lunes, 8 de septiembre de 2014

TRUEQUE EN EL DF, UNA FORMA DISTINTA DE COMERCIALIZAR

Por Yazz Rodríguez
México (Aunam) Como viajero de una máquina del tiempo, el trueque ha salido de las páginas en los libros de historia hasta la época actual en la Ciudad de México. Es la histórica, pintoresca y reconocida Colonia Roma Norte, en la calle de Durango, entre edificios con distintas fachadas, un gran número de personas transitando por los alrededores, y unos más reunidos en la “Plaza Romita”.


¿De qué se trata?

Plaza Romita, es el lugar que presencia un trueque el último domingo de cada mes. Funciona de manera divertida e interactiva. La mecánica, es llevar algún producto hecho por ti a este sitio, mostrar tu producto, ver los demás e intercambiar.

Fabricar diversos productos, no sólo implica una inversión de mucho dinero, sino también grandes factores que contaminan el aire que respiramos día a día. Así es como en este lugar no se utiliza dinero ( moneda nacional y billetes) sino “monedas romitas”, que equivalen a las horas de trabajo para crear lo que produzcas buscando un “intercambio justo” en el que están de acuerdo los participantes.


Se busca promover a los productores autónomos y nacionales, es decir, mercancía orgánica “hecha en casa”. Evidentemente las envolturas son reutilizables, reciclables y degradables; así que esta actividad se encuentra a mucha distancia del nivel de contaminantes que en las grandes fábricas se originan.

Es cierto, es muy pequeño el grupo de personas, sin embargo, es el planeta en dónde estamos todo y comenzar de granito en granito puede reconstruir la cultura del medio ambiente. Resulta innovador y puede hacerte cambiar la perspectiva sobre acciones que han afectado a nuestro planeta, además hacerte pasar un día diferente. La entrada es gratuita y puedes asistir en compañía de quien desees, con un horario de 10am a 17 pm.

¿Qué encuentro aquí? Los alimentos, resaltan entre los productos y así, no sólo se obtienen beneficios que evitan la contaminación, también fomenta la buena alimentación a partir de la comida que se intercambia como miel, granola, semillas, yogurt, fruta, vegetales, pan, galletas, mermelada, entre algunas otras curiosidades, elaborados a partir de deliciosas recetas tradicionales y caseras que forman una nueva despensa en tu alacena.

Lleva ya algunos años y poco a poco comienza a cobrar popularidad entre las personas. Los creadores de este evento, se denominan como –prosumidores-. Este término, hace referencia a aquellos individuos que cumplen el rol de productores y consumidores (de ahí la composición de la palabra), se encargan de elaborar cierta mercancía para después volverla parte de su canasta básica ( en caso de los alimentos).

Este espacio cuenta también con un sinfín de talleres a los alrededores, para completar el consumo de alimentos con actividades que puedan ayudarte, como: crear hortalizas caseras, reutilizar o reciclar objetos, entre muchas otras.

Seguramente algo encontraras para ti o al menos podrás tener una tarde amena y agradable, siendo testigo de actividades en pro de la ecología. Cuidar de todo aquello que nos rodea es trabajo de todos y definitivamente esta es una manera muy ecológica de comercializar y consumir en pleno 2014.








Bookmark and Share

0 comentarios: