lunes, 29 de abril de 2019

LAS CALLES NO SON UNA OPCIÓN

Por Alejandra Lisette Sigala García
Ciudad de México (Aunam). Hace seis años Patrice Nicolas Albert Pit dejó atrás a su tierra natal Francia, por motivos personales, para volar a México y llegar al estado de las aguas termales y grandes edificios coloniales: Aguascalientes donde, poco después, fundaría una organización protectora de animales.


Es así como en agosto del 2013 nace la asociación “Gatos para todos A.C.” cuyo principal objetivo es velar por el bienestar de los gatos más desafortunados que fueron víctimas de abandono, maltrato y desamor mediante campañas de esterilización, concientización, adopción, entre otras más.

Cinco años después, por azares del destino, conoce a Lídice Robledo, Lizzy, en una veterinaria donde, tras darse cuenta que compartían el mismo interés por ayudar a los felinos, comenzaron a plantearse la posible expansión de la asociación en los 32 estados de la República Mexicana.

Hoy en día “Gatos para todos A.C.” cuenta con dos sedes: la primera en Aguascalientes y la segunda en Guadalajara. Es en esta última donde Lizzy labora por tiempo completo como encargada.

Lizzy accede a compartir en entrevista el proyecto “Adopta un gato feral para control de plagas”, ejecutado por esta organización, la cual es considerada pionera en el planteamiento y aplicación de dicha iniciativa en México.

Una segunda oportunidad

A través de diversas actividades basadas en el amor, el respeto y la honestidad la asociación cumple con otro de sus objetivos principales: generar conciencia de los beneficios de la relación humano-felino.

Lamentablemente, comentó Lizzy, no todos los gatos son propensos a la adopción, existe un grupo considerable de felinos que nunca tolerarán el contacto humano: los ferales.

“Según mi experiencia existen cuatro tipos de gatos: domésticos, callejeros, semiferales y ferales. Estos últimos, por haber nacido y crecido en las calles, son libres, buscarán defenderse de los humanos y su manejo es muy complicado, por lo tanto, no son candidatos a la adopción, sino al procedimiento CES”

Este proyecto refiere a la triada: Capturar, Esterilizar y Soltar (CES) cuyo objetivo es controlar en mayor medida la población de felinos ferales y, por consiguiente, reducir el número de gatos sin hogar.

Normalmente este tipo de felinos se deja en libertad una vez recuperados del procedimiento, no obstante, si las condiciones en las que viven son deplorables o de riesgo, son considerados como candidatos al proyecto “Adopta un gato feral para control de plagas”: “De esta manera no regresan a la calle y cumplen con una labor social”, expresó Lizzy.


En búsqueda de los candigatos

--“Encontramos a un gato callejero, pero no se deja agarrar”.

Este es el reporte para que Lizzy y su equipo, conformado aproximadamente por diez personas voluntarias, con profesiones que van desde veterinarios hasta psicólogos, acudan al lugar para capturar lo más humanamente posible al felino.
Posteriormente, se le realiza un diagnóstico médico el cual, si es aprobado, prosiguen a la desparasitación, esterilización, vacunación contra la rabia y, en el mejor de los casos, al posicionamiento en alguna bodega, fábrica, granja o negocio prospecto.

Lizzy destacó que los mejores candigatos suelen ser las hembras mayores a seis meses, son las mejores cazadoras por naturaleza, sin embargo, los machos también son excelentes candidatos.

“Una de las principales pruebas para saber si el animal está listo para su adaptación es la prueba del arenero: si el gato lo utiliza en el lugar donde su caja de arena fue puesta, es el indicado”, agregó.

Dicha prueba es un filtro que previene a los negocios/empresas, especialmente alimenticios, de que su mercancía sea dañada por las heces u orina del felino; de alguna manera protege a ambas partes.

“Si – los gatos – son ligeramente sociables, es un plus pues tendrán una mejor relación con los empleados. En el caso contrario lo único que se solicita a la empresa es respeto a su espacio, constante desparasitación e insumos, como agua y comida suficientes”, agregó.

También los negocios, fábricas o empresas prospectos son sometidos a un chequeo previo con el objetivo de verificar que el lugar sea seguro y sin amenazas para el candigato, tales como: uso de veneno o pesticidas, maquinaria la cual represente un peligro para el animal, arenero, entre otros.

Una vez dado el animal solicitan al encargado que haya un seguimiento constante del felino, así como notificación por si éste se escapa, se extravía dentro del lugar o si fallece.
“No solemos pedir una cuota de recuperación pues preferimos que dicho dinero sea invertido para el bienestar del candigato”, aclaró Lizzy.


Los resultados actuales reflejan el éxito del futuro

Gracias a la alianza entre la asociación y la Unión de Comerciantes del Mercado de Abastos (UCMA) en Guadalajara, se ha logrado posicionar a tres felinos con éxito: el primero, en una casa de campo; el segundo, en una bodega de abarrotes, y el tercero, en una tienda de abarrotes particular.

Asimismo, la sede de Aguascalientes posicionó aproximadamente a 15 felinos, principalmente, en casas de campo, rancherías, granjas, bodegas de abarrotes y mercados locales.

“Sin embargo, me gustaría retomar este proyecto, pero ahora aplicando para fábricas, ferreterías o lugares cerrados. Pues en el mercado de abastos llega a ser inseguro por el flujo de automóviles y personas”, finalizó Lizzy.

Fotos: Contando Estrelas y Luis García (Zaqarbal) / Wikimedia Commons




Bookmark and Share

1 comentarios:

Unknown dijo...

Excelente reportaje útil para conocer q existe alternativas dignas para los felinos.
Felicidades!!!