sábado, 27 de diciembre de 2014

PERIODISTA AMIGABLE, HONESTA Y DEDICADA: FANNY RUIZ PALACIOS

Por Adrián Guarneros García
México (Aunam). Fanny Ruiz Palacios resultó ser como una compañera más. Su tranquilidad paciencia y compresión convirtieron la tarde vacía de la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales en una charla amena entre amigos, además de dar un poquito de color y sonido al callado eco del paro de labores.

De manera puntual, acompañada de su joven y deportista novio, arribó al lugar pactado para enfrentarse a las preguntas de un trio de jóvenes portando un look casual: falda roja con detalles de flores, zapatos bajos formando un conjunto con la blusa y el suéter negro que prepara por si algún cambio de clima ataca la tarde soleada.


Después de hacerla esperar algunos minutos mientras las ideas se organizaban de manera uniforme, la periodista de El Universal concedió más de una hora de su vida para contar anécdotas y pasajes de su carrera, así como dar tips en relación a los trabajos de la materia; alguna vez estuvo en nuestra posición y no ha perdido el sentido de solidaridad con el compañero en apuros.

Del gusto a la profesión

Desde que estaba en la Prepa se preguntaba qué quería hacer de su vida y, al igual que muchos de los pre-universitarios, estaba indecisa sobre la elección de su carrera; tal era la confusión que llegó a pensar en ser astrónoma, cambiaría rápido de parecer al darse cuenta que para ello necesitaba estudiar física y otras especialidades, pero pasarse el tiempo encerrada entre libros le impediría ir por unas cervezas al “Caribe”.

“Me gustaba mucho el fútbol, le voy al América y también a Polakas, así que pensé en tener una profesión y dedicarme a algo en donde además de trabajar me gustase la labor; pensé en poder reportear y de ahí vi el periodismo como una opción”, contó entre risas y bromas.

La decisión la tomó antes de entrar a la Facultad pero fue precisamente ahí, al ingresar a la carrera, cuando puedo enfocarse en muchos temas periodísticos gracias a la visión e influencia de los profesores con quienes tuvo la oportunidad de convivir; ya no eran iguales a los anteriores, estos hicieron despertar su interés por involucrarse en cosas que sirvieran a la sociedad.

El enfoque humanístico y de altruismo le llamaba mucho la atención, tanto como para haber pensado también en estudiar Derecho, sin embargo, se mantuvo firme en la postura de hacer las cosas de manera justa y legal, por eso no le pareció buena idea tratar de encajar en el sistema de leyes y los juegos sucios de jueces y funcionarios.

El gusto y la pasión por el futbol disminuyeron al salir a flote los problemas más relevantes; en el proceso de aprendizaje se dio cuenta de los temas importantes existentes en el país, convirtiendo al deporte en algo banal. “Se me hacía un poco superficial porque estabas dejando de lado las cosas importantes. Sí, te puedes distraer dos horas con un partido, pero también estar al pendiente de lo que está pasando”.

Contrario al criterio de muchos, las cosas aprendidas en clase de Géneros Periodísticos fueron fundamentales para que pudiera desenvolverse dentro de medios como Metrópoli y El Universal, aunque desde antes ya se había interesado en cubrir eventos bajo la acreditación de Aunam (Agencia Universitaria de Noticias de la Máxima Casa de Estudios del país) como reportera para Circulo Universitario.

El interés por lo humano y ayudar a las personas se refleja cada vez más a medida que avanza la charla, pues comenta que aún bajo los regímenes de los medios importantes del país quienes buscan no afectar al gobierno y distorsionar la realidad, ella siempre está a favor de darle un enfoque humanista a sus notas para no mal informar a la sociedad.

“Ahora cubro la Secretaria de Seguridad Publica del D.F., las delegaciones Tlalpan, Xochimilco, Tláhuac y Milpalta, y me gusta mucho porque hay bastante información y puedes presionar a funcionarios para que ofrezcan datos importantes. Me encanta también por el ambiente; estar en sala de redacción es muy cómodo y prácticamente las cosas llegan a ti, la información, las personas y demás, aunque no siempre es así”

Los gajes del oficio

“Hay cosas que te pegan emocionalmente, como mujer o hombre… bueno ellos no sé cómo funcionen –comenta Fanny entre la risa recurrente que se provoca en el ir y venir de charla- pero hay situaciones que te marcan por el hecho de querer ayudar a otra persona con los trabajos que publicas”.

Recordó una vez que le tocó cubrir la nota de un niño acuchillado: “La cita era en una pulquería de Mesones y cuando llegué encontré un puesto de tacos al lado, no me presenté ni dije nada, le compré un refresco y me puse a platicar”. La astucia de la periodista salió al tema pues de manera discreta y sencilla logró obtener información valiosa del taquero: quién fue el asesino del niño, dónde vivía, con quién se juntaba, si se drogaba o no, además de narrar el momento del asesinato.

Los compañeros de trabajo fueron el soporte perfecto para ella, pues al comenzar a cubrir la Procuraduría le era difícil manejar los términos legales que se utilizaban, y los demás periodistas ayudaban de manera amable a quien en ese momento era una novata. “Me decían: ya sabes cualquier cosas que necesites aquí estamos, ya sea en la redacción o por WhatsApp”.

Podría pensarse en el periodista como una persona metida en la información las 24 horas los 7 días de la semana, pero Fanny Ruiz una vez más nos hace ver el mundo desde sus ojos y nos cuenta: “Dicen que un periodista no tiene vida, yo creo que sí porque he comprobado que algunos dentro de las redacciones son muy fiesteros o muy borrachos. Yo en lo personal nunca he estado en una oficina, sólo en la redacción”.

“En la Procu una vez me tocó cubrir a un fiscal. Llegué con todo respeto a saludar; ahí la mayoría de los reporteros son hombres, pero son todo un relajo y eso les ayuda mucho a desempeñar su labor. El punto es que todos me empezaron saludar, y un compañero de TV Azteca que es bien ‘pasadito’ comenzó a decir que era mi cumpleaños para abrazarme junto con los demás y preguntar al fiscal si no me iba a regalar algo, por supuesto no era mi cumpleaños”.

Nos cuenta su sorpresa al constatar que en las redacciones se podía tomar alcohol en horas de trabajo, que los colegas tenían siempre algún guardadito de alguna botella cortesía de funcionarios y demás personajes. “El ambiente es muy relajado y aunque a veces ni siquiera comes por andar persiguiendo la nota, también hay momentos para el descanso y la fiesta”.

El fútbol nos unió

-¿Qué haces en tu tiempo libre?

“Mmm… en mi tiempo libre, pues o verlo a él –dice mientras señala al hombre apodado “Vampa”, quien por ahora funge como el novio en turno, mismo que suelta una risita sarcástica y provoca la de los demás- o ver y estar con mi familia, algunas veces a mis amigos aunque ahora ya estoy más con los del periódico; aprovecho para descansar: doy vueltas por algún lugar, me voy de fiesta en mis días de descanso y hasta en los que no son para ello”.

- Y tú, “Vampa” ¿qué dirías de ella?

“Es una persona profesional y muy honesta. Yo la conocí por el futbol. Ella iba a los entrenamientos a vernos jugar y su personalidad le llevó a ganarse la confianza del grupito en el que estaba; se acercó a nosotros empezó a platicar, a reír y demás hasta convertirse en una integrante más del grupo. Esto mismo creo ha sido lo que le ha abierto las puertas en todos lados, sobre todo ahora en El Universal”.

Cuatro años tienen de conocerse y siendo de diferentes carreras –ella de Ciencias de la Comunicación y él de Administración Pública- el gusto por el futbol, el mismo círculo de amigos y la dedicación a su trabajo fue lo que los unió. Aunque esa dedicación profesional también dio dolores de cabeza a “Vampa”, quien confesó haber tenido que sacarla de la biblioteca en varias ocasiones para poder estar juntos.

Si estás deprimido o triste Fanny Ruiz te brindará su apoyo, y después de lo que nos ha contado no es nada difícil creerlo. Siempre está al pendiente de su trabajo, metida en su celular revisando información o enviando notas. Y como pareja, nos dice su novio: “Es lo mejor, nos complementamos hasta profesionalmente y algún día seguro escribirá bien de mí, o eso espero; en resumidas palabras es una persona excepcional en todos los sentidos”.





Bookmark and Share

0 comentarios: