viernes, 27 de abril de 2012

ANTE LA NECESIDAD DE SER CREATIVOS, PIMPOLINA JUNTA CIRCO Y TEATRO

Por Víctor García Esquivel
México (Aunam). Andrea Christiansen habló sobre algunos detalles de su nuevo trabajo en escena, bajo la dirección del director Gervais Gaudreault, en un proyecto que junta dos cosmovisiones diferentes: la de una payasa argentino-mexicana y la de un director de teatro de Quebec.

Christiansen, mejor conocida por su personaje de Pimpolina la payasa, opina que en la actualidad la globalización es un fenómeno que ha influido totalmente sobre la forma de hacer arte y la comedia no puede quedarse atrás, por lo que muchos artistas de circo han olvidado el origen interdisciplinario de este espectáculo y copian estilos unos a otros.

“El arte circense europeo ha quedado olvidado, todos prefieren copiar las normas, los números a Cique du Soleil”, aseguró la artista, para quien en realidad no todo está perdido, pues con la presentación de Delirium Pollum, su nuevo espectáculo, piensa rescatar los orígenes del arte circense y con ello contribuir a hacer algo diferente.

En conferencia de prensa habló sobre algunos detalles de la puesta en escena, que además es dirigida por Gervais Gaudreault, algo que nunca antes había hecho, y esto representa combinar el circo y el teatro, sin violar las tradiciones, pero con una secuencia de acción y no de simples sketches.

Andrea Christiansen es becaria del Fondo Nacional para la Cultura y las Artes (Fonca). Con su personaje ha estado en el Circo Atayde Hermanos, viajado por la República Mexicana, Sudamérica y Estados Unidos. Nunca habla, pero todas sus acciones son un lenguaje especial que según cuenta, se basan en poesía, pues no es fácil el carisma y la expresión.

La artista argentino-mexicana ha encarnado hace “ya varios años” a Pimpolina, una payasa que actúa con base en aspectos de la cotidianidad, y a partir de su misma rutina crea una serie de nuevas experiencias que transforman su día, a pesar de que tenga las mismas actividades, pero con intensiones que van más allá de solo estética y humor.

Delirium Pollum no queda fuera de esta tradición y “convierte en aventuras de rebeldía cotidiana los pequeños naufragios que vivimos a diario. Esas pequeñas cosas que por insignificantes solemos pasar por alto, son el tema de interés de Pimpolina, que en su condición de payasa habita, precisamente, en las nimiedades de lo cotidiano”.

Para Andrea este personaje, en este nuevo proyecto, es una consolidación; la manifestación de la mujer que es Pampolina, quien a pesar de vivir en aventuras, risas y diversión, no pierde su sexo y transmite su forma muy especial del universo femenino, con sentimientos y lógicas propias del género.

Hace tres años Andrea presentó su libro La poética del payaso, donde escribió la forma en que algunos maestros del género se prepararon antes de pisar un escenario para lograr hacer reír y expresar mensajes, pues como relata en un capítulo, David Larible, payaso italiano, todas las mañanas desde un café veía a la gente que pasaba durante horas.

Y ahora, con este proyecto, busca plasmar esas enseñanzas. Delirium Pollum es la manifestación de ese libro y a la vez la aplicación de las enseñanzas de los grandes en la industria circense.

Con su propio libro como guía, la artista emprende su temporada en el Foro Ana María Hernández del 4 al 27 de mayo, en donde ha plantado la ambición de seguir los legados de los maestros más representativos en el arte de la comicidad, pero con su propio estilo, con lo que evita caer en la copia de otros estilos.



Fotos: Cortesía Secretaría de Cultura-GDF


Bookmark and Share

0 comentarios: