lunes, 11 de abril de 2011

EL ESPACIO PÚBLICO, AJENO A LA COLECTIVIDAD: LÓPEZ VENERONI

  • Medios de servicio público, espacio para la creación de democracia
Por Edith Andrade Alemán
México (Aunam). El espacio público ha sido dominado por una fuerza externa a la colectividad, y está en constante pugna entre el poder político y el económico, denunció el doctor en Teoría Política y Social, Felipe López Veneroni en la mesa Las estaciones de radio universitaria y pública, una opción en el cuadrante radiofónico, la cual formó parte de las Jornadas Permanentes de Comunicación 2011-12 de la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales.

Desde el punto de vista de Graciela Martínez Matías, doctorante en Ciencias Políticas y Sociales con orientación en Comunicación, “los ciudadanos debemos de participar en encuentros porque en la medida en que tengamos medios de servicio público vamos a tener gente que tome opiniones y por lo tanto una sociedad democrática”, ya que en una democracia se deben de respetar la pluralidad de ideas, así como los tiempos para expresarlas.

Para López Veneroni, el espacio público es donde se generan discursos, donde se construye la identidad de las personas a través de las interacciones simbólicas establecidas, y este terreno lo disputan dos fuerzas: “el poder político, por un lado, y el mercado por el otro”.

El investigador plantea como interrogante: “¿por qué se pelea el control del espacio público?”. A lo que responde que en el campo de la política lo que se busca es tener voz, en el de la mercadotecnia la intención es ganar consumidores, es decir, “reducir la condición de ciudadano a la de consumidor”.

El discurso “tiene sentido en la medida en que se convierte en un discurso colectivo”, el cual refleja las intenciones y el dominio del emisor, porque “el monopolio de la palabra o tener la última palabra es quizá el mecanismo de poder más complejo o sutil”, asevera el también profesor de la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales.

Por ello la importancia de los espacios públicos, como las estaciones alternativas, por ejemplo Radio UNAM, la cual ofrece un amplio abanico cultural y que al mismo tiempo lo genera, comentó Jesús Carlos Narro Robles, subdirector de extensión cultural de dicha frecuencia. En la sala Julián Garduño, situada en las instalaciones de dicha emisora, se presentan conciertos, proyecciones cinematográficas y temporadas de teatro, entre otras formas de expresión.

Graciela Martínez Matías reconoce que “en México tenemos medios aspiracionales al servicio público”, porque no se les da la misma importancia como en la Unión Europea donde el aspecto radiotelevisivo es una de las prioridades en la agenda política.

Puntualizó que mientras en 1923, en México nace la primera estación, la CZB (actualmente XEB) basada en el modelo comercial estadounidense, en 1922 se creaba la BBC de Londres, estación de servicio público.

Además, aduce Martínez Matías, de que nuestro país también carece de un “factor de integración comunitaria” con los países latinoamericanos respecto a los temas radiofónicos, para lograr acuerdos similares a los de Europa.

Concluyó que es necesario abordar el servicio público radiofónico de la siguiente manera: Como proveedor de productos de calidad, como factor en la contribución del conocimiento, con relación a las nuevas tecnologías, con financiamiento del Estado e independiente y como parte de los derechos del ser humano, “que son necesarios ponerlos en práctica”.






Bookmark and Share

0 comentarios: