viernes, 7 de mayo de 2010

LA GUERRA PERMANECERÁ VIVA POR LAS ARMAS PEQUEÑAS

Por Liliana Morán Rodríguez
México (Aunam) . Como parte de las conferencias del mes del desarme mundial y La Ciencia del desarme, Héctor Guerra Vega, investigador y profesor de la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales de la UNAM y miembro de la campaña internacional para la prohibición de minas terrestres, presentó en el Museo de las Ciencias Universum csu conferencia El problema de las armas ligeras y pequeñas.

Explicó que la organización de Armas Bajo Control es una red mundial de organizaciones no gubernamentales con personas involucradas para generar presión a los gobiernos, el principal objetivo es la educación para el desarme y hacer que los demás tengan incidencia en el activismo y que debería haber una regulación primero para la posesión y luego para la prohibición.

“El arte de la guerra se ha basado y sobrevivido gracias a las armas pequeñas por el desarrollo, la producción masiva, disponibilidad, precio, precisión, ‘beneficios’ y aceptación”, afirmó Héctor Guerra, agregó además que todas las armas sean cuales sean "tienen una letalidad pero prácticamente da lo mismo que ataquen con una resortera o una AK47, es diferente la letalidad pero la intención es la misma: lastimar”.

Para iniciar esta conferencia se proyectó la entrada de la película El señor de la guerra (Lord of war) con Nicolage Cage, en la que se muestra un contexto en un mundo internacional de la trata de armas, y según Héctor Guerra “no muy lejano a la realidad ya que está basada en investigación muy sólida de la red a la que pertenezco y de Amnistía Internacional”.

Recalcó que “de armas pequeñas y ligeras están plagados los noticieros y de ligeras sólo se quedan en el concepto ya que son las más dañinas, mucho más que las nucleares”, explicó también un poco sobre la génesis de las mismas que a la vez han permitido la génesis y desarrollo de otras guerras por miles de años. La pólvora, la revolución industrial y la globalización fueron y son las principales villanas de la Historia de las armas y la guerra en general.

“Algo que siempre se debe tener en cuenta es que las armas pequeñas están destinadas a dañar, lesionar o matar y bajo ninguna circunstancia se debe justificar o permitir la proliferación de las mismas”, entre otras armas, incluyó granadas, lanzagranadas, la famosa AK47 y rifles. “La presencia generalizada de estas armas se ha desarrollado porque alrededor del mundo tenemos un contexto de conflictos armados como la violencia y crimen organizado” destacó el especialista.

“El desarme será difícil debido a que el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas está integrado por cinco países: Estados Unidos, Rusia, Francia, China, Inglaterra, principales productores y vinculados con los problemas bélicos mundiales, será un proceso largo pero no imposible”.

Muy a pesar de que estos países producen armas el investigador subrayó “aquí en México, el 90 por ciento de las armas incautadas son de procedencia estadounidense, pero no todo es su culpa, es una responsabilidad compartida, aquí también tenemos el problema no sólo en producción de armas, sino también de las municiones e ideas que apoyen a estas, tenemos un tráfico impresionante, las armas y municiones producidas aquí son en su mayoría para el ejercito, cuerpos de seguridad y cacería, se supone que no son de uso comercial, pero por diversas razones llegan a manos de civiles”

El también miembro de la Red Internacional sobre Armas Ligeras y Pequeñas explicó que sin lugar a dudas el inconveniente de la proliferación de este tipo de armas está en que los civiles poseen nueve de cada 10 de éstas, debido a que después de un conflicto quedan abandonadas, las encuentran y las portan con la idea de que podrán defenderse por el sentimiento de inseguridad y la falta de protección, esto se convierte en un círculo vicioso, porque además, según el especialista, “los civiles son siempre las principales víctimas de la guerra, desde la segunda guerra mundial hasta el presente del 60 al 90 por ciento de las víctimas han sido civiles, en especial porque es visto como acto legitimo del atacante para intimidar a sus combatientes”

“El problema de la proliferación de armas, en especial de las ligeras se debería corregir, porque sólo nos lleva a que cualquiera tenga acceso a ellas, nunca se sabe donde terminarán, lo más triste es como los niños se han visto involucrados en la guerra, ahora está más presente que antes, cada vez son más los niños que no solo mueren en la guerra sino que también son utilizados para fines bélicos”

Opinó que el gasto militar debería invertirse para cumplir los objetivos del milenio: sustentabilidad ambiental, salud, alimentación; pues hay mucha distracción de recursos, tiempo , educación y economía.

Para finalizar, expresó que desde su punto de vista los medios masivos de comunicación no son los responsables de que la guerra o la violencia continúe, pero sí tienen mucho que ver, “más que nada es la intencionalidad y los elementos morbosos que están presentes y sí inciden en la sensación de inseguridad, disparan cambios de conducta”.





Bookmark and Share

0 comentarios: