martes, 15 de octubre de 2013

“NO RENUNCIES”: DAVE STROUD, EL ENTRENADOR DE LAS ESTRELLAS MUSICALES


Por Katia Rodríguez Rodríguez
México (Aunam). El cantante es un atleta de alto rendimiento. Debe conocer cómo funcionan sus instrumentos de trabajo, órganos y músculos que deben fortalecerse diariamente. Se necesitan horas de constancia y perseverancia, sacrificios y trabajo duro para alcanzar el objetivo.

Como dice Carmen Tulon Arfelis: “La voz es una manifestación de aquello que somos por dentro, tanto a nivel biológico como psicológico”. La mente puede hacer una mala jugada inclusive a nivel físico si no se tiene claro quién eres, a dónde se quiere llegar y lo necesario para lograrlo.

Al igual que un atleta, hay un equipo detrás. Si bien el cantante posee talento, hay que saber pulirlo para que pueda dar lo requerido. Posiblemente nunca sabremos quiénes conforman toda esta maquinaria, pero gracias a ellos el cantante logró su sueño. Si no hay cuidado y conocimiento pleno de los límites, surgen lesiones que no solo dan fin a la carrera de un cantante sino que afecta al equipo de trabajo.

Una pieza fundamental del engranaje son los entrenadores vocales. Por más de 25 años brindar libertad, equilibrio y agilidad en la voz, sin que el cantante pierda su sello característico, son los objetivos principales que tiene Dave Stroud cuando trabaja con personas interesadas en mejorar su voz, participantes de los programas de canto American Idol, The X Factor y The Sing Off, o artistas internacionales como Adam Lambert, Justin Bieber, One Direction, Demi Lovato, Cee Lo Green, Justin Timberlake, Michael Jackson (estuvo con él semanas antes de su muerte para la gira This Is It), entre otros.

La primera vez que Dave Stroud estuvo en México fue hace cinco años. Viajó para trabajar con Diego González (ahora Diego Boneta) para la presentación de su disco Índigo, producido por Guy Chambers y Matt Wallace.

En su segunda visita laboral, del 23 de septiembre al 3 de octubre del 2013, Dave Stroud visitó la escuela de canto International Vocal Training (IVT) donde impartió 48 clases privadas de canto y el 29 de septiembre llevó a cabo una serie de actividades que fueron abiertas al público general. Durante su estancia tuve la oportunidad de convivir dos días con el entrenador vocal proveniente de Los Ángeles, California.

DÍA 1

Es mi primera vez en International Vocal Training. Tal y como un video que donde Dave Stroud te muestra las instalaciones de IVT, coincido en que realmente te sientes como una estrella. La alfombra roja conduce a una recepción adornada con reconocimientos por la venta de discos de Madonna, Britney Spears, Michael Jackson, Justin Bieber, Mariah Carey, Katy Perry, One Direction, entre otros (todos donados por las disqueras). Las cabinas cuentan con todo el material de un estudio de grabación. La imagen de IVT es elegante y unificada; todo es negro y dorado: el mobiliario, el equipo de audio, los instrumentos, las cafeteras e inclusive las paredes.

Dave Stroud siempre ha estado en el mundo musical. Recuerda que a los cuatro años le gustaba ver a distintos cantantes estadounidenses, a los diez años tocaba una decena de instrumentos y empezó a cantar a los 13 años. Quería ser una estrella de rock. Su voz empezó a cambiar muy rápido y se hizo pesada, de barítono. Lo anterior provocó que acudiera a tomar entrenamiento vocal para recuperar la ligereza de su voz. Llegó a tocar y cantar en varios grupos. Sin embargo, su corazón no estaba ahí.

Desde 1987 decidió tomar otro rumbo dentro de la música. “Cuando ves a alguien en el escenario que estaba destinado a ser cantante, está en su corazón, nunca hacen algo mejor en su vida que eso. Yo no era así, pero empecé a dar clases muy joven. Tenía 21 años cuando empecé a enseñar. No sabía lo que estaba haciendo. Estaba dando clases y cometía muchos errores, pero aprendía y mi corazón estaba ahí. Mi corazón está en enseñar y sigue ahí.”

Educación vocal y mental

-¿Por qué es importante tener un entrenador vocal?

-Hay varias razones por las cuales es importante tener un entrenador vocal. El primero es el apoyo. Un entrenador vocal necesita estar ahí para todo, necesita estar ahí para ti. Cuando te casas dicen ‘en la salud y en la enfermedad’. Eso es tu entrenador. En segunda, el entrenador necesita saber lo suficiente de la voz para saber arreglar cosas para que no te lastimes, para no limitarte en lo que haces. Pero lo más importante es que el entrenador vocal nunca se interponga en el camino de tu sueño. Algunas veces los entrenadores vocales tienen su visión de cómo deberías sonar cuando cantas y eso está mal. Los entrenadores vocales deben apoyar tu sueño y tu visión. Si quieres cantar death metal necesitan encontrar la forma de ayudarte para que tú puedas ser el mejor ser creativo.

Un factor importante para las clases de canto es la parte psicológica. “Tu mente está en completo control de tu destino. El canto es un juego mental. Cuando un cantante empieza a tener esas dudas y empieza a preocuparse, de repente ya no puede hacer todas las cosas que ha estado haciendo desde hace tiempo”, menciona Dave. “Lo que hago con los cantantes todo el tiempo es ser objetivo de sus presentaciones y ver las cosas que están haciendo bien para que puedan retroalimentarse de eso, pero es algo complejo… esa parte nunca es sencilla.”

“El canto está conectado a las emociones”, continúa Dave. “Si escuchas a un cantante cantar y si no está conectado con las emociones, es aburrido, terrible. Así que cuando tú cantas y estás conectado a tus sentimientos entonces los que te escuchan tal vez se conecten contigo a través de esos sentimientos. Pero al mismo tiempo, porque tus sentimientos están comprometidos, te sientes muy vulnerable y muy desnudo, y si alguien escribe en la prensa críticas malas, te lo empiezas a tomar en serio y se comienza a arruinar todo. Tienes que aprender a tomar una pequeña distancia.”

Me pregunta quién fue el primer cantante que llegó a tocar mis emociones. Respondo que Robbie Williams. “Sabes, en cualquier canción que haga hay algo. Él es claramente un hombre emocional”, dice sobe Williams. “Él es enorme, como probablemente Michael Jackson lo fue en Europa. (…).Tú te conectas con él porque es emocional con su música y eso es importante. Lo curioso es que ha pasado por tantas cosas duras y ha salido del otro lado. Arregló su vida, tiene su esposa y lo está haciendo bien, pero hubo un periodo de tiempo hace 17 años donde realmente fue duro y creo que parte de la razón por la que su música es emocional es porque realmente está dispuesto a abrirse y dejar que su música sea parte de las cosas por las que él ha pasado.”

-¿Recomiendas tomar clases de voz a personas que no cantan?

-Yo trabajo con muchas personas que han perdido la voz y necesitan ayuda, que nunca van a cantar. Hay un hombre que es un abogado. Él tiene que estar en la corte y hablar mucho y pierde su voz; yo le dejo muchas cosas para hacer que su voz esté sana y realiza ejercicios similares a los que doy a los cantantes. Él los hace tres veces al día, especialmente cuando está en la corte; está bien, su voz es grande y fuerte. En la corte él tiene que ser la autoridad, así que esta es la forma de serlo.



El hombre que cambió a Dave

Uno de los problemas que existe en el canto son las lesiones. Algunos cantantes saltan a la fama sin haber tenido antes un entrenamiento formal, “lo siguiente que sabes es que tu sencillo es un éxito, estás en gira y cantas todo el tiempo. Pero nunca realmente aprendiste a cantar técnicamente de la forma correcta y sucede que muchos cantantes se rompen los vasos sanguíneos.” Dave ejemplifica diciendo que es parecido a los moretones que salen cuando uno se golpea el brazo. Para atender este tipo de casos Stroud trabaja en conjunto con el Dr. Shawn Nasseri, cirujano de oído, nariz y garganta, para aprender acerca de las implicaciones médicas del canto, la salud vocal, el proceso de rehabilitación y el cuidado que deben tener los cantantes.

Años atrás el cantante Daniel Bedingfield tuvo un accidente automovilístico. Sobrevivió pero su voz se vio afectada por el daño que sufrió en el cuello. Los doctores recomendaron que fuera con Dave para recuperar su voz. El encuentro entre Stroud y Bedingfield tuvo un impacto no solo en la vida del entrenador vocal y en su método de enseñanza.

“Él es un ser humano complejo. Le cuesta tratar con gente sociable. Pero es uno de los cantantes más talentosos en este planeta. Es muy bueno. Cuando lo oigo cantar, nadie lo hace tan bien como él”, dice Dave. No obstante el inicio entre ellos no fue ideal. A Daniel Bedingfield no le gustan los maestros de canto; en su primer encuentro expresó su odio hacia ellos. “Mi respuesta a él fue ‘¿sabes qué? yo también odio a los maestros’ y me refiero a los maestros de voz que tratan de controlar a los cantantes, que intentan imponerse en ellos para hacerlos cantar exactamente como ellos creen deberían sonar.” Daniel tardó un año confiar en Stroud e implementar lo aprendido. No solo recuperó su voz, sino que mejoró.

“Esa experiencia de trabajar con alguien en ese nivel fue tan buena para mí, porque Daniel se negaba. Estaba tan consciente que en cualquier momento en el que impusiera mi agenda sobre él, se cerraría y se iría. Así que me forzó a estar en su mundo y eso fue realmente bueno para mí, cambió mi enseñanza.” Stroud considera que el maestro debe encontrar lo que el alumno necesita. Basándose en el aprendizaje centrado en el estudiante, el docente necesita adentrarse al mundo del alumno para saber qué le importa al alumno y qué es lo que necesita.

VocalizeU

Dave Stroud también es emprendedor. En 1995 empezó a trabajar con Seth Riggs, entrenador vocal de Ray Charles, Michael Jackson, Madonna, Whoopi Goldberg, entre otros. Cuatro años después, Riggs y Stroud crearon el Speech Level Singing (SLS), programa de certificación para profesores de canto. El método de trabajo busca enseñar al cantante a utilizar toda su gama vocal y saber cómo pasar de un rango a otro sin tener que forzar la voz.

Stroud fue director de SLS hasta 2010 cuando creó DS Vocology LLC, una compañía que ofrece a los cantantes productos, servicios y educación bajo el concepto de VocalizeU. En sus palabras, VocalizeU tiene dos significados: vocalizarte (vocalize you) y Universidad Vocalize (Vocalize University). De la compañía se desprenden Vocology in Practice (ViP), sistema de certificación al cual está integrado International Vocal Training; campamentos de entrenamiento en Estados Unidos, donde los alumnos pueden convivir con personas involucradas en distintas facetas del negocio musical; y la aplicación VocalizeU para dispositivos móviles, tabletas y computadoras.

“No la quiero llamar una aplicación, porque una aplicación es como si fuera una pequeña cosa en tu celular donde puedes encontrar el siguiente lugar para comprar pizza. Me gusta llamarlo un programa vocal porque realmente es un gran programa que usa esta tecnología para llegar.” Dave explica que la aplicación puede ayudar a desarrollar el oído, el ritmo y la voz. “Si tú no tienes un maestro, es realmente útil. Si tú tienes un profesor, no es una forma de remplazarlo sino una herramienta para que el docente lo use y te ayude a mejorar.” Él quería buscar una forma de verter el conocimiento que posee y ponerlo al alcance de cualquier persona en el mundo.

Trabajando con las estrellas

Debido a su trayectoria ha tenido la oportunidad de trabajar con artistas famosos internacionalmente. “Trabajo con ellos en distintos niveles. Algunos de estos artistas vienen cinco veces a la semana y otros los veo cuando necesitan algo. Y cada uno de esos artistas son quienes son porque tienen una determinación resistente, ellos son tan enfocados, hambrientos, nunca renuncian. No hay algo en su vocabulario como renunciar. Ellos solo siguen. Ante cualquier fallo o éxito, encuentran un camino.”

-¿Cómo es trabajar con artistas que están creciendo artísticamente o aún formando su imagen, cantantes como Demi Lovato o Justin Bieber?

-Me llaman, con Demi o quien sea, por momentos específicos de tiempo. Por ejemplo, ‘Demi tiene una presentación en American Idol, ¿puedes venir y asegurarte que ella caliente, esté enfocada y lista para salir?’ Ese tipo de cosas.

El trabajo de Dave se enfoca más en artistas que no son conocidos aún. “Con Justin Bieber yo trabajé antes que cualquiera supiera quién era. Era un pequeño niño que Justin Timberlake estaba pensando en firmarlo para su disquera, así es como me involucré. Nadie sabía quién era y estaba todavía en formación, encontrando la música correcta para él y cosas de ese tipo.” Una vez que el artista despunta, no lo requieren de nuevo. “Me solicitan cuando necesitan algún tipo de apoyo, ‘la voz está cansada, ¿puedes hacer que siga durante las siguientes diez presentaciones?’”.

Dave ha trabajado también con artistas asiáticos como Rain, surcoreano que en 2006 fue mencionado en el artículo electrónico “100 Most Influential People Who Shape Our World” de la revista Time. Pregunto a Dave si trabajar con cantantes asiáticos es diferente a lo que ha realizado con artistas occidentales.

“Es muy parecido”, contesta. “Ya sea un cantante mexicano, japonés o coreano vocalmente es lo mismo, pero el lenguaje afecta tu forma de hablar y voz para cantar. Los artistas coreanos tienden a hablar un poco nasal y su canto también puede ser así. (…) Especialmente el canto pop en Hong Kong y China es muy nasal y ellos lo quieren de esa forma, esa es la forma de ser. Así que cuando trabajo con ellos y trato de arreglarlo me dicen ‘no, está mal’. Así que es importante saber como debe de ser el estilo.”

-¿Qué tan diferente es la preparación vocal de un artista de estudio comparando con un cantante del teatro musical o que esté dando una gira de conciertos?


-Hay muchas cosas diferentes por las que la voz pasa y es importante los hábitos diarios, los patrones. Cuando tú estás en gira debes asegurarte de cuidarte. Hay una rutina que debes hacer antes de subir a un escenario que es calentar como si fueras a correr un maratón. Te estiras, te cuidas. Cuando vas a un estudio es diferente porque puedes controlar un poco más, tienes que saber cuándo necesitas parar de cantar, hacer ciertas cosas con tu voz, regresar y cantar. Eso no lo puedes hacer en un escenario. Entonces todo es tan diferente y lo que hago con cantantes es ayudarlos a estructurar su día, dependiendo de si van a estar en el estudio. Si no vas a ir al estudio o estar en el escenario entonces te dejo unos ejercicios.”

-¿Qué cantante no conocemos aún que pueda ser exitoso más adelante?

-Hay un joven con el que estoy trabajando ahorita, Jackson Guthy. Creo que van a ver mucho de él. Fue telonero de One Direction, Cher Lloyd y Big Time Rush en sus giras. Está viendo si se va con One Direction o Demi Lovato por la temporada navideña. Pero es joven, tiene 17 años. Randy Jackson de American Idol lo está manejando y creo que van a ver mucho de él. Yo creo que en unos años realmente va a ser grande.

-¿Con qué cantante te gusta trabajar?

-Posiblemente Mike Posner sea una de mis personas favoritas para trabajar. Él y Natasha Bedingfield, es fácil y genial trabajar con ellos. Ellos son hambrientos, ellos se esfuerzan.

Nunca había escuchado a Posner, por lo que Dave empezó a buscar en su dispositivo móvil la canción Cooler Than Me para que lo ubicara. “Él escribió Boyfriend con (Justin) Bieber”, agrega a la explicación. Acto seguido pone una colaboración de Posner con el rapero Lil Wayne, Bow Chicka Wow Wow. Tras comentarle que sonaba como las canciones de Bruno Mars me confirmó que él produjo la canción.

Bruno Mars, Pink y Katy Perry son los artistas con los que Stroud quisiera trabajar. “Estoy muy agradecido por la gente con la que he trabajado. Yo no quisiera que mi carrera fuera diferente porque me hubiera gustado trabajar con Bruno Mars. Yo solo estoy agradecido por todo lo que tengo. Punto.”

Antes de terminar la entrevista, Dave me dio su mejor consejo: “Cantar por diversión no es difícil. Cantar para vivir es duro. Pero si quieres hacer esto, no renuncies”.

Esas dos últimas palabras las volví a escuchar de sus labios días después. No renuncies.

DÍA 2

El domingo es la jornada más pesada para Dave Stroud en México. Días antes su agenda se dividió en clases privadas de canto, entrevistas a distintos medios, y visitas a la Plaza Garibaldi y Xochimilco. Ese día tiene la oportunidad de convivir aproximadamente con cien asistentes en tres actividades: un taller práctico para armar un número musical y dos conferencias.

El patio de IVT está transformado. Una carpa blanca protege las filas de sillas casi vacías (cuando llego me informan que los asistentes salieron a comer); el escenario con equipo de sonido, proyección y un teclado; y una mesa de postres, la mayoría son dulces típicos mexicanos. “Lo que Dave dijo que no deberíamos de comer”, me comenta Eddie Robson, director de la escuela de canto.

Eddie Robson define a Dave como un atleta de alto rendimiento. El entrenador de voz no tenía esa condición física, en palabras de Eddie, no estaba “ponchado”. “Él empezó a tomar un entrenamiento de alto rendimiento con una dieta y un ejercicio muy especial que tiene noventa rutinas, las hace dos veces al día. Si lo ven es como Rocky, no para, no para”. Quedó abierta la invitación a los asistentes para que acompañen a Stroud en IVT para realizar a las ocho de la mañana las rutinas de ejercicio.

Los asistentes regresan poco a poco. Robson platica un poco más de VocalizeU. Exhorta también a que asistan a los siguientes eventos con entrenadores vocales de otros países; la siguiente en la lista es Wendy Parr en noviembre. “No les quita. Es un domingo cada tres o cuatro meses en los cuales se van a divertir, van a aprender y la verdad es que estas personas, como les habíamos comentado, cobran mucho dinero. Una persona como Dave como Wendy o como Joshua cobran más o menos 300 dólares por hora.”

Las sillas están de nuevo ocupadas. “Lo que voy a decir en la siguiente hora no aplica a la ópera y al teatro musical, porque en el mundo comercial del pop, del rock o del R&B, todo se basa en ideas individuales y únicas”, tras la siguiente aclaración Dave empieza, con la ayuda de una traductora, la conferencia de Identidad Artística.

“Escucho todo el tiempo a padres que me traen a sus hijos y dicen ‘mi hija canta como Mariah Carey pero mejor’ y siempre explico ‘no importa qué tan bien cante tu hija, no canta mejor que Mariah Carey. ¿Por qué? Mariah Carey ocupa su propio espacio. No intentes comparar a tu hija con ella. En el minuto que cante una canción de Mariah Carey y las compares, todos van a decir “mmm”. No importa que tan buena sea tu hija, no puede ocupar ese espacio”, ejemplifica Dave.

El cantante debe distinguirse de los demás. Es como cualquier negocio. Una marca tiene que significar algo y debe encontrar su propio nicho, un espacio de diferencia.

Uno de los problemas en el proceso son las malas interpretaciones entre el cantante y el productor. “Esto ocurre el 99% del tiempo ya sea con un artista que inicia, un demo o el proyecto de un artista bien establecido. Hay una desconexión entre lo que escucha tu cabeza y la manera de comunicarlo al productor. Esa mala traducción cuesta mucho tiempo, dinero y trabajo duro.” Entre más clara sea la idea que se quiere transmitir es mejor. Para ello Dave sugirió una serie de puntos para poder desarrollar una identidad artística propia.

Primero se debe crear una narrativa porque “ayuda a tener una visión clara de cómo debe sonar, saber, sentirse tu música, qué experiencia debe tener tu música al ser consumida”. En dos hojas se debe describir quién eres, qué tipo de música se va a producir, quién la va a consumir, dónde y cuál es tu mensaje y a quién le hablas.


El segundo paso es crear un sound scape, es decir, un clip de sonido con elementos que el artista quiere que contenga su música. “Lo que vas a hacer es juntar 20 a 40 clips de sonidos, los vas a editar juntos y solo vas a usar siete segundos de cada canción. Entre más corto sea el clip, será el enfoque que tengas del sonido que tú eres.”

Después ocurre un proceso parecido pero con imágenes, el image scape. El cantante debe elegir de 20 a 40 imágenes o fotografías que representen las sensaciones que genera su música. “Lo que vas a hacer es ayudarme a entender a mí o a otra persona a entender la vibra de tu música. Es un reto porque es duro. Tienes que ser cuidadoso; no quieres poner imágenes de artistas que te gustan”.

La última etapa, que se alcanza en seis meses, es el design scape. El artista debe pensar cómo va a ser su mercancía (camisetas, portadas de discos, productos a vender en sus conciertos) y el diseño de su sitio web.

La luz empieza a disminuir. Tras tomar un breve descanso de minutos, Dave decide transformar la segunda conferencia en una actividad más dinámica. Los asistentes escriben sus nombres en papeles con la esperanza de ser elegidos al azar para cantar ante Dave y el público.

El primer afortunado decide probar su capacidad vocal con la pista instrumental de la canción “Aún te amo” de Coda. Tiene que seguir a capella al irse la luz en IVT. Dave pide que cante de nuevo el coro. Empiezan las correcciones a la postura. “¿Por qué no lo haces? Es tu canción”, pregunta Dave cuando el joven dice que quisiera agregarle más vibrato a la canción.

Para Izek es la primera vez que canta en público. “Estoy temblando cabrón”, expresa mientras canta “My Way” de Frank Sinatra. Olvida la letra de la canción varias veces y da la espalda al público. El consejo de Dave es que se relaje más, pide que realmente sienta lo que canta. Izek intenta de nuevo con el coro. La mejoría se nota. Se ve seguro y se posiciona al frente del escenario, ya no se esconde.

Sentada en una silla negra, Monse comienza a cantar a capella “Make You Feel My Love”. Ella se levanta lentamente mientras canta “I know you haven’t made your mind up yet, but I never do you wrong”. Es el clímax. Las notas altas surgen de su voz. No obstante Stroud pide que se contenga para agregar más sentimiento, “menos es mejor”.

Paola tiene problemas con su canción. No alcanza las notas porque cierra las vocales. Con ayuda del teclado, Dave empieza a trabajar con ella solamente las tres primeras líneas de “Valerie”. Pide que solo practique algunas partes, no toda la canción.

La última canción elegida para cerrar la actividad es “Firework” de Katy Perry. La joven explica que su maestro de canto considera que sí tenía la voz para alcanzar las notas que exige el tema. Dave hace muestra de su técnica en ella, muestra cómo hacer transiciones para hacer más suave y fácil el canto.

Antes de pasar a firmar los pósters que anuncian su visita a México en IVT y sacarse fotografías con los asistentes, Dave decide cerrar la jornada con las dos palabras claves: no renuncies. “Va a ser oscuro, duro y luego tendrá momentos brillantes. Y esos momentos brillantes son mejores que cualquier cosa”.
















Bookmark and Share

0 comentarios: