domingo, 11 de octubre de 2009

NGIYABONGA, CUAU... MÉXICO AL MUNDIAL*

Por Isaid Mera Martínez
México (Aunam). Se pudiese pensar que fue un Déjà vu, y sí, hace ocho años Cuauhtémoc Blanco, Francisco Palencia, Rafael Márquez y Javier Aguirre llevaron a México al Mundial del 2002. Ahora, los mismos personajes consiguieron el pasaje a Sudáfrica venciendo a El Salvador 4-1. La vida dio muchas vueltas en este tiempo, pero “los viejos” siguen siendo los estandartes de una selección que se aferra a sus históricos.

Todo mundo llegó puntual a la cita; ambos equipos arribaron con la ilusión de sacar el resultado, la gente con ganas de fiesta, y hasta abejas con ganas de ver el triunfo del Tri.

En la semana se habló de la ausencia de Cuauhtémoc en el partido, pero todo fue estrategia, el Temo jugó y, aún diezmado, dio cátedra una vez más recibiendo un justo premio a su trayectoria con su gol.

El primer tiempo fue soso, la selección nacional no encontró nunca ritmo y se limitó a algunos destellos individuales. Al minuto 24 México hilvanó una serie de pases dentro del área, la pelota quedó en los pies de Blanco, que a los tumbos se plantó frente al arquero Montes, pero justo antes de impactar el esférico, el defensor Marvin González punteó la pelota metiéndola al fondo de su portería, Así el Tri se puso en ventaja y el defensa salvadoreño no se quedó con las ganas de meter un gol en el Azteca.

Parecía que entrando el primer tanto, los goles caerían por racimos, pero no fue así, sólo una jugada antes de terminar el primer tiempo en donde “Guille” Franco le puso un bombón a Vela, éste se tiró de forma espectacular con una chilena, lamentablemente su disparo fue con la espinilla y el portero salvadoreño atajó el balón mandando a tiro de esquina.

No hubo más en la primera mitad. México cumplía el objetivo aunque no satisfacía con la expectativa de fiesta y goles de la afición, que copó el monumental estadio Azteca.

Al inicio de la segunda parte El Salvador se veía decidido a sacar algo del recinto de Santa Úrsula, lo intentó, pero no tuvo los argumentos futbolísticos para que fuera un partido más reñido. México tuvo opciones claras, pero siempre se encontraban con los torpes pies de Vela, Guardado y Juárez que no supieron definir, ni meter buenos centros en la zona de definición.

Fue hasta el minuto 70 que el festejo empezó completamente; dos “taquitos” uno de Cuauhtémoc y el segundo de Vela para darle la pelota a Franco, éste intentó driblar a su marcador, pero al no poder sirvió el balón al Temo que de primera y con la clase que siempre lo ha caracterizado definió de pierna derecha para decretar el dos por cero. En su último partido eliminatorio con la selección azteca, el “Cuau” metió su gol.

Al minuto 77 se vivió el momento más emotivo del encuentro; Javier Aguirre decide sacar a Blanco y dar ingreso a Francisco Palencia, el estadio entero se puso de pie para ovacionar a su ídolo, el “Cuau” caminó lento rumbo a la banda, disfruto ese momento y repartió aplausos a la tribuna. El público agradeció a Cuauhtémoc todo lo que le ha dado con la casaca nacional y el jugador retribuyo ese apoyo brindando palmas de agradecimiento al jugador número 12.

Palencia también tuvo su homenaje particular. Recién ingresado al terreno de juego, recibió un pase en la entrada del área de Carlos Vela, Paco controló y de tres dedos impactó la pelota clavándola en el ángulo. Golazo del “Gatillero”, clímax de la fiesta en el Azteca, y gratos recuerdos de lo que ocurrió el 11 de noviembre de 2001 y que se volvió a repetir el 10 de octubre de 2009.

El Salvador consiguió el tanto del honor, obra de Julio Martínez que de tres cuartos de cancha cobró un tiro libre incrustando el balón en la orquilla, justo donde al inicio del partido las abejas se habían colocado. Guillermo Ochoa pudo hacer más pues le dobló las manos el disparo del salvadoreño.

Ya cuando el “Cielito Lindo” se entontaba en todos los rincones del Azteca, vino la cortesía del visitante; el defensa Marvin González quiere retrasar el balón a su portero y le da un pase de gol a Carlos Vela, que, después de fallar hasta lo que no tocó, por fin pudo conseguir su gol, de pierna izquierda definió ante la salida del arquero.

“¡Nos vamos al Mundial, nos vamos al Mundial!” el Coloso a una voz gritaba la típica frase que, afortunadamente, cada cuatro años nos hemos acostumbrado a cantar. La fiesta se cumplió, el homenaje a los históricos Blanco y Palencia, también, y, lo más importante, la bandera nacional hondeará en los cielos de Sudáfrica. ¡México está en el Mundial!.

Que se agarren los leones y los rinocerontes, pues allá va México, no sólo la selección si no también los miles de aficionados que sin importar la crisis y los obstáculos que se presenten, estarán allá haciendo de Sudáfrica una sucursal más de nuestro país.

Que sea un Mundial Histórico para nuestro México, jugadores hay, aparte de los “viejos” están los jóvenes como Vela, Giovani, Juárez, Barrera, Arellano y Ochoa, aparte de los descubrimientos de Aguirre, Israel Castro y Sabah. Así que el Tri tiene los elementos para lograr el deseado quinto partido –cuartos de final- y por qué no, aún más. ¡Todavía México, todavía!

------------------------

*NGIYABONGA: Gracias, en Zulú, el idioma más practicado en Sudáfrica





Bookmark and Share

0 comentarios: