lunes, 18 de abril de 2016

LA FUERZA DEL PUNK NACIONAL

Por Yuritzi Elvira Rodríguez Trejo

México (Aunam). La luz roja ilumina los escalones pintados de blanco del Caradura, recinto ubicado en la colonia Condesa que comienza a ganar popularidad en el mundo underground de la Ciudad de México, donde esta noche será testigo de la escena punk-pop nacional, género musical en el que se mezclan la intensidad del punk con las letras tranquilas del pop, que poco a poco va tomando fuerza y ganando un gran número de seguidores.

Un cadenero coloca pulseras moradas a los asistentes mayores de edad después de verificarlo pidiendo su identificación. Al terminar de subir las estrechas escaleras de cemento hay un sujeto de cabello largo que recuerda a un pirata por el vestuario:

Botas largas, delineador negro alrededor de los ojos y una arracada en la oreja izquierda, mueve la cortina negra para dar paso libre a los fans, llevándolos a otro mundo.

Lo primero que llama la atención al entrar es la barra, la cual está llena de botellas de alcohol y una camarera de cabello corto, negro, despacha a sus clientes después de comprobar la edad de cada uno. Las columnas que separan la tarima son de metal y no utilizan ningún recubrimiento de pintura por lo que el óxido se alcanza a ver, además de que las paredes tampoco cuentan con aplanado.

El lugar es ideal para las presentaciones que se llevarán a cabo, contiene la esencia del punk: cables colgando del techo, columnas oxidadas, paredes desgastadas, poca luz y anuncios viejos de cerveza y otras bebidas alcohólicas colgando en las paredes, además de que el escenario se encuentra justo en el medio rodeado de fans que no pueden esperar más para ver a sus agrupaciones.

La cortina roja de terciopelo se hace a un lado y los gritos comienzan, Paravolt, agrupación procedente de la Ciudad de México, formada por Jesús en la voz, Miguel en la guitarra, Juan Pablo en el bajo, Roqueta sintetizador y coros y Rubén tocando la batería, ya se encuentra en el escenario. Con una potente voz pusieron a todos a saltar al ritmo de su música que combinaba melódicas guitarras con una fuerte batería.

Las postales que el grupo regalaba pasaban de mano en mano hasta recorrer el lugar mientras los coros de cada rola se escuchaban cada vez más alto y la potente voz de su corista-tecladista quién usaba el cabello rosa pastel se elevaba sobre todas las demás.

La fuerza del punk se respiraba desde el segundo en que el primer acorde de Say Ocean se escuchó. La banda de Guadalajara puso a todos a saltar y gritar sin parar, contagiando su entusiasmo que en ningún momento disminuyó y para el momento de interpretar 8123, literalmente reventaron el lugar además fue una de las canciones más coreadas y en la que más emociones se pudieron percibir de parte de los músicos.

“No puedo creer que de verdad estemos cumpliendo nuestro sueño, venimos de muy lejos y se saben nuestras canciones, nosotros somos ustedes, empezamos en esto viendo a otras bandas tocar y ahora estamos en el escenario, muchas gracias por eso” comenta Andrés Gonzáles, guitarrista de Say Ocean antes de presentar
No es la copa Mundial.

El rostro de los músicos reflejaba el éxtasis completo, pues no dejaron de sonreír e incluso en más de una ocasión estuvieron al borde de las lágrimas. Sus camisetas de tirantes ayudaban poco a soportar el calor que se sentía dentro del Caradura e incluso el cabello largo de Andrés estaba cubierto en sudor, sin embargo eso no impidió que saltaran aún más alto y dieran lo mejor de sí en cada una de sus interpretaciones además de arrancar suspiros y varios “te amo” de sus fieles seguidoras.

Después de la eufórica presentación de los chicos de Guadalajara llegó el turno de Los Yayers, agrupación formada en la Ciudad de México quienes tenían una gran cantidad de fans gracias al canal de Youtube de su vocalista, Yayo, los cuales ni siquiera notaron lo desafinado de los instrumentos y no dejaron de corear las canciones, que hacían un gran contraste con lo que se había escuchado antes, eso sí, complacieron a sus fans con cada melodía que pedían a gritos entre cada interpretación.

Finalmente BETA subió al escenario, la banda de Puebla interpretó algunas de sus canciones más famosas como Luces y Atlas, las cuales fueron coreadas a todo pulmón, además de tocar algunas más recientes como Medusa. Los músicos se paseaban por el escenario con la intención de acercarse más a sus fans mientras las luces cambiaban de color.

BETA es una banda que se formó en Cholula por Blas (vocal), Álvaro (guitarra), y Diego (bajo) en el 2004. Su enfoque principal es el rock alternativo y actualmente se encuentran promocionando su nuevo material Medusa, en el que experimentan con un enfoque más progresivo.

Saltos, gritos, empujones y sobre todo adrenalina fue lo que se vivió en el primer aniversario de The Gang, donde el punk se hizo presente en diferentes variables e incluso Blas y Álvaro (BETA) se arrojaron al público casi al final de su presentación, una de las más esperadas de la noche y la mejor manera de cerrar el evento.





Bookmark and Share

0 comentarios: