lunes, 12 de octubre de 2015

CLÁSICA VICTORIA PUMA


Por Gael González Flores
México (Aunam) El Estadio Olímpico Universitario abrió sus puertas para recibir una edición más del clásico de fútbol americano entre los Pumas Dorados de la Universidad Nacional Autónoma de México y los Burros Blancos del Instituto Politécnico Nacional.

El público que décadas atrás dio brillo a este enfrentamiento, volvió a pintar con los colores de cada institución las tribunas del estadio; por su parte, los jugadores saltaron a la cancha con la ilusión de realizar un gran partido y no defraudar a los aficionados.

Las primeras acciones del encuentro fueron a cargo del cuadro visitante. Trataron de avanzar sobre el emparrillado mediante su juego aéreo, sin embargo, no pudieron concretar sus pases y tuvieron que entregar el ovoide.

Por su parte, el conjunto azul y oro intentó por medio de los acarreos de balón llegar hasta la zona prometida. Luego de conseguir el primero y diez la ofensiva puma logró levantar a su afición tras llegar a la zona de anotación, sin embargo, fue anulada por un castigo. Ese posible Touchdown fue cambiado por un gol de campo a cargo de Alan Paoli. Los castigos en su contra no dejaron que los Pumas aumentaran su ventaja al término del primer periodo.

Para el segundo cuarto, los Burros Blancos salieron con más intensidad. Lograron una buena posición de campo y se acercaron a las diagonales del cuadro local, pero sus intentos por pasar a dicha zona fueron detenidos por la defensiva puma.

En contra parte, la ofensiva azul y oro logró con base en el brazo de su mariscal de campo dos anotaciones más. Andrés Salgado recibió y, luego de quitarse a dos rivales, entró a las diagonales. En una segunda oportunidad, el mismo receptor Salgado, capturó el envío de José Chávez dentro de la zona prometida.

El cuadro guinda y blanco trató de reaccionar al colocarse, dos veces, a tiro de piedra de la zona de anotación de los Pumas Dorados, sin embargo, la defensiva azul y oro, apoyada por su afición, detuvo a los visitantes quienes ni siquiera pudieron realizar el gol de campo.



La intensidad del equipo representante del Instituto Politécnico Nacional no bajó para el tercer cuarto. De nueva cuenta, gracias a su ataque aéreo, pudieron colocarse en la zona de gol. A pesar de su buen juego, el equipo de casa paró a su acérrimo rival.

La ofensiva unamita se inspiró por el trabajo de su defensiva y después de un gran regreso de patada, el Quarterback Chávez encontró a un receptor en la zona de anotación visitante. Óscar de la Concha aumentó la ventaja 23 puntos a cero.

Los intentos mal logrados de la parte ofensiva de los Burros Blancos recayeron en el ánimo del equipo. Por tercera vez en el encuentro se posicionaron en la zona roja de los Pumas Dorados y, una vez más, tuvieron que otorgar el balón sin puntos en su casillero.

Todo lo contrario sucedió con el cuadro local. El primer pase largo que permitió la defensiva guinda y blanco encontró las diagonales. La fórmula Chávez - De la Concha volvió a rendir frutos para la causa azul y oro, esta vez, para colocar el marcador 30 a 0.

Con tal diferencia de puntos y con el ánimo del equipo visitante por los suelos, los asistentes comenzaron a abandonar el inmueble. Algunas diferencias entre los grupos de animación de los Pumas Dorados se presentaron, sin nada que lamentar.

A pesar de realizar una intercepción más, el tiempo se convirtió en un factor en contra para los Burros Blancos. Con menos de 20 segundos en el reloj, la afición local comenzó la cuenta regresiva para así comenzar el festejo por una victoria más en el clásico universitario.







Bookmark and Share

0 comentarios: