lunes, 8 de septiembre de 2014

MIRADAS SUECAS…

Por Livier Licea

México (Aunam). El cine es un medio de comunicación que llega a cientos de países, lugares y rincones del mundo, así como lograr permitirse intercambiar experiencias, historias y sitios. Por ello, llega a México el ciclo de “Miradas al cine sueco contemporáneo”, el cual en colaboración con la Filmoteca de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), la Embajada de Suecia decidió lograr este feedback México – Suecia.

El objetivo de la muestra es encontrar nuevos senderos visuales que se han derivado de maestros en esta materia, tal es el caso de Victor Sjöstrom y Mauritz Stiller, además de conocer el nivel de evolución que el cine sueco ha logrado en los últimos años, teniendo como punto de partida los trabajos fílmicos realizados por Jan Tröell.

El cine sueco es caracterizado por encontrar la manera de realizar teatro totalmente dramático en la pantalla, así como su tinte de horror y belleza en un solo cuadro. Otro de los rubros en los que se encuentra es en la inestabilidad política, que gira en torno a las pasiones e ideologías que pueden sobresaltar en esta rama.

Esta exposición fílmica se encuentra en las salas de Ciudad Universitaria, las cuales con un toque contemporáneo llegar a activar las opiniones de un público que no espera diferencias entre el ayer y hoy. En esta nueva etapa del cine Sueco, se encuentran interesantes directores que le dan un toque de vida a las viejas películas que congelaban la pantalla. Entre ellos se encuentran Tomas Alfredson, autor de Déjame entrar, además de algunos antiguos artistas del cine sueco, tal es el caso de Ella Lemhagen, Björn Runge y Babak Najafi o Simon Kaijser, los primeros colaboradores y egresados del Dramatiska Institutets, y los últimos documentalistas iraníes de Swedish Television.

Un dato particular e interesante en este ciclo sueco en México, es la colaboración de algunas mujeres que dejan a un lado los prejuicios y tratan una perspectiva desafiante en torno a los problemas que las aquejan como parte de la sociedad femenina.

Asimismo, se incluyen largometrajes en los que se engloban documentales y películas; así como cortometrajes que no excluyen al público infantil. Sin duda, este ciclo “Miradas al cine sueco contemporáneo” es una nueva y excelente propuesta que llega a la Sala Julio Bracho del Centro Cultural Universitario, a partir del 17 de septiembre hasta el 21 de los presentes.

Es una muestra de un país, el cual no se incluye mucho y selecciona al momento de concretar las muestras fílmicas, por ello es inaceptable no brindarle una oportunidad a las nuevas propuestas que salen a relucir en esta época.





Bookmark and Share

0 comentarios: