viernes, 30 de diciembre de 2016

“DESCOMPOSICIÓN SOCIAL”, CAUSA DE AGRESIONES CONTRA CURAS: ESPECIALISTAS

  • Conflictos entre iglesia, el narco y el gobierno por el poder es una de las razones, aseguran
  • Pedofilia, una de las principales hipótesis
  • “La situación va a empeorar”, intuye Gutiérrez Castañeda
Por Luis Alfonso Tovar Franco
Ciudad de México (Aunam). La descomposición social que sufre el país es el principal motivo por el que se han suscitado diversas agresiones en contra de sacerdotes de la iglesia católica, de acuerdo con Griselda Gutiérrez Castañeda e Itza Eudave Eusebio, profesores de la Facultad de Filosofía y Letras (FFyL) de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM).

Griselda Gutiérrez Castañeda. Foto por Juan Manuel Guzmán.

Debido a los recientes ataques contra los curas Jorge Luis Sánchez en Catemaco, Juan García Pascual en Tabasco y el asesinato del sacerdote José Alfredo López Guillén en Michoacán, Hugo Valdemar, vocero de la Arquidiócesis Primada de México, afirmó que México es el país más peligroso para ejercer el sacerdocio, por lo cual los académicoss de la FFyL compartieron su opinión acerca de este tema.

Gutiérrez Castañeda también investigadora en el campo de la filosofía política clásica y contemporánea de la FFyL, aseguró que el ambiente de violencia y las conductas antisociales dan paso a una descomposición de la sociedad, lo cual, provoca que el país sea “como en la ley de la selva en donde se puede proceder con las formas más contrarias a la formas civilizadas de redimir conflicto”.

“Algunos sacerdotes tratan de impulsar una defensa o una perspectiva crítica de su comunidad para rechazar las injusticias o la falta de seguridad pues los grupos de delincuencia organizada, o las mismas autoridades actúan de manera autoritaria y sienten que hay allí (en la Iglesia) un riesgo de que se les esté juzgando o cuestionando”, comenta la doctora en filosofía por la UNAM.

Sin embargo, la también ex coordinadora del área de investigación de Filosofía Política con Perspectiva de Género del Programa Universitario de Estudios de Género (PUEG), aseguró que este no es el caso de todos los sacerdotes, ya que algunas veces, estas agresiones son causa de la toma de represalias debido a los asuntos de pederastia: “ahí nos encontramos con una conducta delictiva, aunque la Iglesia no la sancione y piense es un pecado, es un delito”.

Además, respecto a la declaración por parte de Valdemar, Griselda Gutiérrez comentó que “podría tener razón en parte, ya que es muy llamativo que las autoridades, de manera casi inmediata, salgan a decir que fue el crimen organizado, ¿por qué? porque de alguna manera lo que quieren es eximirse de la responsabilidad respecto a que puedan ser responsables incluso autoridades locales”.

“Por otra parte me parece que tendríamos todos los motivos para poner en debate los planteamientos de Valdemar, porque en muchas ocasiones ellos (la Iglesia) son los primeros que tratan de tender un velo para ocultar cuál es el meollo del conflicto que llevó a ese sacerdote a una situación tan terrible como fue suprimirle de la vida o torturarle o cosas por el estilo”, aseguró la doctora.

Al preguntarle sobre si creía que estas agresiones se detendrían en algún punto, ella respondió: “Yo lo que creo es que no hay ningún indicio de que se resuelvan los grandes problemas que tienen al país desecho, y lo mismo que en el caso de ministros de la Iglesia, no hay indicios que nos muestren que la situación va a mejorar, creo que desgraciadamente, va para peor, y lo único que parece no tener límites es la descomposición, eso es lo más abrumador”.

Asimismo el Maestro en Estudios Mesoamericanos por la Facultad de Filosofía y Letras Itza Eudave Eusebio coincidió con Gutiérrez: “me parece que lo que les está pasando a los curas es un reflejo de que la sociedad en general está descompuesta, incluyendo a la Iglesia, no es que la iglesia se encuentre fuera de ella, en realidad forma parte de esta estructura… alguien que te está madreando, violentando, pues obviamente van a surgir estas agresiones”

De acuerdo con el también profesor de Educación e Interculturalidad en el Colegio de Pedagogía estos ataques tienen que ver con un contexto político, “Este asunto no solo tiene que ver con lo religioso, sino también con el narco, y a su vez, el narco con lo político. Es un contexto más amplio, la política nos incluye a todos, incluso a los religiosos aunque no puedan participar tan abiertamente en ello”.

Finalmente, respecto a las relaciones con el narcotráfico sobre el narco, Eudave comentó: “en realidad no hay forma de vincular abiertamente a los curas con ello, pero es obvio que si una Iglesia se encuentra en un lugar donde domina el crimen organizado, pues obviamente en algún momento vas a tener que hablar con ellos los narcos también son parte del pueblo”.

De acuerdo con un informe por parte de la unidad de investigación del Centro Católico Multimedial (CCM) revelado en septiembre, se contabilizaron 15 asesinatos de sacerdotes entre 2012 y 2016 en México, eso, sin contar las agresiones físicas, secuestros y amenazas sufridas por otros miembros de la iglesia católica.



Bookmark and Share

0 comentarios: