domingo, 7 de septiembre de 2014

ZOMBIES, BIENVENIDOS A LA REALIDAD DE LAS MARCHAS

Por María Teresa Balcazar Galindo
México (Aunam). La ciudad de las eternas manifestaciones, aquellas que causan malestar a más de una persona e incomoda a los automovilistas. Desde tomar las calles más concurridas, hasta importantes monumentos, ya sea en grupos reducidos o en multitudes eternas, es común encontrar pancartas, cuyo objetivo es transmitir su ideología en distintas formas y colores. A través de altavoces se pretende dar un enfoque distinto al silencio de una ciudad transitada.

Sin embargo, en este mundo manifestativo, existe una, que en lo particular llama la atención de transeúntes y se ha ganado anualmente una página en los principales periódicos del país. El eco producido por amplificadores, es sustituido por gemidos guturales que enchinan la piel. Con ropa rasgada, acompañada de un toque de suciedad y manchas de sangre, piel que muestra signos descomposición, ojos vidriosos cuya mirada se posa sólo en su presa y una boca sedienta de carne humana es cómo los muertos invaden y exigen un lugar para manifestarse en las denominadas zombi walks.


La invasión se apoderó de las calles de México, basadas en las demás marchas que surgieron alrededor del mundo, cuyo fin era sólo caminar caracterizado de dichos monstruos.Su andar lento con torpes y dudosos pasos, puede remitir a muchos transeúntes a una canción, cuya tonada producida en 1985 continúa siendo un referente excepcional en el género. Bajo la dirección de John Landis se escucha una voz de ultratumba por parte de Vicent Price, la cual proclama:

Criaturas se arrastran en busca de sangre, aterrorizando a todo el vecindario, aquel que sea hallado sin alma para soportarlo, deberá enfrentarse y pudrirse dentro de un cadáver. A la par aparece Michael Jackson acompañado, de los denominados zombis, quienes siguen sus pasos, montando la coreografía más famosa de los últimos años.

Para muchos, Thriller significó su primer acercamiento con estos monstruos. Ahora, aparecen en las redes sociales, videojuegos y libros; su fama ha alcanzado su auge en la serie The Walking Dead, que de acuerdo al periódico La Razón ha rotó niveles de audiencias con tan sólo 12.3 millones de espectadores en su tercera temporada, quitándole el récord a la serie de Doctor House que reunió 7.4 millones, en su octava y última temporada.

La figura principal de una marcha: el zombi

Noviembre, día de muertos y revolución, pero también es característico por celebrarse el evento más esperado del genero zombi. Cada año, cómo lo dicta la tradición alrededor 8 mil jóvenes, adultos y niños se dan cita, desde temprano en el Zócalo de la Ciudad de México. Mostrando sus mejores caras: desde su dentadura completa, sus heridas de las cuales brota una peculiar sustancia roja, producto de pintura y latex; esperan ansiosos el arranque de la Zombie walk México.

No se trata de un espectáculo, ni mucho menos de un evento lucrativo. Su objetivo, como lo muestra su comunicado de prensa, es claro: “fomentar los valores familiares además de la recaudación de alimentos que serán donados a Alimento para Todos I.A.P”. El único requisito que se necesita para entrar a este grupo de personas, las cuales caminan al parecer sin rumbo fijo, es ir zombificado, mostrando su mejor atuendo o maquillaje.

Cómo y dónde surge zombie walk y lo más importante por qué utilizar la figura del zombi como personaje principal: son preguntas que serán contestadas por los organizadores, Leo y Abreo y Chumuy quien prefiere que lo llamen zombi master.

-A los mexicanos nos gusta romper records, que el taco, que la rosca, en fin. Pues bien zombie walk no era la excepción, sin embargo la idea va más allá, el fomento de valores al reunirnos de manera ordena y pacifica; pero sobre todo es una cultura que trata de ser transmitida y planea infectar a más fanáticos- menciona Leo, cuya palabra zombi, al igual que Chumoy lo remite a sus raíces vudú.

Esta palabra de cinco letras, cuya “z” siempre predominará, se define como un muerto viviente que ha sido llevado a ese estado, para ser esclavo a través de la magia negra; no pertenece a los fantasmas, porque no es un ser de aparición no material. La palabra se remonta a la religión vudú, practicada en las aldeas africanas, donde se tiene la creencia que los hechiceros o sacerdotes eran capaces de burlar a la muerte a través de rituales. Muchas familias lo veían como una maldición y ante el temor de ser zombificados los cadáveres, se aseguraban de cortarles la cabeza para impedir la resurrección.

De acuerdo con el documental When the Dead Walk, filmada por Donna Zuckerbrot, el caso de Clairvius Narcisse de origen Haitiano, es el más claro ejemplo de la existencia de la zombificacion. Este suceso llamó la atención de los médicos en Harvard, en especial del Doctor Wade Davis quien es antropólogo, etnobotánica y escritor de los libros de los cuales sobresalen Passage of Darkness (1988) y The Serpent and the Rainbow (1986), además de escribir artículos para National Geographic.

Ángela, hermana de Narcisse, narra que en 1980 apareció un hombre delgado, con la ropa rasgada y mirada perdida, reclamando ser su hermano fallecido, desde hace dieciocho años. Después de una larga charla, le contó cómo fue sometido por su otro hermano y antiguo amo que, con la ayuda de un Bokor (hechicero) le dieron un polvo para inducirlo a una aparente muerte. Según, médicos del Hospital Abert Schweltzer, Clairvius falleció el 3 de mayo de 1962, tras sufrir una crisis respiratoria y una parálisis en el sistema nervioso.

Firmada el acta de defunción, Narcisse fue enterrado en el cementerio de su aldea. Días después, su hermano con ayuda del Bokor profanaron su tumba para llevarlo a Cap Haitien, donde fue obligado a trabajar día y noche sin parar con otros zombis a una plantación de azúcar. Todo lo anterior se sabe, porque Clavirus declaró estar consciente de los sucesos, sin embargo no tenía voluntad ni fuerzas para reaccionar, sólo sabía que hasta la muerte de su amo se rompería el hechizo. Este caso, en lo particular, ha generado dudas y hasta la fecha es un misterio el cómo pudo librarse.

Una vez dada a conocer la noticia del hombre que burlo a la muerte, médicos de Harvad se trasladaron a Haití para investigar el caso a fondo; al principio los resultados confirmaron que los zombis eran producto de la magia negra. Sin embargo, fue el doctor Wade, a través de su libro The Serpent and the Rainbow, quien explica que los Bokor en sus rituales utilizaban una mezcla de huesos de lagartija, sapo y plantas con efecto alucinógeno.

Pero el ingrediente principal era un pez del género esferoide o pez globo, el cual contiene una neurotóxina, es decir, una sustancia tóxica que actúa sobre el sistema nervioso, el cual provoca un bloqueo selectivo en los canales de sodio, llevando a la victima a un estado de catarsis, donde los músculos del rostro se deforman y paralizan, aparentando la muerte. Gracias a este descubrimiento el zombi sale de la ficción para volverse posible, declaró Wade.

-Al ver tanta gente reunida, su compromiso al venir maquíllanos con tanto esmero incluso entregarse a su personaje. Me hace pensar que un brujo vudú hechizo la ciudad e hizo volver a la muerte de la tumba.- Menciona el zombie Master, el cuál irónicamente siempre va vestido como uno de ellos.

La escuela de Romero

La misión de zombi walk es clara, menciona Leo y Chumuy. Tiene como base los valores, pero no los humanos sino la de un zombi:

Un Zombie es Tolerante: Un Zombie no agrede a otro Zombie.
Un Zombie no Discrimina: Muerde Parejo.
Un Zombie es Incluyente: Un Zombie no mata, solo hace nuevos Zombies.


Chumuy y Leo sacan estos valores, basándose en un modelo que revoluciono el género y planteo un posible apocalipsis al dar una explicación científica sobre aquel ser de olor pútrido y dientes afilados, cuyo menudo sólo se basa en órganos humano. En 1968 aparece en pantalla la película Night Of the Living Dead, bajo la producción de George A. Romero. En ella su creador se encarga de explicar a los zombis a través de plagas bacterianas, como consecuencia de una radiación recibida por la órbita de Venus por un satélite de la NASA.

"Lo anterior, supera a la magia vudú y pronto el zombi, sometido a una esclavitud eterna desaparece y abre paso al zombi viral", explicó Leo, administrador y encargado del área de prensa de la página Zombie Walk.

Películas como Down of the Dead (1978) Day of the Dead (1985) y Land of the Dead (2005), superan los cortometrajes de Robert Wiene, y su Gabinete del Doctor Caligari (1920), White Zombie (1932) de Victor Halperin y finalmente Jacques Tourneur con I Walked with a zombie, cuyas tramas eran explicar su origen como producto de la magia; además de tener una deficiencia en los efectos. Al plantear que la magia no era una explicación lógica, y al mostrar que el zombi es producto de la ciencia y tecnológico del propio humano, colocan a Romero como el padre fundador del zombi moderno.

Para la creación del mundo apocalíptico, varios foros en internet coinciden que él cineasta, tuvo su inspiración en la novela Soy Leyenda (1954) de Richard Matheson, sustituyendo a los vampiros por zombis. Creando su propio universo, donde sus creaciones deberán trabajar en equipo para alimentarse, causando caos y desesperación. Obligando a los sobrevivientes a abandonar su lugar de origen, donde el uso de una estrategia los ayudará a continuar o convertirse en uno de ellos.

Leo, Chumuy y su comunidad de zombimaniaticos conocedores sobre el tema, concuerdan que Romero dio las bases para el cine zombi y abrió la puerta a una serie de películas, las cuales mantenían su legado. Filmes como Resident Evil (2002), 28 días después (2002), Planet Terror (2007), Zombieland (2009) Rec (2009), muestran a detalle las bases Romeriana: creaturas salidas de la nada comienzan a arrancar piernas, brazos y órganos. A pesar de lo explícito y terrorífico de la imagen, entraron en el gusto de los cinéfilos y pronto en todo un fenómeno, donde el cine vio la posibilidad de explotar el género.

Por ejemplo, las películas más esperadas del año pasado, a las cuales se les dio más promocional, son Iron Man 3 seguida de Guerra Mundial Z, cuyo libro fue básico para cualquier fan del género. Su autor Marx Brooks, quien ha dedicado sus últimos 15 años sobre el tema, en su obra plantea que para sobrevivir habrá de valerse de un grupo, el cual protegerá o traicionará a sus integrantes, por lo tanto, tendrá que ser astuto para tener el liderazgo y por ende el poder, para comprobar que Darwin no se equivocó al decir “es la supervivencia del más fuerte”.

Sin embargo, a diferencia de las películas modernas, Romero plantea una crítica, que para los creadores de las marchas, es una crítica social. Más allá de poner a seres degustando carne humana, se refleja una crítica social. Racismo, consumismo y una villanía por parte de la sociedad, son los principales temas que giran sus filmes: Night Of the Living Dead, además de marcar las pautas del monstruo, mostro que los humanos serán los villanos, ante este tipo de situaciones. Bajo un contexto que reconstruye la guerra de Vietnam y una época de racismo, Romero muestra que su monstruo cumple con algo que el ser humano no ha logrado a lo largo de los siglos, igualdad ante sus semejantes, algo que sin duda, atrajo la atención del creador Chumuy de zombie walk.

El género va creciendo, cada vez más son las personas que se disfrazan de su zombi favorito de cada película. Muestra su amor a la forma, cuidan el detalle de las heridas incluso el vestuario. Hugo Flores, maquillista profesional del género, explica que una de las principales razones por las cuales se cuida el maquillaje, es sin duda, para darle realismo al monstruo. –La noche es el mejor aliado. La luz muestra las heridas, eso no se discute, pero cuando llega la noche ese ser que en el día pensamos una mentira se vuelve pesadilla- Afirma a la par que manquilla a un chico, a su vez explica los colores que utilizará para dar ese toque especial del zombi: la hora de descomposición.

Manual de Supervivencia: ¿estás listo, para un apocalipsis?

Todo lo anterior, crea la ilusión que algún día, no muy lejano suceda una invasión de estas creaturas, las cuales harán terribles intervenciones en el mundo humano. – A mí me gusta, pensar los siguiente: las películas que solíamos ver por entretenimiento, en un futro no muy lejano funcionaran como una guía para sobrevivir- dijo Hugo Flores, que al igual que Max Brooks concuerda que la humanidad debe estar lista para una invasión. Llevando a la creación del primer Manual de Supervivencia Zombi (2003).

El libro proporciona una descripción científica de la infección, dándole un nombre propio: Solanum, el cual no puede ser curado con antídotos; mostrando una vez más que el apocalipsis zombi es posible. Esta teoría es secundada por el Doctor Steven C. Schlozman, profesor y asistente en la escuela de Medicina de Harvard, al publicar un artículo donde explica la posible existencia del virus. Una enfermedad capaz de afectar principalmente al cerebro.

Las partes dañadas son el lóbulo frontal el cual permite el razonamiento, el cerebelo y los ganglios basales que controlan la movilidad fluida y coordinación, haciendo que caminen lento y torpe, y finalmente el hipotálamo ventromedial, es decir, los infectados sufren de hiperfagía que es el deseo de comer alimentos cuando se tiene necesidad, pero debido al daño sufrido, los zombis siempre tienen hambre.

Otros de los órganos que se ve afectado es el corazón, el cual sufre un paro llevándolo a la muerta, sin embargo el cerebro continúa vivo en una especie de trance mientras el virus evoluciona. Una vez que se completa la mutación, el nuevo organismo reanima al cuerpo, manteniendo constante ciertas operaciones fisiológicas. De acuerdo a Marx Brooks el virus no se transmite a través del agua o aire, basta con una mordida para infectarse, debido al intercambio de fluidos. La única cura es pertenecer a su exclusivo grupo o suicidarse recordando destruirse el cerebro.

Al leer estos primeros capítulos, surgen preguntas en torno al tema: ¿los zombis ven, escuchan, respiran y tienen gustos?, logrando el objetivo de Brooks, al crear un mundo de posibilidades, donde la humanidad debe estar preparada y conocer del tema, dijo Ithan Rizo zombimaniaco y asistente desde hace dos años a las marchas.

Ante estos cuestionamientos, Brooks no decepciona a su público y explica que algunos sentidos son más desarrollados que otros. De acuerdo a su libro, la vista no es distinta a la de un ser humano normal, se pueden seguir trasmitiéndose señales visuales al cerebro mientras no se hallan consumido por la descomposición. No hay duda que desarrollaron un excelente oído, no sólo pueden distinguir un sonido, sino pueden determinar su dirección, en cuanto al olfato es más agudo y puede distinguir una presa viva entre todas las demás.

Los zombis no tienen gustos, lo único que les importa es satisfacer la sensación de hambre, para sobrevivir; su dieta consiste en carne humana fresca, sus parte favoritas son los intestinos, el estómago, corazón, pulmones e hígado. Sin embargo varios fans y la misma industria del cine impusieron que su platillo principal fueran los cerebros.

Debido a que comen humanos, son considerados caníbales, pero es un error de términos. Por canibalismo se entiende comerse a sus semejantes, por lo tanto el zombi no entra en dicha definición, por no comerse a sus compañeros. Es cuestión de lógica: usted ¿comería carne echada a perder?, la repuesta es un no, por no ser apetecible, menciona Nestor Infante, fan desde los trece años de las películas de George Romero.

Todo lo anterior va construyendo el mito del zombi, y personas que no conocen el tema se van familiarizando, lanzando preguntas como: ¿existe la digestión, dolor y lo más importante pueden morir?, es decir se habla de muertos vivientes y varias películas manejan dicha temática, donde la muerte es posible.

Recabando información de foros en internet y algunas películas. La repuesta a la primera pregunta es un rotundo no, debido a que no se tiene registro de sensaciones físicas, todos los receptores nerviosos permanecen muertos tras la reanimación En cuanto a sus emociones al ser afectada la amígdala cerebral y la corteza, sus emociones e impulsos básicos se vuelven en ira y rabia, como resultado comienzan a atacar.

En la página oficial de la marcha se lanzan preguntas, las cuales buscan poner a prueba los conocimientos de supervivencia de sus seguidores, su éxito ha sido rotundo, volviendo a Zombie Walk no solo en marchas, sino en eventos que jueguen con el concepto de supervivencia: el manual escrito por Brooks será puesto a prueba en los eventos de Zombiocausto, el cual se encarga de una carrera maratónica, en el cual se mostraran diferentes obstáculos que deberán ser superado, para obtener una codiciada medalla. A raíz de lo anterior surge Outbreak, el primer simulador que permite vivir, ya sea en edificios o casa abandonadas la experiencia de un apocalipsis.

La muerte algo inevitable

-La muerte es algo que tarde o temprano nos llegara a todos, pero pensar en ella nos puede producir el peor de los temores. Al ver miles de jóvenes encarándolas en estos eventos, sin duda reflexiono sobre el enfrentamiento que hace el hombre, para personificar y encarar a su mayor pesadilla- Menciona Hugo, aquel que además de maquillar zombis, se encarga de mostrar a la muerte presentable, al encargarse de maquillaje de difuntos, los cuales serán velados a la mañana siguiente.

Cuando iniciamos el proyecto, en charlas entre amigos acompañando de una botella, jamás me imagine que seriáramos muchos. Cada año veo transformado al zócalo en aquellas películas, que de niño no dejaba de ver, es una fantasía hecha realidad, afirma Chumoy y Leo, compañeros de trabajo y cómplices de este gran proyecto.

Leo considera que la esencia de las marchas se encuentra contenida de Jorge Fernández. -Eso explica, en parte nuestro éxito, al mostrar un mundo que el hombre jamás pudo lograr: paz e igualdad, a fin de cuentas, es criticar a la sociedad capitalista, deshumanizando al hombre mismo, es decir, en una apocalipsis un zombi será más solidario y buscara la manera de ayudar a sus demás compañeros; mientras los humanos se destruirán por la supervivencia y el control de la situación.

Considero que la fama del zombie se resume de la siguiente manera, claro citando al buen Elias Canetti: “Nada teme más el hombre que ser tocado por lo desconocido. Desea saber quién es el que le agarra: lo quiere reconocer o, al menos, poder clasificar. Eludiendo el contacto con lo extraño.”- concluye el zombie master, a la par de simular comerse a su entrevistador, exhalando terribles sonidos guturales.








Bookmark and Share

0 comentarios: