lunes, 12 de marzo de 2012

MONSIVÁIS ES UN NUEVO GÉNERO LITERARIO


por Angélica Jackeline Ferrer Campos
México (Aunam). “Tengo puesta la playera de Amiga de Monsi”, comenta Consuelo Sáizar, presidenta del Consejo Nacional para la Cultura y las Artes (Conaculta) a sus acompañantes al entrar al recinto que alberga la nueva Sala Carlos Monsiváis.

El ambiente es alegre y nostálgico a la vez, puesto que el escritor de Días de Guardar no pudo observar el muy merecido homenaje que se le rinde en el Centro Cultural Universitario por su aportación a la Universidad Nacional Autónoma de México y al país que tanto amó.


Tal y como lo menciona en el evento Guadalupe Ferrer, directora de la Filmoteca de la UNAM, “es un lazo entrañable entre nuestras costumbres y lo que hicimos con ellas. Porque recuerda con su análisis, crónica y comentarios, el valor de las imágenes en movimiento como parte de nuestra memoria histórica audiovisual”.

Prueba de ello es el cortometraje producido por TV UNAM, el cual es proyectado en una pequeña pantalla del vestíbulo. En él, se vierte la suspicacia, inteligencia y amor al cine del también conocido como “el cronista urbano del México Contemporáneo”.

Dicho documento audiovisual narra de qué manera convirtió la sala de su casa en el sitio de proyección “Elena Roldán”, actriz de la época de oro del cine mexicano y el “desfile de gatos” que se daba casi siempre a la mitad de un filme elegido por Monsiváis y un grupo selecto de escritores y artistas, los cuales conformaban su círculo de amigos.

Sin embargo, las caras nostálgicas comenzaron a sonreír y a llenarse de amplias carcajadas cuando en la proyección aparece el también cinéfilo dando su opinión y comentario acerca de varias películas que a él le gustaban y que, sobre todo, son de trascendencia nacional. Ejemplo de ello se suscita en el fragmento donde se retoma Enamorada, filme dirigido por Emilio “el Indio” Fernández, en el que expresa lo siguiente:

“Una vez acompañé a la señora Félix a un restaurante de lujo y llegó un señor muy incipiente a decirle << ¡Por favor, María, cierre los ojos y ábralos como en Enamorada!>>. Insistía e insistía hasta que fastidiada, le dijo << ¡Los cierro y abro cuando se haya muerto su madre!>>. El hombre le contestó <> y que saca un obituario y se lo enseña>>. Entonces, María tuvo que cerrar los ojos y abrirlos”, describía Monsi con gracia.

Después de observar la proyección, el momento cumbre de la noche llega. El Dr. José Narro, rector de la UNAM entrega a Beatriz Sánchez Monsiváis, prima del escritor, el Doctorado Honoris Causa post mortem, el cual debió entregársele en septiembre de 2010. Ella lo recibe con agradecimiento y lágrimas en los ojos; se convierte en un momento emotivo.

“Es una manera de conmemorar a un personaje extraordinario en la vida nacional, a un hombre difícil, por lo menos, difícil para mí, de definir. Un personaje congruente, ligado permanentemente a las mejores causas de nuestra sociedad… Pudo hacer de la palabra escrita, dicha, grabada en cualquier medio, un argumento y mecanismo para defender valores excepcionales”, expone Narro ante los asistentes.


La tristeza se refleja en su discurso con lo siguiente: “Hoy requerimos de la exactitud de su palabra, necesitamos de su sentido del humor, inteligencia privilegiada y enorme fortaleza para ver hacia adelante. Carlos Monsiváis…Gracias por lo hecho, por el ejemplo, por el camino que nos has permitido vislumbrar”, expresa el rector de la UNAM.

Sus palabras son interrumpidas estrepitosamente por un trueno, como si el cronista diera una señal de su fuerza e importancia en la cultura nacional. “Para él, entre muchas cosas, la vida fílmica representó una manera de entender a México, una forma de ver nuestro pasado, presente y futuro… él expresaba que el país necesita una estructura diferente, una manera de comportarse distinta… Te queremos, te extrañamos pero sobre todo, te necesitamos mucho”, concluye conmovido el también ex director de la Facultad de Medicina.

El homenaje se adereza con la muestra de maquetas realizadas por el galardonado, las cuales se exhiben en el Museo del Estanquillo y con un ciclo de sus películas favoritas, entre las que se encuentran La mujer sin alma, de Fernando de Fuentes, Enamorada, dirigida por “el Indio” Fernández y El Ceniciento, de Gilberto Martínez Solares.

La celebración reafirma lo que hace algunos años el también escritor Octavio Paz opinara sobre su colega. “Es un muchacho callejero, un muchacho que ha leído todos los libros, todos los cómics. Ha visto todas las películas. Monsiváis es un nuevo género literario”.







Bookmark and Share

0 comentarios: