viernes, 18 de septiembre de 2009

CRUELES ASESINATOS SUCEDEN EN EL SOR JUANA


Por Pablo Saldaña Amador
México (Aunam). Cadáveres destazados cuelgan del techo como en un rastro, sólo que se trata de cuerpos humanos. Una mujer a la que le arrancaron la vagina, a otra las vísceras, una más casi degollada; todas, en la oscuridad, son la sala de trofeos del criminal conocido como Jack El Destripador.

Pero no está solo. Lo acompañan el Caníbal de la Guerrero y el Asesino de Virginia Tech, además de tres homicidas ficticios para quienes hacer teatro es su forma de asesinar y no hay mejor víctima que el público asistente al Foro Sor Juana Inés de la Cruz, del Centro Cultual Universitario.

José Alberto Gallardo, Richard Viqueira y Antonio Zúñiga reflexionan sobre la muerte, el trabajo actoral y las ambivalencias entre su diaria labor y la de los criminales que se rememoran en la obra Por favor, no mande riñones por correspondencia.


Dos policías disfrazados de "putas", o vicerversa, inducen a una audiencia fuera de lugar, le enseñan el camino que ha de seguir para adentrarse en la historia; antes de ingresar a la sala ya está echado a andar el misterio.


La puesta en escena es intensa y recorre todos los rincones del Foro. Los criminales se muestran al desnudo, transparentes; el trabajo actoral consiste en adentrar a los presentes a las mentes criminales de sus escritores e interpretes, no sin ironía y humor negro, y drama real.

Al publico se le hace partícipe desde el inicio, hay una interacción velada y se le vuelve cómplice y víctima durante poco más de una hora. Llegado el momento, se le amenaza con una pistola real, cargada y amartillada. Hay un disparo. Se detona la muerte, la creación artística y la reflexión.


El trío de malhechores no actúa sólo. Lo acompañan Jesús Hernández e Ismael Carrasco, en iluminación, video y asesoría escénica; María Andrea Giovinne, en la traducción de las cartas de los asesinos reales; Paola Izquierdo y Bárbara Colio, en asesoría de actuación y dramaturgia; y Sandra Narváez.

¿Ha sentido la necesidad de matar? Sin duda la obra despejará algunos deseos y claroscuros de la mente del asistente. A través de la exploración de la literatura de los tres asesinos muchas cosas quedan al descubierto. Seguramente se dejará llevar. El suspenso y la zozobra están garantizados.


Por favor, no mande riñones por correspondencia criminalizará el Foro Sor Juana hasta el 31 de octubre. Las funciones son de jueves a domingo, con los descuentos acostumbrados a estudiantes, maestros, jubilados, pensionados e Inapam. Los jueves la admisión está en 30 pesos. Literalmente, sería un crimen no ir.


Fotos: Cortesía Teatro-UNAM



Bookmark and Share


1 comentarios: