martes, 24 de mayo de 2016

FUTBOL: DEL JUEGO A LA PROFESIÓN, DE LA DIVERSIÓN AL MODO DE VIDA.

Por Gael González Flores
Ciudad de México (Aunam). Como diría Luis Omar Tapia, comentarista de Fox Sports: “comienzan noventa minutos del deporte más hermoso del mundo”. ¡La final de vuelta del torneo Apertura 2015 entre los Pumas y los Tigres comenzó!

El último partido de la Liga Bancomer MX reunió a dos jugadores de fútbol, dos personas que han luchado, cada uno a su manera, sudado la camiseta y llorado lágrimas de sangre, en este largo camino que es "jugar" fútbol


Y no, no hablo de la contratación estelar de los Tigres, el seleccionado francés André Pierre-Gignac, ni de Eduardo Herrera flamante delantero de los Pumas y elemento de la Selección Mexicana, sino de David Serrato y Cristian Jaime, dos jugadores que, a pesar de estar sentados frente a su televisor, sueñan con ser ser las estrellas de cada uno de los planteles finalistas.

El Primer Tiempo

“El partido está como cuando juego en el llano, no se ve quien domine. Los Pumas tienen buenos momentos pero, si no se apura el tiempo jugará a favor de los Tigres que también tienen ‘lo suyo’. La diferencia es que en el llano ya se estarían pegando más”, mencionó David Serrato al momento de observar las acciones del primer tiempo de la final de la Liga MX.

David Serrato Álvarez ha estado ligado al balompié desde muy temprana edad. “Desde los 5 años empecé a jugar en la escuelita de Cruz Azul estuve como unos 3 o 4 años ahí y ganamos varios torneos, entre ellos, un torneo en Acapulco que se llama la Copa Premier fue el primero que se hizo y hasta la fecha sigue y ya de ahí formamos una filial del Pachuca”.

A la edad de 12 años, David ya había jugado en varios equipos, pero el que más recuerda es el Independiente “ganamos todo lo que pudimos, fuimos a la Liga de Zague a ganarla, al Pato Baeza a Acapulco, a la copa Chivas, a la copa Monterrey y torneos de Fuerzas Básicas como el Metropolitano. Todo esto acabó cuando se deshizo el equipo, yo tenía 14 o 15 años”.

La Promotora Deportiva Premier S.C. administra la llamada Copa Premier cada fin de año en el puerto de Acapulco. De acuerdo a su página de internet, organizan torneos en la rama varonil y femenil con categorías que van desde los 7 hasta los 18 años.

Por su parte, el torneo Metropolitano de Fuerzas Básicas, es organizado por la PROMEDET (Promotora Deportiva Metropolitana de Fuerzas Básicas y Filiales A.C.) desde hace más de 20 años. Participan más de 50 instituciones y han jugado en él futbolistas como de la talla de Diego Reyes y Raúl Jiménez elementos que actualmente compiten en Europa.

El paso del joven futbolista Serrato en Fuerzas Básicas terminó cuando, justamente en Pumas, le pidieron dinero para continuar con ellos: “en Pumas empecé a entrenar y así me jalaron de un juego con unos “rucos” los domingos en la deportiva y pues empecé a entrenar con ellos y ya cuando íbamos a ir a pasar los filtros a la Cantera me pidieron como 10 “varos” que según para la carta del jugador y así”.

Después de no contar con el dinero, Serrato Álvarez se quedó alrededor de uno o dos años sin equipo, hasta que un vecino suyo, lo “jaló” al futbol llanero. Fue en el Deportivo Lázaro Cárdenas, donde su carrera en las canchas de tierra comenzó.

“En el Deportivo juegan trabajadores de limpia de la Ciudad de México, los torneos son muy competitivos y hay más de 70 equipos” cuenta Israel González Quintana, Secretario de Deportes del centro de activación física.

En entrevista con el señor González especifica que hay 4 torneos, el interno, el nocturno, el sabatino y el dominical. En cada uno de ellos se juegan las competiciones de liga, copa y consolación en las 3 canchas disponibles para la práctica del deporte más jugado alrededor del mundo.

Familiares y amigos del ‘Barcelona’ esperan pacientemente el inicio del encuentro en la tribuna del Deportivo Lázaro Cárdenas.

David indica que el fútbol de llano te prepara más para competir, “te haces de colmillo y de maña”, afirmación con la que concuerda Martín Gómez dueño del equipo Los Nietos, mismo que juegan en el torneo interno, “en el llano los jugadores se hacen más fuertes”.

El señor Gómez y su equipo han ganado varios torneos, entre los que destacan el del Deportivo Huracán, el torneo Sevilla y torneos de Barrios. “En la mayoría de los torneos el premio es el puro gusto por competir, en algunos otros son viajes al extranjero y, menormente, son premios de como 25 mil pesos”.

En los torneos donde el estímulo es económico, los dueños de los equipos tienen que pagarles a sus jugadores. El salario va desde los 200 hasta los mil pesos por partido y los jugadores deben ser “fieles” a su equipo, debido a que solo podrán jugar con ese conjunto hasta el final del torneo.


Es así como las ventajas del futbol de llano salen a la luz. Los jugadores se dejan llevar por la recompensa económica y por el desarrollo de aptitudes a la hora de la práctica deportiva. Pero, al mismo tiempo, las desventajas del futbol llanero se vislumbran. ¿Cuáles son las posibilidades reales de que un jugador que practica en esta superficie llegue al máximo circuito del futbol asociación?

Martín Gómez añade: “hace unos 20 años se realizaban visorías en los llanos, ahora ya no”. Con la creación de las fuerzas básicas y de las pequeñas escuelas de los equipos de fútbol, este ejercicio casi ha desaparecido. “Aquí en el Deportivo, venía a jugar el Hobbit Bermúdez con el Atlante, de aquí se lo llevaron. Ahora ya de vez en cuando viene un promotor de la sub 17 y más que nada los ex jugadores viene al llano a seguir jugando”.

Con base en esta problemática, David Serrato concluye: “me decepciona que todo sea “bisne” we que para todo te pidan varo, que no vean la calidad, sino más bien todo como negocio”. Al momento de decir esta frase, el árbitro pita el final de la primera mitad, los Pumas pudieron irse con una ligera ventaja al descanso.

El Segundo Tiempo


La parte complementaria da comienzo con el equipo azul y oro volcado al ataque en busca de los tantos que le den la igualdad en el marcador global: “Yo quiero volver a hacer pruebas, si es posible, en Pumas, para ello me estoy preparando en todos los aspectos.” Relata un ilusionado Cristian Jaime cuando ve a los jugadores reiniciar las hostilidades. “Yo quisiera jugar una final así”.

Cristian Esaú Jaime Sánchez es un futbolista de Pumas CIFF, escuela de fútbol que forma parte de las Fuerzas Básicas del Club Universidad. Él ha realizado toda su carrera futbolística en esta escuela, “cuando tenía 9 años y andaba en busca de un equipo de fútbol, fui a las escuelas de Cruz Azul y América pero yo quería una escuela de Pumas, y un día pasando por Velódromo, vi pasar a un niño con un uniforme de Pumas, y fue él quien me llevó a la escuela de Pumas y ahí fue donde me gustó”.

Pumas CIFF (Centro de Iniciación y Formación de Fútbol) se encuentra marcado en la página oficial del equipo de fútbol profesional representativo de la UNAM, como filial ubicada al oriente de la Ciudad de México en la Delegación Venustiano Carranza. Con alrededor de quince años en dicha demarcación ha formado futbolistas que, incluso, han llegado al primer equipo felino, tales son los casos de Óscar Rojas, Carlos Campos y Alfonso Nieto.

“Ahí está el empate”, vaticinó un emocionado Cristian justo antes de que Silvio Torales anidara el balón después de un tiro de esquina. Los Pumas lograron empatar el partido, a pesar de que la mayoría de la afición los daba por muertos. “Y pensar todo el camino que pasaron para llegar hasta ahí. En una ocasión me mandaron a prueba a Cantera pero por falta de físico me cepillaron”.

De acuerdo al portal en línea del propio equipo, las pruebas en Cantera son solicitadas por los jugadores que quieren ser parte de las fuerzas básicas del Club Universidad, nacidos entre el 1 de enero de 1997 al 31 de diciembre de 2004.

Los jugadores deben de presentar una fotografía tamaño infantil, copia del acta de nacimiento, certificado médico y el formato de Solicitud de Ingreso a Fuerzas Básicas. Además de los requisitos anteriores, los solicitantes deberán esperar alrededor de tres meses para realizar su prueba.

Sin embargo, por el hecho de estar en Pumas CIFF, Cristian no tuvo que esperar tres meses, le avisaron de las pruebas y se dirigió a las instalaciones de la Cantera, donde las realizó “Las pruebas las hacen el personal del equipo, entrenadores observan tus condiciones físicas, técnicas y tácticas. Las físicas se refieren a que condición traes, las técnicas en cuanto que facilidad y cualidades tienes con el balón y la táctica a cómo te mueves en el campo”, añadió.

Ante esta situación, José Antonio Morales Sevares, Director Técnico de Atlante Velódromo comenta: “un entrenador se fija principalmente en el talento del muchacho, es tarea del técnico encontrarle un lugar y utilizar sus facultades para el beneficio del equipo”.

De la misma forma el entrenador del conjunto filial de Atlante ubicado en la Ciudad de México dijo: “claro que los jugadores de filiales pueden llegar a Primera División, sin embargo, mucho tiene que ver la filosofía de los entrenadores que tienen en su camino. Los hay ganadores y creadores. Un D.T. ganador, no le importa el crecimiento de sus alumnos, lo que le importa es ganar títulos, en cambio, un entrenador “creador” se involucra en el desarrollo futbolístico de sus dirigidos. Yo me considero dentro del segundo rubro”.

Es de esta forma como los muchachos pasan los diferentes filtros en su carrera dentro de las fuerzas básicas. Pagar una mensualidad les garantiza jugar algunos partidos, pero conforme avanzan, los minutos en el campo de juego disminuyen debido a que la mayoría de los entrenadores prefieren ganar a crear y los relegan a un segundo plano.

Cristian Jaime mira fijamente la televisión, “yo soy defensa y sé que no se debe de barrer así, va a estar muy difícil que Pumas se levante”. La frase anterior es completada justo cuando árbitro determina el final del partido y los tiempos extras están a punto de iniciar.

“Creo que no me equivoque al enrolarme con Pumas CIFF, ahí te enseñan los principios básicos del fútbol y cómo jugarlo de una manera inteligente”. Pero a pesar de esta recompensa no todo es color de rosa, el precio de una escuela como Pumas CIFF es elevado. “La inscripción son 1000 pesos, la mensualidad 750 pesos, uniforme de entrenamiento $700, uniforme de juego 1250 y la inscripción al torneo 2400, pero son dos torneos por año”, añade el jugador.


La final de la Liga Bancomer MX mantiene al filo de la butaca a Cristian. Los goles de Gignac y Alcoba encendieron la esperanza de que Pumas pudiera alzarse con el título, sin embargo, los penales dijeron otra cosa. “Durante todo el partido Pumas buscó el triunfo, estoy orgulloso de mi equipo, perdió con dignidad”.

Los festejos por parte de los jugadores de Tigres no se hicieron esperar, el fútbol te da las dos caras de la moneda, la alegría del equipo de la Sultana del Norte por la tristeza del conjunto azul y oro.

Con el ánimo decaído por la derrota del Club Universidad, Cristian comentó: “Pienso hacer las pruebas, si es posible, en la cantera de Pumas, por ello me estoy preparando bien en todos los aspectos. Primeramente Dios, espero tener un desarrollo superior en cuanto a mi carrera futbolística”. Concluyó y apagó su televisor.

El Triunfo

El silbatazo final del árbitro declaró campeón a los Tigres de la UANL. Después de unos minutos festejando en el campo, cada uno de los jugadores sube a recibir su medalla. Este hecho es observado por Alfredo Saldívar segundo portero del equipo subcampeón de la Liga MX.

Saldívar representa el éxito que muy pocos pudieron alcanzar. Ya sea desde el llano o las escuelas de formación, el Pollo, como es conocido en el equipo azul y oro, logró cumplir con el objetivo que todo niño tiene: debutar en la Primera División Profesional.

“Estuve desde los once años en el equipo. Después de haber enfrentado a los propios Pumas con el equipo de mi escuela, me invitaron a hacer la prueba y me quedé”. Dice Saldivar en una pequeña entrevista a las afueras del estadio Olímpico Universitario.

“Creo que el futbol llanero es importante, la mayoría de los futbolistas sale de ahí, es el lugar donde todos empezamos, yo empecé desde ahí con juegos con los amigos cada domingo y fue importante para mí”.

Tal vez no tengan los mismos reflectores que las fuerzas básicas pero, sin duda, el futbol de llano representa un escenario importante en su desarrollo futbolístico incluso para quienes ya llegaron al Máximo Circuito.

En este momento, Alfredo ‘el Pollo’ Saldívar vivió el trago amargo de la derrota, sin embargo, la labor del guardameta es pasar la página y ser paciente para aprovechar las oportunidades que le brinde el estratega del cuadro felino.

Por ahora, la final de la Liga Bancomer MX se convirtió en una “noche mágica” que de alguna u otra manera cubrió los sueños de esta tercia de jugadores que fueron parte de este reportaje. Sólo queda esperar para ver convertidas en realidad las ilusiones de estos jóvenes.




Bookmark and Share

0 comentarios: