viernes, 20 de enero de 2017

GASOLINAZO, LA PUNTA DEL ICEBERG DE LA REFORMA ENERGÉTICA: VÁSQUEZ SUÁREZ

  • La implementación de esta reforma pone en riesgo la seguridad energética, afirmó la doctora
  • La necesidad de convertir al negocio de la compra de gasolinas en un mercado atractivo, una de las razones del gasolinazo
Por Diego Caso
Ciudad de México (Aunam).- “El gasolinazo es la punta de un iceberg, de una bomba, que se llama reforma energética”, así lo expresó la doctora Rosío Vargas Suárez durante su participación en el coloquio “El Gasolinazo en el Contexto de la Integración con América del Norte” en el Centro de Ciencias Aplicadas y Desarrollo Tecnológico de la UNAM.


La también investigadora del Centro de Investigaciones sobre América del Norte hizo énfasis en las consecuencias negativas que puede traer al país la implementación de la reforma energética en este 2017, sobre todo por el desplazamiento de PEMEX como productor e importador de combustibles.

Sobre la importación de gasolinas provenientes de Estados Unidos, la ponente señaló el alto porcentaje del volumen de importaciones – cercano al 60% del consumo nacional – como un foco rojo que debe ser atendido.

“Es un problema, en términos generales, de seguridad energética porque para un país depender de las importaciones de combustibles del exterior es un gran riesgo”, subrayó.

Con respecto al alza en el precio de las gasolinas, vigente a partir del 1 de enero, la investigadora señaló la urgencia por aumentar la participación de inversionistas privados en el negocio de la compra de los combustibles como una de las causas principales.

“Aquí tenemos el motivo del alto precio de la gasolina, en la necesidad de hacer atractivo un negocio que no lo era bajo el precio que nos ponía PEMEX, un precio único para todo México, que los inversionistas privados consideraron que no cubría sus costos de producción, transporte y márgenes de utilidad”, explicó.

Sin embargo, la capacidad de respuesta de los distribuidores privados para cubrir la demanda de combustibles a nivel nacional aún no es la adecuada. Prueba de ello es el desabasto de gasolina que se ha presentado en algunas zonas del país durante el último mes, puntualizó la doctora.

Vargas Suárez también hizo mención a la competencia entre los distintos proveedores de combustibles, uno de los beneficios de la reforma energética esgrimido por el Gobierno Federal, destinado a favorecer la disminución en el precio de los hidrocarburos.

“No existen los elementos para una competencia real por deducción de costos de producción. Además, si todos los proveedores van a ser abastecidos por las mismas importaciones provenientes de Estados Unidos, entonces en realidad la competencia va a ser más ficticia, uno o dos pesos de diferencia”, puntualizó.

Finalmente, Vargas Suárez hizo referencia a las sugerencias hechas por partidos políticos, como el PAN y PRD, al calificarlas como propuestas del tipo cosmético pues no resuelven el problema fundamental, que son los cambios constitucionales y el tipo de inserción energética que se estaba viviendo con América del Norte. “Realmente, la solución es tirar la reforma energética”, enfatizó.






Bookmark and Share

0 comentarios: