jueves, 10 de diciembre de 2015

EL PERIODISMO EN LÍNEA HA CAMBIADO LA MANERA DE ORGANIZAR LAS REDACCIONES


  • Especialización online, una necesidad
Por Diana Laura Espinoza Delgadillo
México (Aunam). El periodismo mexicano sufre, desde hace más de una década, un estancamiento profesional y económico. Los periódicos impresos cada vez son leídos por menos personas y los productos informativos que ofrecen no parecen renovarse ante la demanda de contenidos entretenidos, relevantes y frescos que busca la población.


La crisis de los medios impresos se debe, en gran medida, al surgimiento de nuevas plataformas digitales que ofrecen información en tiempo real. El coordinador del área digital en Publimetro y profesor de periodismo en línea, Jorge Luis Cervantes Magaña, encuentra en el periodismo digital una opción de especialización para las decenas de nuevos periodistas que egresan de las universidades.

Pero sobre todo, dice el académico de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), es obligación del periodista conocer los lenguajes ciberperiodísticos y aprender las técnicas digitales que les permitan crear un contenido impactante y nutrido que su público meta esté dispuesto a leer.

Magaña estudió Periodismo y Comunicación de 1986 a 1990 en la UNAM. En ese tiempo ni siquiera existían las computadoras en las aulas y los reporteros mexicanos trabajaban con máquinas de escribir. Pero, recuerda que cuando trabajaba en el periódico El Nacional, en 1997, sus compañeros empezaban a charlar sobre el correo electrónico y mensajería instantánea.

Alto, de traje café, el periodista recuerda sonriente que fue en 2000 cuando lo invitaron a trabajar en el medio Web To2.com. Había un problema. Desconocía totalmente sobre las herramientas digitales, pero el sueldo era atractivo y aceptó.

“Utilizaba muy poco mi correo electrónico. Tenía amigos que sí consultaban Internet como fuente para obtener datos, pero eran pocos. Lo que hice fue como dar un salto en paracaídas al vacío; un salto en paracaídas en el que olvidé ponerme el paracaídas”, recuerda con humor.

El medio al que llegó fue un pionero del periodismo en internet, pero los problemas económicos lo llevaron a recortar personal. Cervantes Magaña fue despedido por ser uno de los nuevos integrantes del equipo.

Dos meses después ya había mandado su currículum a las oficinas de El Universal, el cual buscaba personal para desarrollar su página en línea. Con seis meses de experiencia en periodismo web fue considerado para el puesto.

Fundó el Universal Online como editor y en los años de mayor crecimiento, de 2007 a 2013, tuvo a su cargo la subdirección del área de Contenidos. Entre sus funciones estaba el contacto con fuentes de información externas e internas, control de calidad de los contenidos que se publicaban, creación de materiales de alto impacto, generación de agenda, desarrollo de micrositios, gráficos, animaciones, estrategias en redes sociales, posicionadores web (mejor conocidos como SEO, search engine optimizers, personas que realizan tareas de optimización en motores de búsqueda), además de la capacitación y administración del personal a su cargo (alrededor de 32 personas).

Partió de cero y alcanzó la cifra de un millón de visitantes únicos diarios en el sitio, además de millón y medio de seguidores en Twitter. Instrumentó procedimientos de operación que fueron desde manuales de uso y estilo, hasta políticas editoriales, y llevó a cabo la estrategia SEO que hace tan visible al sitio en buscadores, empezando por Google.

Actualmente, casi todos los periódicos impresos tienen portales en línea. La Asociación Técnica de Diarios Latinoamericanos pronostica que para 2020, 24 por ciento de los ingresos de los medios impresos provendrá de los formatos digitales, frente al 14 por ciento actual.

Cuando el también colaborador de Forbes y Milenio incursionó en el periodismo en línea no había suficiente bibliografía y nadie ofrecía cursos. Con la práctica logró avanzar, y más tarde se inscribió a un diplomado en Periodismo Digital en el Instituto Tecnológico de Estudios Superiores de Monterrey. Ahora la capacitación en periodismo digital es necesaria si se desea especializarse.

No obstante, se ha dado cuenta que los estudiantes egresan “sin la maldita idea de cómo es el periodismo multimedia porque en las universidades todavía no se preocupan por preparar a los alumnos” en ese ámbito, lamenta a la vez que se lleva las manos a la cabeza.

Desde 2008 en que comenzó a impartir la materia Periodismo en Línea en la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales, los alumnos que se inscriben a la clase son pocos. El primer año eran tres y ahora lo hacen de 10 a 15, en promedio.

El periodismo en línea ha cambiado la manera de organizar las redacciones. Es una especialización, pero no en el sentido de que cada reportero cubra una fuente o un tema, sino en la forma multimedia para presentar la información y en las estrategias para hacer que ésta sea relevante.

“Un periodista en línea debe de tener otra visión de lo que es el periodismo. Debe concebirlo de manera distinta al tradicional. Debe ser más abierto y flexible para aceptar el manejo de todo tipo de información, no importa si tiene que escribir contenidos virales”, expresa.

Periódicos de renombre como El País han creado sitios como Verne, donde la información está adaptada para generar viralidad y tráfico, al igual que Buzsfeed. Este último ha crecido de tal manera con sus listados y contenidos atractivos que ahora están financiando proyectos de periodismo profundo y de investigación.

“Los periodistas online también debe ser multimedia, conocer los formatos, manejar las plataformas para generar información y editar todo tipo de recursos. Lo más importante del perfil es la proactividad. El ritmo de trabajo es intenso”.

Cervantes Magaña explica que las características del periodismo web son la hipertextualidad (conexión entre nodos de información), la multimedialidad (información en audio, texto y vídeo) y la interactividad, es decir, la posibilidad de establecer comunicación con los usuarios de internet.

En el periodismo nunca se habían tenido tantos lectores, pero tampoco se habían generado tan pocos ingresos. Por primera vez los contenidos se han hecho mundiales y periodistas nacientes pueden dar luz verde a sus proyectos periodísticos. Es momento de experimentar periodismo atrevido con las posibilidades que ofrece internet.

Aunque por sí solo el periodismo online es una especialización, han surgido nuevas ramas de él. El coordinador de contenidos digitales de Publimetro vislumbra posibilidades de crecimiento profesional en el periodismo para plataformas móviles. Los usuarios quieren contenido que puedan consultar a cualquier hora del día y en un formato de contenido que se adapte para visualizarse en teléfonos celulares.

Otras especializaciones con gran proyección son las redes sociales con los community managers, el periodismo de datos, así como el contenido creado con gráficos como pueden ser animaciones, infografías, líneas del tiempo y mapas.

Entrevistado en medio de un aula repleta de computadoras alineadas, las recomendaciones que este periodista da a los alumnos que construyan contenidos digitales son:

Verificar la información, presentar noticias en formato multimedia, crear canales de interactividad, propagar la noticia por canales multimedia y multisalida (Facebook, Twitter, Instagram y YouTube), rastrear el impacto de la noticia para dar seguimiento a los temas que interesan a los lectores.

Cervantes vislumbra un futuro económico incierto para el periodismo y para los profesionales que han elegido informar como estilo de vida porque aún no se encuentra un modelo de negocio en el periodismo online que lleve a los medios a una rentabilidad; pero son ellos mismos quienes pueden cambiar el camino y prepararse profesional y técnicamente para darle un nuevo sentido a su trabajo y atraer más lectores, más ganancias.

En México han surgido sitios periodísticos totalmente digitales como Sin Embargo y Animal Político. Este último se presenta como un medio que aspira a “utilizar todas las herramientas que ofrece el mundo digital, por lo que iremos agregando fotogalerías, mapas e infografías, pero sobre todo queremos tener un lenguaje diferente, propio de la web, y ya no de los medios impresos”.

Animal Político es un claro ejemplo de los nuevos proyectos mediáticos. Sus lectores crecen y hasta el momento su modelo de financiamiento ha funcionado. Una parte de sus ganancias corresponde a la publicidad. En 23 meses recibieron más de 3.5 millones de pesos por esa vía gracias a contratos por campañas que van de los 7 mil pesos (UNAM), o los 10 mil (Instituto Nacional de Transparencia, Acceso a la Información y Protección de Datos Personales) hasta un millón de pesos (Petróleos Mexicanos).

Otra parte resulta de la suscripción mensual de lectores por 80 pesos. Al financiarlos, el lector participa en propuestas de temas para el equipo editorial de Animal Político y tiene una serie de beneficios como acceso a presentaciones de libros y sus proyectos de largo aliento son financiados por organizaciones sociales.

El periódico Reforma y otros medios aplican el modelo de “pago por ver”, en el que todo el contenido publicado tiene un costo.

Los medios impresos no desaparecerán, al menos en un futuro cercano. Pero es pertinente que sus dueños se acerquen a la implementación de estrategias digitales y de financiamiento para detener su crisis o buscar alternativas de crecimiento económico.

Por último resulta pertinente señalar que cualquiera que sea la plataforma, los periódicos no deben olvidar mejorar su contenido y forma, los cuales son, en primera instancia, su carta de presentación para venderse.






Bookmark and Share

0 comentarios: