jueves, 6 de mayo de 2010

SOY UN LUCHADOR DE LA VIDA: MARCO VALVERDE

Por: Nancy Elizabeth Chávez Sandoval
México (Aunam). Hombre comprometido y sobresaliente, así es Marco Aurelio Valverde Molina, universitario de 25 años, quien desde hace algunos años ha encaminado su vida al deporte, principalmente al futbol soccer, joven que piensa que el trabajo, el compromiso y ser tenaz, son las claves para el éxito, además, de nunca darse por vencido, pues no se rinde fácilmente.

Es egresado de Escuela Nacional Preparatoria Plantel 5 "José Vasconcelos", donde ya se empezaba a vislumbrar que su camino por el deporte apuntaba al éxito, pues fue seleccionado preparatoriano por jugar futbol.

Aun siendo un chico de preparatoria, jugó en tercera división de futbol profesional en el Club Universidad Nacional con tan sólo 17 años, después ascendió a primera división A, donde estuvo cuatro años. Se fue de préstamo a Chiapas a la Universidad Autónoma de Chiapas, con esto cumplió un sueño; aunque hacer pruebas era algo muy complicado, se encontró muchas trabas y luchas de egos e intereses.

Después de un tiempo, ya no entraba en planes para Pumas, así que término su estancia, probó en otros equipos, pero sin éxito.

La Universidad Nacional Autónoma de México es una parte importante en su vida, esta institución lo ha formado como persona y profesionista, siempre le estará agradecido, pese a que él no se considera una persona talentosa.

Después de la preparatoria, vía pase reglamentado, ingreso a la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales, donde actualmente concluye sus estudios de la carrera Ciencias de la Comunicación, en este lugar, según él, conoció el mundo desde otra perspectiva y también encontró a sus mejores amigos.

Marco Valverde, se considera serio, introvertido, netamente sociable, y con el don de saber escuchar. Su opción terminal en la carrera es la Comunicación Organizacional. Desde que entró a la licenciatura pensaba que estudiaría periodismo, pues le gusta escribir, y así expresar y sentir sus ideas plasmadas, pero sólo le gustaban algunos géneros periodísticos, así que no eligió esta opción.

Su prioridad siempre ha sido el deporte, desea vivir de eso, pero sabe que no puede dejar de lado el estudio, pues considera que la escuela es una herramienta importante para la vida, por esto y otros motivos, sus padres siempre han estado orgullosos de él.

Valverde también es agradable, alguien que cae bien, un buen conversador, alguien que entiende a las personas, que siempre trata de ayudarles, alguien, sincero, honesto, por lo tanto confiable. Es una persona que trata de influir en los demás, ayudando a hermanos, amigos, y demás personas a su alrededor.

Ha formado parte del representativo de futbol soccer de la UNAM, fue subcampeón nacional en 2007, ha asistido a dos universiadas mundiales, y por si fuera poco hace tiempo fue seleccionado nacional. Gracias al futbol ha visitado muchos lugares, como Tailandia, Serbia, Francia y Tokio.

Es conocido como “chiquillo”, le dicen así desde que iba a la secundaria, pues su estatura era baja para su edad, después dio el estirón, pero el sobrenombre lo conserva.

La UNAM le apoya dándole equipos para entrenar de Pumitas Futbol. También entrena a niños del representativo. Es coordinador de la categoría de seis a siete años, es responsable de 32 monitores, son dos por cada equipo. Donde le dan apoyo económico, lleva dos años y medio trabajando ahí.

Con esto, él debe seguir la filosofía de Pumitas soccer, aprender a convivir, más que competir y poseer valores como el respeto y la responsabilidad. Trabajar con niños, es una excelente retroalimentación que relaja, pues ellos son directos y sinceros, te dicen las cosas tal y como son.

Actualmente, un día normal para Marco Valverde, es asistir a su curso de inglés por las mañanas, desayunar, ir a Pumitas soccer y entrenar. Amante de los videojuegos y juegos de estrategia, le agrada leer de todos los temas. En cinco años se ve trabajando en una compañía u organización, viviendo bien y ayudando a su gente.

Piensa hacer una maestría en la Universidad Panamericana: “Me dejo llevar con lo que me da la vida”. En diez años cree que ya tendría una estabilidad en todos los sentidos, además se ve viajando por el mundo y con hijos.

Le gusta ganar, es un “luchador de la vida”, pues siempre ha peleado contra la adversidad. Trabaja en su proyecto de tesis, un plan de relaciones públicas para mejorar los vínculos entre el gobierno y la sociedad, todo claro, relacionado al deporte.




Bookmark and Share

0 comentarios: