiones, más no se implementan medidas para que se prevengan.



Bookmark and Share

0 comentarios: