viernes, 3 de febrero de 2012

MISERIA Y MUERTE, POR SEQUÍA EN MÉXICO


Por César Fuentes
México (Aunam).Dos millones de hectáreas dañadas y más de mil cabezas de ganados muertas, es el saldo de la prolongada sequia en 28 estados de la Republica, informó la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM).

Alfonso Valiente, del Instituto de Ecología (IE), alertó que en términos de diversidad las consecuencias pueden ser devastadoras, pues no sabemos cuántas especies se pueden extinguir.

Mediante un boletín de la Dirección General de Comunicación de la UNAM, el experto señaló que las intensas lluvias en el sureste mexicano y las prolongadas sequías en el norte durante las últimas décadas, nos indican que estamos en un problema de cambio climático.

Valiente resaltó que no estamos preparados para enfrentar una larga sequía, porque se carece de una estrategia para superar la falta de agua, tanto de lluvia como de las presas.

México es un país pobre y en muchas regiones del país los campesinos dependen del ganado para subsistir. “La muerte del ganado significa que la gente no tendrá la posibilidad de alimentarse o de pagar un veterinario en alguna emergencia médica, porque en esos casos lo que hacen es llevarlos a los mercados a venderlos para obtener dinero rápido”, explicó.

Así mismo, opinó que debería haber una forma de hacer que los campesinos sobrevivan y no empiecen a migrar a las ciudades en busca de alimento y empleo.

Describió que en ciudades como Aguascalientes, el agua se bombea desde cientos de metros de profundidad y quizá ese líquido sea fósil. Mientras que en Durango, Hidalgo, Coahuila y Guerrero, el problema es que el agua está contaminada con arsénico.

Agregó que más del 40 por ciento del territorio mexicano está constituido por zonas desérticas que ocupan, total o parcialmente, más de 15 estados. “Si no tenemos un proyecto para enfrentar la crisis del agua, advirtió, las consecuencias serían dependencia total y pobreza.”

Estamos en medio de un problema crítico. La tragedia es que la falta de líquido es un problema muy grave en el mundo y México no tiene un plan que desarrolle una estrategia de sobrevivencia con nuestros propios recursos y que considere las zonas desérticas, recalcó el investigador.






Bookmark and Share

0 comentarios: