martes, 18 de febrero de 2014

COMPITE GIMNASIA AERÓBICA DE LA UNAM EN VERACRUZ

Por Paulina Vázquez Beristain
México (Aunam). Los integrantes de la selección de Gimnasia Aeróbica de la UNAM viajaron a Veracruz al Selectivo Nacional para el Campeonato Mundial 2014, celebrado el sábado 8 y el domingo 9 de febrero. A primeras horas de la mañana, el equipo se reunió en la central de autobuses de la TAPO. Animados, partieron hacia la ciudad de Xalapa.

Al llegar a su destino, la selección se encaminó al hotel City Express para instalarse y encontrarse con el miembro faltante del equipo que había llegado un día antes.

La comida previa a la competencia siempre es tensa, se planean estrategias, se dan consejos y se controlan las emociones; si bien las emociones siempre están ahí, es hasta el momento de llegar al gimnasio y ver caras conocidas y contrincantes, que los nervios y las mariposas en el estómago atacan.

Solo Daniela Martínez Ascencio compitió el sábado y la espera afortunadamente fue corta comparada con otras competencias en las que la demora es de cinco horas mínimo. El resultado fue excelente, pues consiguió el primer lugar y su clasificación a la justa mundial que se celebrará en junio.

Al finalizar las felicitaciones, el equipo se dirigió a comprar la cena. Ligeramente más tranquilos, entre buen humor y risas la convivencia siguió antes de intentar dormir. Acción que siempre cuesta más trabajo de lo normal, pues el cerebro no consigue descanso de pensar lo que hay que hacer al día siguiente.

El domingo, desde muy temprano, inició el proceso pre-competitivo que siempre es igual y largo en el caso de las mujeres; para los hombres es mucho más sencillo pues solo deben estar vestidos a la hora indicada. El peinado restirado y bien amarrado con exceso de gel y spray es requisito para las competencias femeninas, al igual que el maquillaje de estilo teatral con colores vivos que resalten los ojos de las participantes. Después, un ligero desayuno con base en carbohidratos y con el uniforme de competencia listo en las maletas.

Al llegar al gimnasio, el proceso siguió con cambiar los pantalones deportivos de la universidad por las medias, el leotardo y los tenis de competencia. Posteriormente, se dirigieron al lugar de alojamiento previo a competir y empezó el calentamiento general. Los nervios aumentaron al ver a los contrincantes de otros estados realizar su calentamiento y ver sus trajes de competencia.

Este acontecimiento deportivo no fue como los otros, la UNAM compitió por un pase al evento más importante de esta disciplina. La tensión fue más notoria y aunque los participantes son compañeros e incluso amigos, los cuchicheos y las miradas se lanzaron de un lado a otro.

Cuando el turno de iniciar se acercó, los ocho integrantes que pasaron a hacer rutina se dieron las últimas palabras de aliento, un abrazo y al grito unísono de “¡Pumas!” esperaron ser llamados al área de competencia. La rutina fluyó con una sincronía mejor de la esperada, al final se abrazaron y felicitaron con alegría pues salieron bien las cosas.

Al esperar la calificación, observaron la última rutina de la modalidad. El puntaje mejoró al anterior, pero con sorpresa cuando se dio la nota de la última rutina, la sonrisa de los gimnastas universitarios desapareció al estar dos décimas por debajo; la desilusión creció muy rápido, las esperanzas de ir al mundial en la modalidad de Aerostep se habían terminado.

Sin embargo, faltaban más rutinas y modalidades por pasar. Fiona Irish Rojas logró después de varios años colocarse en el primer puesto y clasificar de primera al mundial. Compitió también en pareja junto a Juan José Quiroz, rutina en la que tuvieron ligeras fallas, lo que los llevó al segundo lugar, pero igual clasificarían al evento internacional.

El trío senior y varsity de la UNAM consiguió también la segunda posición y por lo tanto su clasificación. Juan José Quiroz se ha posicionado como el mejor gimnasta de México desde hace un par de años, pero en esta ocasión el representante de Coahuila mostró mejor ejecución, lo que dejó a José con un segundo lugar pero igualmente clasificado.

En general, los resultados el equipo puma fueron satisfactorios. Pero al finalizar la competencia, la típica junta entre entrenadores y gimnastas se dio a las afueras del gimnasio, donde las lágrimas de las integrantes de la modalidad Aerostep fueron inevitables y abundantes. Múltiples emociones cruzaban por el equipo y las palabras de su entrenadora llenaron de nostalgia a algunos y de motivación a otros.

El camino de regreso a la ciudad fue largo, cansado y callado. Los ánimos decaídos y las lágrimas resurgieron al ver a los familiares esperando en la central de autobuses. No fue la mejor competencia, pero sí una gran experiencia y para varios integrantes del equipo el impulso a llegar de la mejor forma al Campeonato Mundial que se celebrará en Cancún en junio del 2014.





Bookmark and Share

0 comentarios: