jueves, 19 de abril de 2012

EL 40 CUMPLE 13, CON LA MÚSICA POR DENTRO


Por Marlene Valero Fierros
México (Aunam). Pequeñas gotas de lluvia descendían del cielo para mojar los rostros de miles de personas aglomeradas en el Estadio Azteca, todas con un solo propósito, divertirse. Las calles aledañas al lugar comenzaron a alojar cientos de automóviles, pues casi era hora de que iniciase el esperado Evento 40, una serie de conciertos por parte artistas reconocidos a nivel nacional e internacional, organizado por un grupo radiofónico.

Jóvenes de todas las edades; de secundaria, preparatoria y en su mayoría universitarios son quienes gozan y disfrutan de este festejo que llega a su decimotercer año.

Los alrededores

Sin importar la lluvia, la gente camina o espera sentada el comienzo del evento. Los vendedores ambulantes aprovechan la abundancia de personas y ofrecen sus mercancías con la esperanza de ser vendidas. “¡Llévelo para la lluvia, llévelo!”, grita el señor Pedro Rodríguez mientras sostiene en sus manos impermeables plásticos.

Desde los famosos tacos de canasta, hasta las sodas y frituras. También hay estantes en los que se guardan las mochilas y objetos personales que los oficiales de seguridad no dejan pasar. Una vez dentro, se observan personas que pasan con sopas instantáneas, vasos de cerveza, refrescos, frituras, cacahuates y hasta el olor de pan dulce impregna el ambiente.

A comenzar

¡Tres, dos, uno!, exclama el conductor. Las luces se encienden y la música comienza a dar su ritmo. A las 6:08 de la tarde, da inicio este gran evento, con el cielo cubierto de nubes grises que, de vez en cuanto dan una rociadita a los asistentes.

Los protagonistas del programa radiofónico Ya párale, dan la bienvenida a su público. “¿Listos para esta larga tarde?” y presentan al primer grupo, Fobia. Las notas de guitarra retumban en todo el estadio, el sonido de los bajos se combina con el grito de los fans, dando pie a un ambiente eufórico en el lugar.

El segundo grupo en presentarse es OV7. Todos corean la letra de Te quiero tanto y Prohibido Quererte, las chicas del grupo bailan al ritmo de la música, los chicos cantan y saltan. Reik sigue con el performance; se escuchan los gritos de las fans al escuchar la canción de Tu mirada, y entona también su nuevo sencillo, Creo en ti.

La cantante sonorense no podía faltar en este festín de artistas. Yuridia subió al escenario con un vestido largo de color dorado y beige, dejando salir de sus labios la melodiosa voz con la que sólo a ella se le identifica, Ya te olvidé, canta a todo pulmón.

Cada que termina un artista, los locutores de 40 Principales otorgan un reconocimiento por su participación en este “magno evento”, una estatuilla en forma de guitarra eléctrica y dan su autógrafo en una real, que darán como premio a algún radioescucha afortunado.

Poco después aparece el grupo Moenia, al igual que los hermanos Jesse y Joy, quienes pusieron a todos a cantar Ya no quiero y Corre Corazón.

Y aún sigue

Desde Australia, llegó Timomatic a prender el ambiente. Como si fuera un club nocturno, las luces iniciaron su baile, al igual que todas las personas en el lugar, danzando al ritmo de la música. Se escucharon covers de LMFO, Usher entre otros artistas. Al final de su presentación gritó con entusiasmo: “¡Viva México, Cabrones!”.

Los Vasquez Sound, un grupo conformado de tres hermanos, originarios de Mexicali, Baja California, también prepararon un número para entretener al público, el cover con que se lanzaron a la fama, Rolling in the Deep, de Adele. “Muchas gracias, estamos muy agradecidos de estar aquí”, dijo la pequeña vocalista con su acento norteño.

El grupo 3Ball MTY lució unas inusuales botas puntiagudas y su ritmo norteño. Con Los Ángeles Azules, muchos de los presentes se pusieron de pié, tomaron a su pareja y comenzaron a bailar música grupera.

Facundo y Omar Chaparro subieron también al escenario, a levantar el humor de su público. De repente, las luces se apagaron y todos los presentes encendieron la pantalla de sus celulares, todo el estadio parecía un campo lleno de pequeñas luciérnagas, algo realmente extraordinario.

Un poco de rock

Cuando anunciaron al cuarteto regiomontano, se escucharon los gritos de emoción: Panda subió al escenario. Un solo de guitarra anunciaba su último sencillo, Envejecido en barril de roble, para después seguir con Narcicista por excelencia. Y no podía faltar su famosa Cita en el quirófano. Las cabezas de los fans se movían al compás de la guitarra eléctrica y la batería, “Trasplante de corazón, ahí te va mi dolor”, entonaban con sentimiento.

Para cerrar el evento, la legendaria agrupación La Lupita subió al escenario: “¡lero, lero, lero, lero, ja-ja que risa me da!”, se escuchaba en todo el Azteca, coro que finalizaba este multi-concierto, y dejaba satisfecha a la mayoría de los asistentes.








Bookmark and Share

0 comentarios: