jueves, 19 de marzo de 2009

ALTERACIONES EN RITMOS CIRCADIANOS GENERAN TENDENCIA A LA OBESIDAD

Por Miriam Meza Martínez
México (Aunam). Si el “reloj biológico” se altera en demasía, pierde la forma de coordinar el organismo para descansar y alimentarse, lo que ocasiona un aumento de peso en las personas, reveló un estudio de la Facultad de Medicina de la UNAM.

Hoy en día, la obesidad es uno de los problemas que más afectan a nuestro país; según estadísticas realizadas por investigadores de dicha facultad, la obesidad afecta al 24 por ciento de la población mexicana.

El 30 por ciento se concentra en el Distrito Federal; entidad donde el 47 por ciento de los niños entre 6 y 12 años padece este problema.

Para la doctora Carolina Escobar, profesora e investigadora del Departamento de Anatomía en dicha facultad, la obesidad es un problema que se caracteriza por el aumento de peso, resultado de la acumulación de grasa en el cuerpo, lo cual puede generar problemas de salud y metabólicos.

Por lo tanto, una persona se considera obesa cuando su peso supera en un 20 por ciento el peso que debe tener de acuerdo a su talla; además, este problema puede causar enfermedades crónico-degenerativas, como la diabetes.

Los estudios realizados en la Máxima Casa de Estudios de país, informó Escobar, tienen la finalidad de encontrar las causas que generan la obesidad y han descubierto que las alteraciones en los ritmos circadianos son un factor importante para la tendencia a la obesidad.

Es decir, estos ritmos son aquellos que funcionan en nuestro organismo como “reloj biológico” y hacen que aumente la actividad durante el día y disminuya en la noche para dar coherencia a la fisiología.

Para comprobar esto, se efectuó un experimento con ratas, las cuales son animales nocturnos, que fueron manipuladas para trabajar durante el día, caminando sobre una rueda, y dejándolas dormir durante la noche. De esta manera, se modificó su reloj biológico y se generó un cambio en la forma de comer.

Esto se explica porque el trabajo durante la fase que debería destinarse al descanso provoca una desincronización y el reloj biológico pierde la forma de coordinar el organismo para descansar y alimentarse, aumentando así el peso de los roedores. Lo mismo pasa con los seres humanos, puntualizó la especialista.

Otras de las causas que generan obesidad en las personas son el estilo de vida moderno y el alimentarse con comidas no nutritivas y ricas en grasas; en este tenor, también se experimentó alimentando a las ratas con botanas o golosinas, y al cabo de siete semanas se observó un aumento del 20 por ciento en su peso.

Finalmente Carolina Escobar enfatizó la importancia de aprender a balancear nuestros ritmos circadianos para no descontrolar el organismo, con el fin de evitar, en la medida de lo posible, la obesidad. Para eso, concluyó, es necesario dormir ocho horas diarias y alimentarse sanamente a horas adecuadas.

0 comentarios: