viernes, 26 de diciembre de 2014

SIN INFORMACIÓN CIENTÍFICA, LA COBERTURA DE MEDIOS SOBRE EL NUEVO AEROPUERTO

Por Brenda Suaste Tovar
México Aunam). La cobertura en los medios sobre la construcción del nuevo aeropuerto de la Ciudad de México, carece de argumentos científicos puestos al alcance de los ciudadanos, para entender por qué ahí el gobierno federal decidió construir la colosal obra, argumentan especialistas dedicados a temas de ciencia.

Las obras de dicho proyecto pretenden iniciarse a principios de 2015, bajo la dirección del británico Norman Foster, reconocido por sus obras arquitectónicas en distintos países, y el mexicano Fernando Romero, yerno de Carlos Slim. Sin embargo, “la información científica publicada es escasa”, afirma Javier Cruz, periodista de ciencia, quién tiene estudios en Física, Ingeniería Química y Matemáticas aplicadas.

El mayor problema del actual aeropuerto de la Ciudad de México no es de capacidad, sino un problema de seguridad, eso no lo resuelven con mudarlo unos cuantos kilómetros al oriente, afirmó Javier Cruz. “No hay ningún aeropuerto en sociedades serias que esté puesto a la mitad de una zona urbana”, enfatizó. El periodista mencionó que en caso de un accidente, las fatalidades serían gravísimas.

Cruz, quien ha trabajado en medios públicos como el Instituto Mexicano de la Radio (IMER), declaró que tendría que haber más información científica en los medios sobre ese asunto, ya que existen una una serie de argumentos científicos que dicen que no debería instalarse ahí. Por otro lado, recalcó la responsabilidad de los dirigentes públicos, dijo que muchos de ellos no han emitido comunicados al respecto; como funcionarios de la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat). “Nunca nos dan los datos que sostienen, ni los argumentos científicos que los respaldan”, insistió.

El periodista de ciencia, explicó que si bien el señor Foster es un excelente arquitecto reconocido en el mundo, lo más importante para el aeropuerto no debe ser el componente puramente arquitectónico. “Estamos hablando de un ecosistema del cual el ciudadano promedio sabe casi nada. Muy generalmente, entiende que el suelo es salobre y por lo tanto, ahí no crece nada, que son tierras federales, y ya, pero es todo”, concluyó.

Uno de los aspectos mejor monitoreados para controlar el tráfico aéreo es la niebla. Al respecto, se tienen datos registrados desde hace 10 años por el Servicio Meteorológico Nacional.
“No es el mejor lugar para instalar el nuevo aeropuerto, sin embargo, lo hacen porque es lo que más conviene a los intereses propios de la ciudad”, afirmó Pohema de Jesús González Viveros, Licenciada en ciencias atmosféricas y especialista en Física de nubes, quien realiza estudios de posgrado en el Centro de Ciencias de la atmósfera de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM).

En los boletines meteorológicos, emitidos bajo los estándares internacionales METAR (METeorological Aerodrome Report), se declara que la presencia de niebla está presente todo el año, en la zona del aeropuerto. La especialista, Pohema de Jesús, reconoce que la frecuencia de niebla donde se pretende instalar la obra, es la misma que en el aeropuerto actual, ya que toda la cuenca del Valle de México tiene la misma probabilidad de que ocurra dicho fenómeno atmosférico.

También dijo que no todos los eventos de niebla repercuten en un paro de las actividades, pero “debemos tener gente con experiencia genuina en ecología, mecánica de los subsuelos, ingeniería civil entre otros”, concluyó González Viveros.

Por lo pronto, ya inició la preparación del terreno para empezar la construcción en enero del siguiente año. Las declaraciones de oficiales indican que podrían iniciar operaciones entre 2019 y 2020.





Bookmark and Share

0 comentarios: