viernes, 26 de febrero de 2010

HAY QUE PASAR DE LA RESISTENCIA A LA TOMA DEL PODER: EVO MORALES


  • Pueblos nahuas entregan a Evo bastón de mando de Zapata, lo reconocen como guía de los pueblos originarios de Latinoamérica
  • La nueva bandera de lucha, salvar a la pachamama, a la humanidad
Por Remedios Pastén Rosales
México (Aunam). Para hacernos respetar como pueblos indígenas “primero hay que identificar a los enemigos internos y externos del movimiento popular, del pueblo en su conjunto y del movimiento indígena; segundo, unirnos con los partidos de izquierda, comunistas, socialistas, con todos; y tercero, un programa con proyecto de liberación, pasar de la resistencia a la toma del poder, esa es nuestra experiencia en Bolivia”, dijo Evo Morales a indígenas de México que le dieron la bienvenida en la Plaza Hidalgo de Coyoacán.

Ante miles de personas de diversas organizaciones y sectores, incluídos los universitarios, que desde tempranas horas se concentraron en ese lugar, el presidente de la República plurinominal de Bolivia expresó su “cariño y respeto a los revolucionarios de México, a sus pueblos originarios, a los movimientos sociales, a los intelectuales, profesionales y académicos que luchan por su patria…”; asimismo, reconoció las muestras de admiración y aliento a su lucha social y a su gobierno, y deseo a México éxito en la lucha por sus reivindicaciones.

Entre jallallas, vivas, sonidos de caracoles y machetes de Atenco, el mandatario indígena de origen aymara recibió en solemne ceremonia el bastón de mando que perteneciera a Emiliano Zapata Salazar, último calpuleque del Estado de Morelos de manos de Inocente Morales Baranda, Presidente del Consejo de Ancianos y Represente General de los Pueblos de habla náhuatl, reconociéndolo así, como presidente indígena y guía de los pueblos originarios de Latinoamérica.

El presidente Evo Morales agradeció la distinción señalando que tal reconocimiento le implicaba fuerza y compromiso, y se pronunció porque pronto se vea en Latinoamérica el socialismo comunitario, ante el capitalismo de hoy, pues dijo que éste, no es ninguna solución para la humanidad.

La evolución indígena boliviana

Evo Morales se declaró sorprendido de ver a la multitud que lo aplaudía, pues pensaba que solo en Bolivia lo seguían las grandes concentraciones. Sin un discurso preparado y con la tranquilidad y sencillez que lo caracteriza, explicó el proceso de transformación que ha experimentado su nación a través de la “unidad de las fuerzas sociales”, en la defensa de la herencia de sus antepasados, “el territorio, los recursos naturales y los servicios básicos, que no pueden ser negocios privados”.

El líder cocalero recordó que no fue suficiente con la lucha social, sindical y comunal, pues fue necesario realizar diversos actos y cumbres indígenas desde el año 1991 en Guatemala, donde la consigna fue, “pasar de la resistencia a la toma del poder”, y donde el movimiento indígena decidió resolver sus propios problemas; expuso como la clase dominante, conservadora y “vende patrias”, les decían que “la política del campesino, del movimiento indígena, era la pala y el pico… que no teníamos derecho a hacer política”.

El hermano Evo, como lo llama el escritor y poeta Jorge Mancilla, embajador de Bolivia en México, mencionó que cuando el movimiento indígena planteó una “transformación profunda del estado colonial”, fueron acusados de “comunistas, subversivos, terroristas, narcotraficantes y hasta de talibanes en 2002”. Ante la adversidad de su primera participación electoral afirmó, “cuando hay compromiso con el pueblo, sentimiento con la patria, lucha por la igualdad, la dignidad, y la alta soberanía, es posible llegar al gobierno”.

Para el segundo presidente indígena de este continente, después de Benito Juárez, a quien le rindió una guardia de honor antes de llegar a Coyoacán, la otra lucha es por la dignidad y la soberanía; la cual requiere de una alianza entre los originarios milenarios y los originarios contemporáneos, y “para el caso de Bolivia, los primeros son millones pero tan pobres, y los segundos pocos pero tan ricos”, suma necesaria para la recuperación de sus recursos naturales, misma que se ha llevado a cabo en su país, sin ningún miedo.

Exaltó los resultados económicos en su nación que hoy no dependen del gobierno estadounidense, del Banco Mundial ni del Fondo Monetario Internacional; hay superávit desde su primer año de gobierno, luego de que desde el año de 1947 y hasta 2005 solo hubieran déficits en el país; antes de su mandato el 70 por cientoi de inversión pública era de créditos y cooperación internacional y el 30 % restante, de impuestos y regalías del petróleo; hoy dijo, el 70 por ciento de inversión es nacional y 30 aún, con créditos internacionales.

Enfatizó que Bolivia, “ha dejado de ser un país indígena y mendigo”, y que sus resultados no sólo son económicos, pues su lucha es permanente “contra el imperialismo”, y sentenció, “si realmente se quiere un desarrollo para nuestros pueblos, si luchamos por la democracia legitima no pactada, transformaciones, por la dignidad, la soberanía ideal”, la lucha es, “sin imperialismo norteamericano, sin capitalismo”, pues afirmó, “donde este el capitalismo y el imperialismo, no hay democracia, desarrollo, paz, ni justicia social”.

El “presidente Evo” reconoció que su aprendizaje al frente de su nación y su gobierno ha sido aprender a atender, escuchando, “gobernando subordinado al pueblo”, como dijo el subcomandante Marcos”. Agregó que para Bolivia no sólo se trata de tener un hermano presidente indígena, pues también “quisiéramos que intelectuales y obreros y en toda Latinoamérica, asuman su responsabilidad con el continente, con todos los seres humanos, con una nueva bandera de lucha, salvar a la humanidad, salvar al planeta tierra”.

También convocó a todos los movimientos sociales en el mundo a trabajar unidos y organizados para debatir como salvar al planeta tierra y por consecuencia a la humanidad en su conjunto, pues de nada servirá el capital si se destroza a la madre tierra, al medio ambiente. Critico que hoy el Banco Mundial, desde el Fondo Monetario internacional siga dando instrucciones para privatizar un recurso tan vital como el agua. Para Evo Morales, la lucha esta en recuperar los recursos naturales, en la liberación de nuestra Latinoamérica.

Sobre su participación en la cumbre de Cancún, indicó que el evento es histórico y dependerá de los jefes de estado, presidentes y pueblos que realmente quieran pasar a la historia, que asuman porque es necesario en América y Latinoamérica especialmente, una nueva Organización de Estados Americanos sin Estados Unidos, si de verdad “queremos la liberación de nuestros pueblos”.

Mujeres visibles e invisibles

“Rromingo yote daja jñatro, rimejkome que yekje ka ne bonrro, nos da gusto que vino a México”, fue el saludo de las mujeres mazahuas de San Antonio Pueblo Nuevo A.C., en voz de Elisa Segundo Mondragón a nombre de diferentes grupos indígenas; lo reconocieron como el hombre visible que en toda América las escucha, pues la lucha de él, es también la de ellas, porque no están de acuerdo en que primero sea la corrupción, quieren educación, salud, justicia, trato humano para ellas y sus jóvenes, porque merecen derecho, le dijeron.

Las que no pudieron subir al estrado para decir “Kja madi ko niji un majnini México pa moki rotsikja grabuka, gracias señor presidente que has venido a mi pueblo México, Dios te bendijo por estar aquí, muchas gracias”, fueron las mujeres otomíes de la Casa Temoaya Yapañi- Nuevo Amanecer, que acudieron porque él, “es una persona indígena igual a nosotras”; iban a proponerle la creación de una Red de Mujeres Indígenas que apoye la distribución y venta de sus trabajos artesanales de tapetes y bordados.

Roberta Cabral Peña, Beatriz Jiménez y otras mujeres de esa organización señalaron a Aunam, “ya no queremos mas cursos de cocina del gobierno, queremos sobresalir, no estar sólo al cuidado de los hijos y la casa”, esperaban entrevistarse con Evo Morales para que mujeres mexicanas y bolivianas, en forma organizada hicieran mas fuerza, ayudándose mutuamente para abrir camino, “porque es difícil subsistir”.

Cuando Rosario Ibarra tomo la palabra, se escuchó la consigna, “cuando una mujer avanza no hay hombre que retroceda”. La luchadora social expreso su respeto, admiración y cariño a Evo Morales; diferenció a la “América fragante de razas autóctonas, con sus selvas, bosques, desiertos y montañas”, con la América de hoy, que “huele a sangre, a crímenes, a corrupción, sobre todo nuestra patria, donde hay muertes día a día”.

Exhortó a “hacer del continente latinoamericano un solo país”, pues dijo, “somos muchos y los poderosos y usurpadores unos cuantos”; recordó que José Martí decía: América se levantara con sus indios o no se levantara”, y agregó, en Bolivia se han levantado sus indios, ¡viva Bolivia, viva Evo Morales, vivan los pueblos unidos¡

Los lazos históricos y contemporáneos

Evo Morales es hoy, lo que Benito Juárez significó para los mexicanos en 1867, el reconocimiento de Bolivia al gobierno juarista marcó los lazos de amistad desde aquel tiempo, pues el país de la Wiphala fue el único que entonces, “tuvo el coraje de romper el hielo de la indiferencia internacional”, dijo el embajador de Bolivia en México, al señalar que la Plaza Hidalgo “nos resulto pequeña para el enorme corazón que ustedes tienen con el presidente Evo y con la Bolivia de ahora, mi patria”.

Exaltó que Bolivia es hoy un estado plurinacional porque sus 36 naciones originarias ya son parte activa y definitiva de su historia, porque “ahora los indios de mi patria son la historia, hacen la historia”, son ciudadanos democráticos capaces de elegir y de volver a elegir con conciencia y coraje a su presidente, “tenemos una patria que sentimos nuestra, porque la llevamos en la piel y en la palabra”.

El también poeta, dijo que “ahora las naciones indígenas van con nosotros, perdón al revés compañeros, nosotros vamos con ellas, a su paso, luchamos con su esperanza, soñamos con sus ideales”. Añadió que Bolivia esta demostrando que es posible vivir y vivir bien sin el imperialismo norteamericano. Indico que bolivianos han aprendido de Evo que deben ser los primeros en dar la lucha y los últimos en festejar la victoria, porque ningún enemigo muere para siempre y menos el imperialismo.

Para Jorge Mancilla “el imperialismo yanqui tienen en el capitalismo su arma mas perversa y mas cochina, pues una cosa es el capital y otra el capitalismo; el capitalismo no ve pueblos, no respeta el valor, impone el precio, bajo el capitalismo sube el precio de las cosas, baja el valor de los hombres”. Otro mundo es posible y Bolivia es un primer ejemplo probable y comprobable de ello, aseveró.

Las consignas de “¡Zapata vive, la lucha sigue y sigue!” “Evo, hermano, Atento te da la mano” sonaron más fuerte cuando Evo Morales habló. Durante el ceremonia náhuatl de entrega de bastón, se conjugó el sonido de caracoles con el chasquido de machetes y el aroma a copal; algunos asistentes tomados de la mano y conectados con el rito decían, “toda la buena vibra para él”, sólo faltó que dijeran: “Tlaskamati Evo, pampa tiualajki, gracias Evo, porque veniste”.




Bookmark and Share

0 comentarios: