lunes, 7 de septiembre de 2009

PORQUE GANANDO SE ALEGRAN, CIELITO LINDO, LOS CORAZONES

  • Cuauhtémoc Banco podrá jugar contra Honduras ya que el árbitro corrigió la tarjeta y se le adjudicó a Guillermo Franco
  • Primer derrota de local en la eliminatoria de Costa Rica y primer triunfo de México de visita
Por Isaid Mera
México (Aunam). En pleno mes patrio México dio “el grito” con una victoria que lo pone ahí, a un pasito del Mundial, una lección táctica de Javier Aguirre apoyado por la inteligencia de Giovani, el pundonor de Juárez, y el talento de Blanco para humillar a Costa Rica. Tres por cero que deja claro que el monstruo de Concacaf está más vivo que nunca.

México sabía que este era el juego clave, conseguir los primeros tres puntos como visitante en el hexagonal significaba estar más cerca de Sudáfrica.

Un soberbio disparo de Giovani Dos Santos cuando agonizaba la primera mitad, aunado a dos magistrales contragolpes, uno creado por Juárez y firmado por Franco y otro que inició Guardado y cerró él mismo, en ambos “Gio” fue clave al dejar sin portero a los anotadores, fueron los tres goles con los que la selección derrotó a una triste Costa Rica.

Mucho se habló del pasto sintético y de las malas condiciones de éste, por ello Javier Aguirre dispuso de una táctica para vencer. Balones largos para Franco, éste en casi todas las ocasiones ganaba la pelota, la retenía y se la daba a algún compañero, así México evitaba el traslado de la pelota que era muy complicado por la dureza de la superficie, dominando de esa manera prácticamente todo el partido.

Andrés Guardado se quedó en la banca, seguro muchos no estuvieron de acuerdo, sobretodo, porque en su lugar colocaron a José Antonio Castro, pero la orden era clara, “El gringo” se encargaría de defender por la banda derecha, que era la más fuerte de los Ticos, y Efraín Juárez jugaba un poco más adelante formando una triple contención con Torrado e Israel Castro, así México tuvo siempre el control del medio campo, neutralizando a los centroamericanos.

Las únicas dos ocasiones de peligro antes del gol, fueron de México, en una Cuauhtémoc dejó sin cintura al defensor que le marcaba, metió un centro que “Guille” Franco no alcanzó a rematar bien, dejando el esférico en manos del portero. En otra, Juárez desparramó a su marcador para servir a Blanco, la pelota le bota justo antes de impactar al “Temo” lo que provocó no pudiera disparar bien, enviando el balón encima del arco.

Cuando parecía que ambos equipos se iban a descansar igualados, apareció la inteligencia de Cuauhtémoc, pegado a la banda derecha observa a “Gio” solo por el lado izquierdo, se quita una barrida de asesino y manda el balón a Dos Santos, éste recibe y observa si Salcido le pasa por un lado, al ver que no fue así, se decide a sacar una raya que se clavó en el ángulo inferior izquierdo de la portería costarricense. Uno a cero y la fiesta patria empezaba.

Para el segundo tiempo, ambos equipos saltaron al campo iguales, sin cambios, y en las mismas condiciones una Costa Rica lenta, dormida, y un México totalmente despierto y firme en su convicción de ganar el partido.

Al minuto 52, el Universitario Efraín Juárez corre a toda velocidad ganando el balón ante la pasividad de dos jugadores costarricenses, ya con la pelota sirve de manera genial a Dos Santos, éste avanza y cuando le sale a tapar el arquero Navas, cede a Guillermo Franco, para que sólo empujara la pelota. Sin Belinda “Gio” y sin equipo “Guille”, dictaban sentencia en el partido. Los ticos jamás se levantaron de este golpe.

Después del segundo gol la orquesta (o mariachi) acomodaba poco a poco sus músicos mexicanos en la cancha, “Tiki Tiki” era lo que México le daba a los Ticos, en el minuto 69 el recién ingresado Andrés Guardado inicia un contragolpe afuera del área mexicana, conduce hasta media cancha, le da un pase Giovani Dos Santos, una vez más cuando “Gio” se puso frente al arquero, sacó la genialidad, con parte externa le deja servido el balón a Guardado para que el jugador del Deportivo La Coruña sólo tocara hacia las redes.

La fiesta nacional estaba en su punto máximo, en el estadio los aficionados Ticos se iban, no soportaban la humillación. Los más de mil fanáticos mexicanos entonaban el “Cielito lindo” y “El rey”. México cantaba y no lloraba y dejaba claro que la corona de la zona le pertenece.

El árbitro trinitario Neal Brizan, con trabajo irregular, declaraba el final del partido. México se puso en zona de clasificación directa al Mundial y Costa Rica que toda la eliminatoria fue líder, bajó al cuarto sitio que corresponde al repechaje que se jugará frente a la quinta selección de la tabla de Sudamérica.

Los fantasmas de la eliminación se han ido, ahora queda el encuentro más importante, el miércoles frente a Honduras si México gana podrá ir reservando hotel en Sudáfrica. Aún no se consigue nada, la serenidad, la seriedad, y sobretodo, el futbol deben permanecer para que a media semana se consigan tres cuartos del boleto a la justa mundialista.




Bookmark and Share

0 comentarios: