jueves, 10 de diciembre de 2015

VICENTE LEÑERO FUE LO QUE SIEMPRE QUISO: ESCRITOR DE TIEMPO COMPLETO

Por Montserrat Velásquez Boggero
México (Aunam). Vicente Leñero es un autor esencial en nuestro tiempo, refirió el periodista cultural José Luis Martínez, en el homenaje al autor de Los Albañiles y Los Periodistas, que se llevó a cabo en el Palacio de Bellas Artes, a un año de su deceso.

El también autor de La Vieja Guardia, aseguró que este personaje multifacético, quien tenía un carácter fuerte y reservado, conquistó por derecho propio la literatura, y el cine en este país. Afirmó que tuvo éxito en prácticamente todo lo que emprendió, exceptuando la poesía, que alguna vez intentó escribir.

Comentó que su éxito se debió a que conectaba muy bien con el público. Estaba acostumbrado a las grandes audiencias, debido a su trabajo con las radio-novelas y en Televicentro.

Además, Leñero ejerció el periodismo por de más de 30 años, y lograba decirles a las personas lo que estaban pensando pero no sabían cómo decir. “Era un reportero detallista y observador. No consideraba a ningún género como menor; escribía tanto de espectáculo como de política”.

El oriundo de Guadalajara era ingeniero, guionista, dramaturgo, periodista y escritor. “Quiero ser ingeniero, pero un ingeniero que escribe libros” escribió él mismo en su texto Autorretrato a los 33.

Para abordar su trabajo en el teatro, se contó con la presencia de David Olguín, narrador, ensayista y dramaturgo. Se refirió al cofundador de Proceso como uno de los más grandes dramaturgos del siglo XX, como uno de los magnos guionistas del cine nacional ycomo alguien apasionado, de ideas radicales, como un “hombre de teatro pleno”.

El escritor de obras como Sábato: ida y vuelta y Bajo Tierra relató que el ingeniero-escritor, solía comparar la tarea de la dramaturgia con la construcción, ambas compuestas por estructuras. Para él, su obra más significativa es La Mudanza, debido a sus personajes entrañables y a su carácter transparente. Hizo mención igualmente de La Noche de Hernán Cortés, postulando que es quizás el retrato más entrañable de este personaje de la historia del país.

Lo que lo distingue, según Olguín, es la manera en que, a través de sus obras, hacíaun retrato mimético de la idiosincrasia mexicana, un análisis de la realidad enmarcado por realismo, emparentado con el realismo estadounidense, pero no igual. Hacía una disertación de los mecanismos que existen detrás de los problemas sociales.

El dramaturgo anunció que algunas de las obras de Leñero serán presentadas nuevamente en 2016 por la Compañía Nacional de Teatro, y podrá el público comprobar la actualidad de sus obras.





Bookmark and Share

0 comentarios: