domingo, 12 de octubre de 2014

FACTORES PSICOLÓGICOS EN LA HUMANIZACIÓN DE LAS MASCOTAS

Por Ilse Becerril Castro
México (Aunam). El concepto de perrhijos hace referencia a las parejas, jóvenes y adultas, que humanizan a sus mascotas, principalmente perros, al grado de darles un trato igual o mayor al que darían a sus propios hijos.


Uno de los principales factores que influye en la decisión de tener un perrhijo es la falta de compañía. Según estudios presentados por la Organización Mundial de la Salud, la compañía de algo o alguien eleva la calidad de vida de una persona porque permite un espacio para “vaciar” el estado afectivo; es decir, el estado psicológico implica querer y ser querido, tener atención y ser atendido.

“Si no existe una persona que comparta con otra relaciones de afectividad, es decir, que haya un intercambio afectivo, se puede realizar con una mascota”, asegura la profesora Yolanda Bernal Álvarez.

Yolanda Bernal Álvarez, jefa del departamento de Programación y Evaluación Académica, y profesora de la Facultad de Psicología de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), en entrevista con Aunam, habló sobre algunos de los factores psicológicos que influyen en la decisión de tener un perrhijo.

La decisión de tener perrhijos no sólo recae en parejas jóvenes, pues las personas mayores, quienes buscan compañía debido a la edad, también optan por esta decisión. “Ha habido un cambio cultural con respecto al trato de los animales, se les tiene mucho más respeto y cuidados”, enfatizó la profesora.

En lo que toca a la cuestión económica comentó que sí influye el nivel que se tenga, pues en cuestiones de atención se le ofrecen a las mascotas servicios de dentista, psicólogo, nutriólogo, guardería, estética; sin embargo, este aspecto pasa a segundo término cuando está presente un cambio actitudinal y reconocimiento a las emociones de la mascota, pues ya no se les considera como “objeto de adorno” como antes se pensaba, sino que ahora se toma en cuenta que las mascotas sienten, sufren y disfrutan, al mismo tiempo que aumenta el valor afectivo de la persona al perro.

En cuanto al aspecto de salud, Yolanda Bernal enfatizó: “La humanización extrema de los perros conlleva a cuestiones de insalubridad, pues existe gran cantidad de bacterias en las mascotas, e incluso hay personas que comparten del mismo bocado con éstas”.

Por ende, cabe insistir, en salud sí hay gran afectación, ya que no siempre se tienen vacunados completamente a los perros; los animales no saben de cuestiones que los humanos sí, pues se comen su propio excremento o la basura y con esa misma saliva besan a los niños o adultos en la boca; con este tipo de acciones se generan problemas insalubres pero porque así lo permiten las mismas familias, “si a los perros se les diera un espacio exclusivo, no tan apegado a acciones comunes en la vida familiar, estas cuestiones se evitarían”.

Respecto a la necesidad de las parejas jóvenes por tener perrhijos, la investigadora comentó que un hijo siempre será insustituible, pero cuando una pareja no puede tener bebés por diversas circunstancias, lo compensan de esta manera, eligiendo una raza que se adecue a sus necesidades.

El tener perrhijos también resulta ser un mecanismo compensatorio, pues las mismas parejas jóvenes que no quieren tener hijos o no se sienten preparados, “juegan” a ser padres, y comienzan a humanizar a sus perros.

El exceso de esta humanización va alterando el comportamiento natural del perro, a veces, por ejemplo, los visten con ciertas prendas de ropa que no son necesarias y que incluso llega a perturbar al perro en aras de la humanización; o bien, les ofrecen servicios que realmente no son indispensables para su propia naturaleza.

Es importante que se piense y se tenga en cuenta que los principales factores en que los perrhijos afectan a los humanos son las cuestiones psicológicas, cuestiones de salubridad y sobre todo cuestiones económicas. “Una conducta al extremo es dañina tanto para el sujeto como para la propia mascota”, finalizó Yolanda Bernal Álvarez.



Bookmark and Share

0 comentarios: