viernes, 7 de marzo de 2014

CELEBRAN A 79 ACADÉMICAS CON EL RECONOCIMIENTO SOR JUANA INÉS DE LA CRUZ

María Teresa Uriarte Castañeda, coordinadora de Difusión Cultural UNAM y Lucero Enríquez, del Instituto de Investigaciones Estéticas.
Por Pablo Osset
México (Aunam). La Universidad Nacional Autónoma de México celebró el Día Internacional de la Mujer con la entrega del Premio Sor Juana Inés de la Cruz a 79 académicas, investigadoras y trabajadoras universitarias que por sus aportaciones a la ciencia, al arte, a las humanidades y a la docencia han sido elegidas por sus instituciones para ser merecedoras del galardón.

Desde su institución, el Premio es otorgado por el rector en turno y una comisión conformada por las mujeres miembros de la junta de gobierno, del patronato universitario y de instituciones universitarias como la Coordinación de Humanidades y la Coordinación de Difusión Cultural.

La ceremonia se llevó a cabo en el Teatro Juan Ruiz de Alarcón en la Zona Cultural Universitaria. En el discurso inaugural, Ana Buquet Corleto, directora del Programa Universitario de Estudios de Género destacó la relevancia de Juana de Asbaje conocida como Sor Juana Inés de la Cruz celéberrima poetiza y literata del siglo XVII. Hizo mención de los avances en la Universidad al fomentar los programas de estudios de género y nuevos paradigmas para lograr la equidad en la institución, congratulando a la Máxima Casa de Estudios por tener en su seno una mayoría de mujeres participando en todas sus áreas.

Thalía Fernández Harmony, del Instituto de Neurobiología expresó su admiración por Sor Juana en su búsqueda del conocimiento y el amor a las letras, pues prefirió la vida conventual en la cual podía ser libre de pensar a una vida matrimonial y sometida a la cultura novohispana. Añadió que la “Décima Musa” es símbolo de la liberación femenina frente al conocimiento; “aunque en mi fuero más interno estoy convencida de que no renunció al amor; ¿cómo podría haber escrito tan delicados y bellos poemas?”. En la actualidad dentro de la UNAM hay mayor población femenil en todas las áreas universitarias, lo cual significa un gran logro frente a las problemáticas aún existentes en los temas de equidad y género.

Por su parte la escritora y coordinadora de Literatura, Rosa María Beltrán Álvarez, en un emotivo discurso exaltó la importancia del cuerpo independiente, de un cuerpo que deja de ser sumiso y entregado a otro, un cuerpo que vibra y se expresa, un cuerpo que deja de ser cuerpo para convertirse en mujer. Una trasformación que espanta y por eso se intenta silenciar. Y la manera de liberar ese cuerpo es la lectura.

“Leer es oír otras voces, es estar siempre en compañía (…). También es poder discernir y decir no; es ser un alma sin género, degenerada para desde allí explorar los límites del conocimiento, como quiso Sor Juan”. Sin pasar por alto las problemáticas actuales, Beltrán Álvarez expuso el caso de Yakiri Rubio, joven acusada de homicidio en defensa propia con exceso de violencia al evitar una violación.

La escritora recalcó los discursos negligentes en un caso en el cual los temas de género aún son tratados con machismo, arbitrariedad e ignorancia pero que en a través de la lectura y el conocimiento puede darse el cambio de conciencia frente a ellos.

Virginia López Villegas fue la galardonada por la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales. Es profesora e investigadora especialista en los campos de semiótica, género y discurso.







Bookmark and Share

1 comentarios:

juan cu dijo...

Respuesta a Sor Juana
Soneto de Juan Cu


“...porque a mis brazos duermes en mi lecho
tu voz callada encuentra que no había
quien te amara de amores satisfecho.
Soy tu deseo Juana que en mi ardía,


y en tu cabal mirada, yo sospecho
que no será amor, tu bizarría."
(De uno que sí te quería) Juan Cu




Cuanto fatal veneno, mía Adhara,
los buenos libros dejan su contexto
a los pobres lectores so pretexto
de escribirlos a quién se los pensara.


Y no habría por qué la queja clara
de aquéllos sus lecturas en el texto,
escribir con la mano al año sexto
las memorias que en mi yo preguntara.


Libros fueron impresos, dos, no más
los que se escriben unos a los otros,
y los que se publican los demás.


Nuestra vida es un libro que Jamás
muriendo está, sí el tiempo de nosotros,
escribe uno tan sólo, y nunca más.