domingo, 6 de septiembre de 2009

EL MAL USO DEL TREN SUBURBANO

Por Daniela Olivera Machorro
México (Aunam). El tren suburbano de la Ciudad de México es el primero en su tipo en la República Mexicana, conecta el norte del Distrito Federal con el municipio de Cuautitlán Izcalli del Estado de Mexico. Sus instalaciones fueron diseñadas para ofrecer confort, rapidez y tecnología de punta, de esta manera los usuarios logran llegar más rápido a su destino y al mismo tiempo viven la experiencia de un transporte que da paso hacia el futuro.

A pesar de estas comodidades, algunas personas han demostrado poco interés en el cuidado del inmobiliario; pueden encontrarse mensajes en los asientos y paredes, así como rayones en las ventanas. El aburrimiento y el ocio de algunos usuarios son culpables de estos incidentes que hacen uso de la libertad de expresión en los lugares equivocados.

Varios mensajes expresan el amor a alguien, ira hacia los maestros, insultos, groserías, “yo estuve aquí”, rayones hechos por objetos punzocortantes, entre otras cosas. Es indignante que estas faltas aparezcan en un medio de transporte inaugurado recientemente en 2008 por el Gobierno Federal.

Sin embargo, el tren suburbano no es el único transporte a la deriva de los “artistas” urbanos, también lo están el metro de la ciudad, el tren ligero, la diversa variedad de combis y camiones de las distintas rutas de la ciudad. El respeto a la propiedad pública y la limpieza de ésta aún dejan mucho que desear en las redes de transporte de la Ciudad de México.

Aún así, el personal del tren suburbano hace un esfuerzo por mantener en buen estado las instalaciones; muestra de esto es el abordo en cada estación de empleados de limpieza que barren la basura que pudiera haber en los andenes. También se hace una inspección en las estaciones para buscar rayones o mensajes, no obstante, aún hay mensajes que no se borran con facilidad.

En sus 10 meses de uso, el tren suburbano ha sido un proyecto que permite a sus usuarios ahorrar tiempo. También se ha hecho evidente la falta de cultura cívica que haga a todos los usuarios concientes de mantener en buen estado los transportes públicos. De seguir así, esa contaminación visual con el paso del tiempo se hará más notoria.

Foto: presidencia.gob.mx



Bookmark and Share

0 comentarios: