miércoles, 6 de marzo de 2013

PROBLEMA HISTÓRICO, EL CATASTRO DE LA CIUDAD DE MÉXICO

Por Carlos Sigfredo Vargas Sepúlveda
México (Aunam). Se presentó el libro Morfología de la ciudad de México, de Hira de Gortari Rabiela, doctor en historia por la Escuela de Altos Estudios en Ciencias Sociales de París, catedrático e investigador en la Universidad Nacional Autónoma de México.

El interés de establecer un catastro se encuentra ligado a la revolución liberal. Cuando el Estado buscó impulsar la realización del principio de igualdad de la carga fiscal, desde las reformas borbónicas que plantearon el orden y el control de los espacios urbanos se propusieron proyectos para gravar la propiedad urbana. Dichos proyectos se quedaron en el papel.


La obra plantea que carecemos de estudios catastrales en México con perspectiva histórica; que la falta de tales estudios no permite conocer los cambios en la ciudad, y de entender “la barbaridad” de los gobernantes y ciudadanos que ha conducido a la destrucción de edificios emblemáticos.

El evento contó con la presencia de la doctora en historia moderna y contemporánea Regina Hernández Franyuti; con Juan Manuel Herrera, director de la biblioteca “Alejandro Mora”; del arquitecto Alejandro Pabellón; y del autor. La presentación se realizó en el auditorio Sotero Prieto, en la XXXIV Feria Internacional del Libro del Palacio de Minería.

El libro es producto de un proyecto del Instituto de Investigaciones Sociales de la UNAM; cuenta con la participación de dos investigadores: Hira de Gortari y Alejandro Pabellón; además de la aportación de alumnos en el proceso de investigación.

El catastro, es decir, el registro de las propiedades inmuebles, permitiría, según, Alejandro Pabellón y Hira de Gortari, no solo estudiar la morfología de la ciudad de México y sus modificaciones a lo largo del tiempo, sino entender los procesos históricos.

“La obra plantea nuevas perspectivas de estudio sobre la morfología de la ciudad. Es, además, una innovación metodológica, que viene a llenar una laguna historiográfica en cuanto al estudio de los trabajos en los catastros”, mencionó Regina Fernández.

“Investigación novedosa: descubrimiento y análisis de dos catastros. Uno de finales del siglo XIX, y el segundo cerca del desenlace del siglo XX”, expuso Juan Manuel Herrera.

Los dos catastros que estudió Hira de Gortari muestran cambios en la ciudad. Por ejemplo, la proliferación de edificios comerciales en lugar de los habitacionales en la zona centro de la ciudad de México.

La investigación usó un sistema de información geográfica. Tal sistema, permitió, según Regina Franyuti, a “reconstruir los datos” en una ardua labor de revisión. “Este sistema de información podría ayudar a reconstruir una ciudad fantasma”, añadió Manuel Herrera.

“El arquitecto introduce en mundo de puntos, líneas y polígonos que se convierten en representaciones de casas, calles y delimitaciones barriales que van tomando formas, y configurando una cartografía que permite conocer los cambios morfológicos en la ciudad de México en dos tiempos”, añadió Franyuti.

“El catastro permite conocer la fisonomía de una ciudad que comienza a modificar su estructura urbana”, concluyó Hira de Gortari.





Bookmark and Share

0 comentarios: