miércoles, 27 de mayo de 2015

HOLA, SHALOM, NIHAO, HELLO. BIENVENIDOS FORASTEROS


Por Mario Eduardo Villagomez Becerril
México (Aunam). ¿Qué es el Kebab? ¿De dónde son las pupusas? ¿Cómo se prepara un buen mate? Si te gusta viajar y vivir nuevas experiencias en cada visita, no dejes de leer. Hay mucho que mirar, oler y degustar. Desde los alfajores argentinos hasta el vino verde portugués, la variedad de comida y nacionalidades se encuentran reunidas en un solo lugar: es el Zócalo de la ciudad de México, es la Feria de las Culturas Amigas 2015.

Sábado Distrito Federal, domingo familiar
El ajetreo diario y el tráfico de la ciudad provocan histeria colectiva, pero afortunadamente el fin de semana siempre espera para quienes desean dar un giro a las actividades cotidianas. Desde el 14 de mayo de este año, el Gobierno del Distrito Federal (GDF) ha auspiciado la séptima edición de esta Feria que reúne a 94 países de todo el mundo.

Desde las 11:00 de la mañana a las 18:00 horas, las representaciones de cada nación esperan la visita de niños, jóvenes y familias enteras que con mucha curiosidad recorren cada pasillo y rincón de la exposición. Las multitudinarias filas no impiden el avance que, aunque lento, es con mucha paciencia y respeto para todos.

Europa, el chip colonial



Tras anteriores exhibiciones en la avenida Paseo de la Reforma, este festival intercultural se presenta en la Plaza de la Constitución. La plancha de concreto aloja en seis secciones lo que integra la feria.

Los países se distribuyen en apartados A, B y C; el primero de ellos está constituido por el continente asiático, el “B” conjunta a África y América, el “C” a Europa y, finalmente, se encuentra un escenario frente a la Catedral Metropolitana, junto a él están cubículos de servicios de emergencia, mientras que frente al Palacio de Gobierno del GDF se montaron mesitas y sillas para la gente.

Cada sección tiene su aglomeración particular, pero la parte europea roba los reflectores. Desde Austria hasta Alemania, la gente se apretuja y avanza cual si fuera el metro a las 8:00 de la mañana.

Hay mucho que oler y mirar, se percibe el aroma del vino, del chocolate y de carne, pero sobretodo, de cerveza. Tal pareciera que hubo un acuerdo para que cada país trajera lo más representativo de esta bebida; tan sólo en la delegación alemana, no se dan abasto para la demanda de “chelas” que con impaciencia piden hombres y mujeres; sobresale la “Paulander München”, exclusiva para la región de Baviera y, para los futboleros, con la imagen de los jugadores del FC Bayern München.


Por otro lado, todos tienen su momento para el “taco de ojo”, las güeras lituanas acaparan la atención de muchos; pero qué decir de los italianos, portugueses y españoles, arrancan los suspiros de más de una. ¿Será que esa tendencia por ceder ante la tez blanca y los ojos claros inclina a la multitud a estas representaciones?

De América, yo soy

“Como México no hay dos”, puede decirse lo mismo del continente americano. Hay diferencias culinarias, lingüísticas y físicas entre las distintas naciones que conforman lo que alguna vez Cristóbal Colón pensó que eran “Las Indias”; sin embargo, hay muchas similitudes y, qué mejor que acercarse con los “hermanos latinos” para degustar su cultura y preguntar cuanto se pueda.

Cada quien tiene a sus predilectos, visitas obligadas a la representación de determinadas naciones, pero quien escribe se permite recomendar que acudan a cuatro delegaciones en especial: Argentina, Chile, República Dominicana y Uruguay. Además de El Salvador, cuyas pupusas (parecidas a las gorditas de chicharrón) son exquisitas; a continuación las razones.


Para quienes gusten del té y las infusiones, “la yerba mate” es una exquisita experiencia cuya preparación es todo un arte: la pipeta, el mate (recipiente) y la yerba son lo básico para su preparación; se puede beber caliente o frío, dulce o amargo. El chiste está en saber “cebar” (preparar) la bebida y no quemar el mate. El mejor (opinión personal) es el uruguayo. Asimismo, los “charrúas” también ofrecen cortes, alfajores, libros y recuerditos de su país.

República Dominicana: Si te gusta la bachata y la cerveza, éste es un buen lugar. El ambiente cálido y festivo de los dominicanos hace del recorrido por su representación, un momento muy ameno. Por otro lado, la “Quisqueya” es la cerveza representativa del lugar, una bebida un poco agria pero agradable y con seis grados de alcohol. Para los caballeros, las chicas dominicanas del lugar son sumamente amables y bellas, por lo que la foto del recuerdo es obligada.

Argentina: Los mejores alfajores, empanadas, cortes y choripanes están aquí. El aroma a carne y chimichurri son seductores. Por cincuenta pesos podrás degustar un bocado o una cerveza “Quilmes”.

¿Chileno?


Si tienes alguna playera de futbol o algo característico de otro país, llévalo. En el caso de la representación chilena, llevar la camiseta de “La Roja” (Selección Nacional de Futbol de Chile) hizo acreedor de sonrisas, comentarios, cumplidos y tarjetas de contacto a quien escribe. A cada paso que daba la pregunta de los sudamericanos era ¿chileno? O ¿sos chileno? No, mexicano, pero enamorado de su cultura.

Esta delegación ofrece muchas artesanías de cobre y plata, carrizo, dulces y suvenires de la región trasandina, además de una exquisita variedad de vinos de gran calidad.

Ke nako y el lejano oriente

Las regiones de Asia y África están plagadas de misticismo. Sus costumbres son un tanto distantes a las de los americanos, pero también tienen su encanto. En Marruecos, Libia y Egipto mujeres bellas enseñan cómo maquillarse a las chicas que se detienen a preguntar. Hay hombres con gran presencia que venden turbantes y palestinas. Además, por diez pesos graban tu nombre en árabe con henna. Hay que recordar que estas naciones pertenecen a África pero son parte del mundo árabe por su religión (musulmana).

Y ahora que salen a colación, en Irán y Jordania se ponen a la venta decenas de artesanías y cuadros. En cuanto a la comida, el Kebab (carne de cordero) con arroz y ensalada, se sirve por setenta pesos.

Por otro lado, el áfrica subsahariana tiene a coloridos representantes en los nigerianos, cameruneses, ghaneses y keniatas. Son éstos últimos los que se roban el show, puesto que uno de los personajes está vestido con un traje típico de su tribu, con falda de paja, escudo tallado en madera y una lanza, Kenia tiene un representante que contagia su felicidad al ritmo de los tambores africanos y complace a la gente con una foto. Es “Ke nako” que traducido de lengua zulú significa “ya es hora”. Es tiempo de convivir, de celebrar.

Por último está el “África del Pacífico”. Tailandia, Indonesia, Corea del Norte y Corea del Sur, Japón y China muestran al mundo lo mejor de sus platillos. Es un área con mucha aglomeración, sobre todo por aquellos que gustan del ánime.


Música para alegrar el alma

Si se quiere tomar un descanso de los apachurrones entre cada sección, en el escenario se presentan grupos de canto y baile; a partir de las 6:00 de la tarde hay conciertos con música representativa de las naciones que integran la feria; aunque también se presentan más conjuntos entre las 11:00 y 17:00 horas.

Gracias, grazzie, obrigado, thank you.

Seguramente hay algún país que sea del agrado del lector, pero hay dos noticias: la buena es que debido al éxito de la feria, ésta se extendió hasta el miércoles 27 de mayo, la mala es que por ahora habrá que esperar hasta el año próximo. Sólo hay que recordar llevar dinero para comprar suvenires y comida.

La Feria de las Culturas Amigas es un espacio para convivir con personas de diversas nacionalidades, gente con la cual no se tiene un contacto cotidiano. No olvide acarrear consigo la curiosidad; una visita lo hará fan de más de un país.






Bookmark and Share

0 comentarios: