martes, 14 de febrero de 2012

RINDEN HOMENAJE PÓSTUMO AL FILÓSOFO ADOLFO SÁNCHEZ VÁZQUEZ


Por Abigail Saucedo
México (Aunam). Luis Villoro rememoró el dilema que Sánchez Vázquez tenía sobre el marxismo, “el socialismo parece conjugar lo que siempre ha sido disociado, el dilema entre lo que debe ser y lo que es”. Una mesa con resplandecientes invitados: Gloria Villegas, Juliana González Valenzuela, Luis Villoro, Federico Álvarez y el rector José Narro se reunieron en el Aula Magna de la FFyL para homenajear al filósofo Adolfo Sánchez Vázquez a casi un año de su fallecimiento.

Federico Álvarez, profesor de la Facultad de Filosofía y Letras, y entrañable amigo del filósofo, relató algunos de los mejores y más importantes momento que vivieron juntos, como exiliados, antes de llegar a la UNAM, “en aquel paseo sin igual de los años 50 en el que podíamos ver a una joven cabalgando, ahí se forjó nuestra amistad”.

Con el pasar de los años el tiempo, hablaban cada vez más poco, pero más veces. Señaló que para Sánchez Vázquez su vida en México era la UNAM, y ésta era su casa. Concluyó diciendo que el mejor homenaje que se le podía dar era imitarlo cada día.

Por su parte, Juliana González Valenzuela aseveró que la ética de Sánchez Vázquez no se encontraba únicamente en sus escritos, si no también en su vida. Se refirió también acerca del marxismo cientificista que vivió en la facultad, “no solamente lo vivió por la vía del marxismo ortodoxo, si no también estaba presente el humanismo en él. Tenía la certeza de que el mundo se tenía que transformar”.

Señaló que el dilema, como una doble vertiente que buscaba, al poder convivir con la cientificidad con la necesidad histórica. Y en este caso también resaltó la importancia de su recuerdo, “si en algo podríamos tener presente la memoria viva de Sánchez Vázquez es leyendo sus libros y encontrando en ellos ese llamado, ese convencimiento de que hay que transformar al mundo”.

El rector de la UNAM, José Narro, felicitó a la Facultad de filosofía y letras por el homenaje al filósofo y profesor, afirmó que lo que distingue a Adolfo Sánchez Vázquez es su capacidad, su inteligencia, su amor por enseñar, la enorme facilidad que tenía para a partir de la reflexión del estudio producir pensamiento original, “y junto a todo ello habría que apuntar un elemento adicional, que es el sentido profundo de la ética”.

Afirmó que todas estas cualidades muestran como debe ser un individuo que dice y hace exactamente lo mismo, y tuvo además generosidad y amor, y por todo esto es uno de los grandes, “la UNAM, a través de mi persona puede decir, nos va a hacer mucha falta, lo vamos a extrañar permanentemente y al mismo tiempo Adolfo Sánchez Vázquez siempre estará con nosotros”.





Bookmark and Share

0 comentarios: