lunes, 5 de octubre de 2015

PALIZA EN EL OLÍMPICO

Por Gael González Flores
México (Aunam). Con la intención de borrar el mal sabor de boca que dejó su visita a Chihuahua, los Pumas Dorados saltaron al emparrillado del Estadio Olímpico Universitario para devorar, sin piedad alguna, a los Frailes de la Universidad del Tepeyac.



El conjunto visitante realizó una primera serie ofensiva que hizo esforzarse al máximo a la defensiva azul y oro, sin embargo, después de dicho ataque, sólo existió un equipo dentro del campo.

El festín auriazul comenzó con un acarreo de noventa y nueva yardas a cargo de Irving Alamilla. Lo que parecía un encuentro parejo comenzó a inclinarse del lado de los locales. Dos anotaciones más y la paliza tomó forma.

En el segundo cuarto la tónica continuó. Los Frailes trataron de reaccionar pero no pudieron acercarse ni a la zona de gol de campo. A cambio, recibieron 18 puntos más por parte de los envíos aéreos de José Miguel Chávez. Al medio tiempo, los Pumas Dorados afianzaron su ventaja 38 puntos a 0.

Para la parte complementaria, a pesar de cambiar de mariscal de campo, la maquinaria puma no dejó de trabajar. Dos carreras trajeron consigo otros 14 puntos más para la escuadra del Pedregal.

El público local se entregó a su equipo en todo momento. Los aplausos y ‘Goyas’ no se hicieron esperar, mucho menos, cuando las últimas dos anotaciones cayeron. Los Pumas Dorados alcanzaron los 66 puntos a cero. No vieron quién se las hizo, sino quién se las pagó.




Bookmark and Share

0 comentarios: