lunes, 7 de septiembre de 2009

UNA MALA COSTUMBRE

  • Cuarta derrota consecutiva de Pumas en Cancún
  • En plena fecha mundial del Fair Play hubo tres expulsados en el encuentro
Por Isaid Mera
México (Aunam). Otra vez los Pumas vuelven a ser derrotados en el Apertura 2009, esta vez por el Atlante. Uno por cero el marcador con gol de Gabriel Pereyra que aprovechó un pésimo tiro de Christian Bermúdez para, de pecho, mandar el balón a las redes. Los Potros siguen ascendiendo en la tabla general y los Universitarios se hunden cada vez más.

Si bien en la jornada anterior los Pumas parecían haber recobrado la confianza, para este partido les afectó demasiado las cuatro bajas que tuvieron por la fecha FIFA (Darío Verón, Israel Castro, Efraín Juárez, Pablo Barrera), y terminaron sucumbiendo ante el cuadro azulgrana; encajando el gol de la derrota a seis minutos del final.

El juego fue realmente somnífero, sobretodo, en el segundo tiempo. Ricardo Ferreti apostó por la cantera pasa sustituir las bajas, y le volvió a dar una oportunidad a Ismael Iñiguez, éste una vez más demostró el paupérrimo nivel que tiene y acentuó más la baja de Barrera por la banda derecha.

Tanto felinos y Potros terminaron el juego incompletos, por los auriazules se fue expulsado Francisco Palencia al minuto 25 por dar un codazo a Luis Velazquez. De Atlante salieron expulsados Daniel Arreola, por una fuerte entrada a Dante López, y el “Chicharo” Gonzáles por doble amonestación.

Si de por sí Pumas jugaba mal y era dominado con la expulsión del “Gatillero” Atlante los metió en su arco. Al minuto 39 el “Hobbit” estuvo cerca de abrir el marcador con un tiro de media distancia. Con la expulsión de Arreola se esperaba que los Universitarios emparejaran el encuentro, pero no fue así.

En todo el juego el equipo del “Tuca” sólo tuvo dos oportunidades de gol creadas por el guaraní Dante López, en ambas Federico Vilar y la defensa lograron contener al delantero y así mantener en cero su arco.

José Guadalupe Cruz, técnico del Atlante hizo un cambio que revolucionó el partido, al minuto 57 metió a Gabriel Pereyra por Jesús Morales y con ello su equipo fue más vertical y creo más llegadas de gol, una de ellas un tiro del mismo Pereyra que apenas alcanzó a salvar Marco Palacios.

Una jugada después cayó el gol del triunfo azulgrana. Christian Bermúdez prende una pelota, su tiro sale infame, pero le pega a Pereyra en el pecho para de rebote meterse en la cabaña de Bernal. Atlante recibía un premio justo al proponer durante todo el partido.

Los jugadores de Pumas reclamaron airadamente el gol de los Potros al argumentar que había sido empujado con la mano, el árbitro Mauricio Morales ni se inmutó y declaró valido el tanto. Ya cuando el juego agonizaba hubo un pequeño conato de bronca entre Vilar y “Pikolín” Palacios. Los auriazules sacaban su frustración de la derrota con empujones y reclamos.

No hubo más, en un juego gris, Pumas confirmó que sobrevive muy poco de aquel equipo campeón en el torneo anterior. La siguiente semana recibirán a Pachuca en un duelo que bien podría ser ya considerado de vida o muerte para el equipo de C.U.



Bookmark and Share

0 comentarios: