lunes, 29 de abril de 2019

PRESIÓN MUNDIAL CONTRA SENTENCIA DE 148 LATIGAZOS A ACTIVISTA IRANÍ

  • La abogada Nasrin Sotoudeh espera en prisión la posible ejecución de una sentencia de 38 años
  • Se realizó un enlace en vivo con Reza Khandan, esposo de la defensora de los derechos humanos
  • Actrices mexicanas externaron su apoyo a las mujeres iraníes y participaron en la lectura de poesía
Por Evelyn Castro
Ciudad de México (Aunam). A través de cartas a la embajada de Irán en México y muestras de apoyo en redes sociales, la sociedad puede sumarse a la presión internacional para revertir la decisión del gobierno iraní de condenar a 148 latigazos y 38 años de prisión a la abogada Nasrin Sotoudeh, por representar legalmente a mujeres que rechazan el uso obligatorio del velo (hiyab/chador) en su país, comentó su esposo, Reza Khandan, durante un enlace telefónico realizado en La Teatrería de la colonia Roma.

Actrices que leyeron poesía persa durante el enlace con Reza Khandan, esposo de Nasrin Sotoudeh.

El evento organizado y traducido por iraníes que viven en México, como la investigadora de la UNAM, Shekoufeh Mohammadi y el actor Kaveh Parmas, contó con el apoyo de actrices como: Concepción Márquez, Sophie Alexander, Fernanda Borches, Diana Bracho y Gabriela de la Garza, quienes leyeron poemas en persa de poetas contemporáneos y externaron su solidaridad y preocupación por el caso, al hacer diversas preguntas al activista.

Pese a lo complicado del horario, pues en la ciudad de México marcaban las 16:00 hrs. y en Irán eran las dos de la mañana. Khandan agradeció el apoyo de los asistentes y le entusiasmó enterarse de que el evento era en un teatro y con cupo lleno, ya que a Nasrin, particularmente, le gusta mucho asistir a este tipo de representaciones.

La actriz Sophie Alexander hizo un paralelismo entre lo que viven las mujeres iraníes y las mexicanas y apuntó que ante los feminicidios que ocurren en México, no queda más que hacer un esfuerzo en conjunto. Cuando le pasa algo a las mujeres en el mundo, no hay fronteras, recalcó.

Sotoudeh, quien es defensora de los derechos humanos y permanece detenida en la cárcel de Evin en Teherán, ha dedicado su vida a salvaguardar pacíficamente los derechos de las mujeres arrestadas por mostrarse en público sin velo; a denunciar el maltrato infantil; la condena de menores a la pena de muerte y a representar a periodistas y activistas opositores al régimen iraní, como la Premio Nobel de la Paz, Shirin Ebadi.

En opinión de Khandan, la importancia de la lucha contra el uso obligatorio del velo en Irán se debe a que es uno de los principales símbolos de la revolución, si esta insignia cae, el régimen piensa que se va a debilitar el sistema, al darles a la sociedad la posibilidad de organizarse. El gobierno se siente amenazado si pierde el control social, pues el chador es uno de sus pilares. Incluso, a veces a los hombres también se les exige un código de vestimenta que es supervisado por la policía moral.

Es de señalar que, en enero de 2011, un tribunal sentenció a Sotoudeh a seis años de prisión, prohibiéndole ejercer la abogacía y salir del país durante 20 años, pero fue liberada en 2013, gracias a la huelga que hambre que realizó y a la denuncia y apoyo internacional.

Por ello, Khandan se mostró admirado por el interés de la comunidad mexicana en la violación de los derechos humanos en Irán, particularmente de las mujeres. Señaló que el tema no conoce fronteras y que somos un solo cuerpo como humanidad. El abogado y activista compartió que él también fue condenado a seis años por defender la lucha de las iraníes contra el velo y compartió lo difícil que fue ver a sus hijos servir de correo entre su madre y él, durante sus visitas en las cárceles.

El esposo de Sotoudeh señaló que todo ser humano necesita de justicia y libertad, mientras se sufre constantemente de tortura y persecución. Comentó que la sentencia en contra de Nasrin, quien sigue sin poder ejercer su profesión, es injusta y se trata de una de las más duras de los últimos años, pues algunos criminales llegan a gozar de algunos derechos, pero en Irán los activistas no.

Apuntó que el caso de Nasrin sólo es un ejemplo de lo que ocurre desde hace 40 años en los tribunales de la revolución iraní y de lo único que se les culpa en realidad es por defender a las personas que pugnan por los derechos humanos en su país. En su opinión, la presión internacional es la única que puede hacer que sople la brisa de la libertad y la justicia en varios lugares del mundo, incluido Irán.

Sotoudeh fue detenida el 13 de junio de 2018 acusada de varios delitos contra la seguridad nacional y por defender a mujeres que se oponen a usar el chador, por lo cual, el 12 de marzo de este año fue condenada a recibir 74 latigazos por quitarse el velo y apoyar a las activistas iraníes, y otra igual cantidad, por delitos contra la seguridad nacional, así es que es complicado evitar la ejecución de un castigo físico.

La actriz Diana Bracho preguntó si la sentencia puede revertirse, pero Khandan comentó que no se ha apelado, pues ello implicaría reconocer la legalidad del proceso y en estas condiciones es difícil que haya un cambio, por lo que sólo bajo presión internacional es factible echar atrás la pena.

El abogado iraní refirió que hay otros casos de activistas detenidos pero que no han sido mediatizados y viven sus procesos en soledad, además de que carecen de un apoyo articulado de la sociedad civil, pues no hay forma de organizarse por estar prohibido en Irán, sólo hay apoyo moral de las familias y amigos, pues quienes hacen alguna actividad acaban en prisión.

Los asistentes a La Teatrería preguntaron sobre el estado de salud de su esposa, él indicó que moralmente está bien, pero físicamente no, además de que no ha sido confinada a la zona de alta seguridad y comparte la celda con otras 23 mujeres detenidas por razones ideológicas, por acusaciones falsas y diferencias religiosas, al ser bahaies.

Khandan indicó que esta es la segunda vez que su esposa está detenida. La primera ocasión hizo una huelga de hambre de 49 días y ahora ha realizado dos, una de 38 y otra de 27 días. Lo único que queda es llamar la atención de la comunidad internacional, pues se ha ganado tiempo y aún tiene la esperanza de que sea liberada. Señaló que compartiría con su esposa los saludos de los mexicanos y le informaría del enlace.

El abogado indicó que Nasrin no puede hacer ni enviar ningún tipo de escrito y que a veces le suspenden la visita por tres o cuatro semanas en la cárcel. Por lo que, al responder a la pregunta de Gabriela de la Garza, sugirió que desde el contexto mexicano se les puede apoyar, uniéndose a las campañas que han emprendido artistas y abogados o se pueden enviar cartas a las embajadas de Irán.

Amnistía Internacional de España informó que la sentencia de Sotoudeh rebasa el máximo legal de 29 años porque se basó en el artículo 134 del Código Penal iraní que autoriza a los jueces ejercer facultades discrecionales para imponer una pena superior a la máxima legalmente establecida, por ello, abrieron una petición para solicitar su liberación en el link: https://www.es.amnesty.org/actua/acciones/iran-nasrin-sotoudeh-mar19/ y en redes sociales están activos los hashtags #RezaKhandan y #NasrinSotoudeh.



Bookmark and Share

0 comentarios: