martes, 6 de octubre de 2015

ENTRE MÁS SUCIO EL TLACHIQUERO, MÁS RICO EL PULQUE: CALIXTO MONTES

  • Se le daría trabajo a mucha gente si la producción de maguey tuviera el apoyo necesario
  • Indígena tlachiquero recalca el valor cultural del pulque
Por Karla Álvarez González
México (Aunam). Durante la conferencia “Sin tlachiquero, no hay pulque” Humberto Calixto Montes, indígena tlachiquero del municipio de Tepeji del Río aseguró que cualquiera puede tomar pulque, pero no todos pueden prepararlo, lo anterior debido a que no se aprecia el arduo trabajo de un tlachiquero y poco a poco se va perdiendo el valor cultural que tiene este producto emblemático de México, “entre más sucio el tlachiquero, más rico el pulque” apuntó.


La producción del maguey no es tarea fácil, se requiere de dedicación y esfuerzo para poder extraer el agua miel y pasar al proceso de fermentación. Se debe esperar de 8 a 12 años hasta que la planta esté en condiciones de ser cortada, “Así se hace el pulque de primera calidad”, añadió.

Dante López, integrante de la Organización de Tlachiqueras y Tlachiqueros Recuperando el Maguey y el Pulque (OTTLA), habló sobre el proceso del pulque y la importancia de los tlachiqueros en la producción de éste. Comentó que a los trabajadores del maguey no se les da el reconocimiento que merecen, ya que no se toma en cuenta el procedimiento que conlleva la producción del agua miel y el tiempo que tarda obtenerlo.

René Moreno, también miembro de la Organización de Tlachiqueras y Tlachiqueros, indicó que si a la producción del maguey se le prestara la importancia necesaria, se le daría trabajo a mucha gente que está interesada en continuar con esta tradición, pues “Han desplazado el oficio del tlachiquero por crear obreros de fábrica”, señaló.

A la llegada de los españoles comenzó la producción y venta del maguey, sin embargo hoy por hoy la sociedad está perdiendo el interés en él y los tlachiqueros son los únicos preocupados por rescatar dicho producto; por ello invitan a la gente a apreciarlo y valorarlo. “Detrás de un vaso de pulque está la historia de México. El pulque podría ser la sangre del mexicano”, concluyó Moreno.

La primera Feria de las pulquerías tradicionales se llevó a cabo en el Museo de los ferrocarrileros de la ciudad de México, la cual contaba con venta de pulque, presentaciones musicales y conferencias como “Sin tlachiquero, no hay pulque” impartida por algunos integrantes de la Organización de Tlachiqueras y Tlachiqueros Recuperando el Maguey y el Pulque (OTTLA).







Bookmark and Share