viernes, 30 de agosto de 2013

LA DANZA DE “MOROS Y CRISTIANOS”

Ejército Alchileo

Por Alma Rosa Coutiño García
México (Aunam). Moros, santiagueros, Morismas, Sonajas, Concheros o Alchileos, son nombres con los que se conoce esta danza llegada a nuestro país en la Colonia y fue utilizada por los frailes franciscanos para evangelizar a los indígenas.

Considerada una de las danzas más antiguas en nuestro país (según el Doctor Manuel Gamio en su libro “La población del Valle de Teotihuacán” tomo IV p 230), ha sido preservada por tradición por las familias del valle. La danza se efectúa para festejar al santo patrono de algunas localidades del valle, principalmente San Martín de las Pirámides, San Francisco Mazapa, San Sebastian Xolalpa, Santa María Coatlán, San Antonio de las Palmas, Santiago Tolman, Santiago Ixquitlán y Santiago Tepetitlán.

Se cree que su origen sea desde la época medieval (alrededor del siglo XII) en alguna parte del oriente de España cuando se encontró libre de la dominación Sarracena y se realiza en Inglaterra bajo el nombre de “Morris Dance”, en Francia llamándose “De Morisque”, en Alemania con el nombre de “Morisketanzen” y en España como “Danza de Moros y Cristianos”.

Al llegar los frailes (franciscanos, agustinos y dominicos) a la Nueva España, utilizaron diversos recursos para la evangelización, estos se basaban principalmente en el teatro y la danza. Dentro del teatro utilizaban:

El teatro misionero, el cual se basaba en relatos bíblicos, evangelios y en la historia universal; el teatro moralizador que tenía como tema principal la historia sagrada; el teatro Mariano que se abocaba a las apariciones de la Virgen María, y el teatro de Conquista que utilizaba drama y danzas con diálogos que hablaban de combates entre cristianos y herejes, sus temas principales son la conquista de Jerusalén por Santiago y la conquista de México por Cortés.

Los frailes franciscanos consideraron que el teatro de conquista les sería más útil para evangelizar a la población del Valle de Teotihuacán, ya que con él no sólo evangelizaban sino que fomentaban temor y respeto. Para que este tipo de teatro fuera entendido por los indígenas que habitaban el valle, transcribieron los diálogos al náhuatl y los instrumentos musicales que originalmente eran flauta y tambor los cambiaron por teponaztli y chirimía.

Danza de los Alchileos

Alchileo Mayor

A pesar que en gran parte de la República Mexicana la danza de “los Alchileos” se considera la misma que la de “Moros y Cristianos”, en el Valle de Teotihuacán son dos danzas diferentes, aunque muy semejantes, que se bailan simultáneamente cada una en un tablado.

Los vestuarios son totalmente diferentes, la danza de “los Alchileos” utiliza trajes elaborados en dos colores (generalmente rojo o marrón y verde) y portan máscaras, las cuales algunas simbolizan a determinados personajes: Señor Santiago, dos embajadores, Escribano y el abanderado en los personajes cristianos, y en los personajes herejes resaltan Pilatos, Zabario, el Alchileo Mayor, el Alférez y el abanderado. Los demás ejecutantes forman parte de los ejércitos.

La danza de los Alchileos es considerada la más importante en el Municipio de San Martín de las Pirámides y pueblos conurbados porque se dice que fue aquí donde se originó la espectacularidad de las máscaras causaban temor entre los indígenas y los orillaban a la cristiandad, al evangelio, a la doctrina católica.

En esta danza participan tanto hombres mayores como jóvenes y niños al igual que mujeres de diversas edades. La principal razón que los lugareños tienen para participar es la devoción y el valor de tradición que le ha sido inculcado por sus ancestros. Esta participación debe ser mínimo de tres años, y para poder volver a danzar deben descansar otros tres años.

La diferencia de los trajes en una y otra danza es notoria, en esta imagen se pueden apreciar los “santiagos” de la danza de Moros y cristianos en el que es evidente el mestizaje de la cultura mexicana con la española.

Este vestuario es utilizado en la región del Valle teotihuacano, ya que aunque la danza de Moros y Cristianos es representada en la mayor parte de la República Mexicana, el vestuario depende de cada región. Durante el siglo XVI en esta danza se vuelve un espectáculo teatral, se integran dos escenarios donde se muestran palacios y castillos; los diálogos, todos en prosa, se dicen en tonos exageradamente épicos, y en el clima de la conquista de América, se incorporan rápidamente la leyenda y la fantasía integrando a personajes como Moctezuma y Hernán Cortés.

¿Por qué Santiago? Porque fue considerado el más importante patrono de los combatientes cruzados de Occidente, protector espiritual y el mejor luchador contra los infieles según las leyendas. En el siglo XV la danza de “Moros y Cristianos” adopta dos formas: la teatral y el espectáculo de danzas que marcó la estructura de la danza y permitió muchas derivaciones en su mayoría profanas, por lo que pierde el sentido eclesiástico.

Los temas de las danzas de “Moros y Cristianos”. Muestran relación con los cantos de gesta, los romances y anécdotas de caballería. Los patrones creados para esta danza se mantienen firmes. Sin embargo, lo que para el español en España fue ficción, en nuestro país lo vuelve realidad y la danza toma un sentido prácticamente descriptivo de la conquista haciendo creer a los indígenas que Santiago volvía a cabalgar junto a sus hijos predilectos segando vidas infieles.

La voz de la danza a través del pueblo

Señor Santiago acompañado de dos soldados

Para poder participar en esta danza no existe un criterio uniforme que defina quien puede hacerlo, sin embargo sobresalen varones jóvenes y solteros. La selección de los participantes depende de ellos mismos (aunque muchas veces lo hacen por presión familiar, de grupos o por una manda propia o heredada). Los danzantes deben cubrir los gastos de su traje y muchas veces la música, los cohetes y fuegos pirotécnicos que se queman después de la presentación; y si el danzante lo desea, puede comprar algún personaje principal.

En su carácter religioso, ya que se considera una plegaria dancística, la danza de “Moros y Cristianos” obliga al danzante a aprenderse los diálogos, asistir a ensayos, obedecer al maestro, tener abstención sexual y de algunos alimentos, votos de silencio, hacer oración antes y después de cada ensayo.

Al entrevistar a oriundos de las localidades vecinas al municipio, algunas personas que ya han participado en la danza afirman que la “gracia de Dios” les ha bendecido después de haber danzado sin importar en el bando que participen pues esto ayuda a que su progenie no se aparte del “camino del bien”.

El señor José Antonio, nacido en el municipio y bailarín de folclore, participó en la danza en sus años mozos durante tres períodos, esta experiencia la describe como una de las más hermosas que ha tenido, ya que a pesar de las exigencias que la iglesia y los organizadores piden para los participantes, la enseñanza que esta danza le dejó (tanto profesional como espiritualmente) no la podría haber obtenido de ninguna otra manera.

El señor Rodolfo Valencia, principal organizador de la danza desde hace varios años, describe la danza de los alchileos como la historia de una venganza divina así como en La Odisea, en donde el apóstol Santiago lucha contra Pilatos en una colosal pelea para vengar el agravio que es la justa venganza de la cristiandad por la muerte de Jesucristo, favoreciendo la victoria al exterminador sobre los huestes paganos que son los alchileos.

El traidor, el asesino, Pilatos no muere, sino que dramáticamente es enviado a una isla desierta en donde sólo come pan y agua, para que posteriormente vaya a dar a los apretados infiernos.

El mal siempre será castigado, el bien siempre será premiado aquí en la tierra. El cielo y el infierno nunca faltan.

La maestra Julia Martínez de la Rosa comenta que los trajes deben estar llenos de colorido, cuando un traje ha sido demasiado usado, debe ser desechado. Los alchileos deben tener pelucas teñidas de colores vistosos elaboradas de piel de borrego, portar calcetas blancas, zapato negro, pechera roja o verde, casaca dividida en cuatro partes que llega a la rodilla en colores verde y rojo con adorno y fleco dorado, en las aberturas de la falda lleva cascabeles o campanitas que emiten un agradable sonido al bailar, calzoneras bombachas que llegan a la rodilla.

También comenta que lo más importante y lo más difícil son los diálogos, ya que deben pronunciarse en náhuatl, cabe mencionar que en este municipio se fomenta la enseñanza de la lengua así como de danzas prehispánicas. Aquí mencionamos un fragmento de los diálogos con su traducción al español.

SANTIAGO A GALLIN
Yntino teachcautzine yn tinogayintzine octlanelelque,
metahuac can huel motlaco mahuiz tenecopatzinco timohualpa noltizquiaya inipa huan imapa non huey altepetl motenehua Jerusalem timo muiquilizquinya ce amatl nacaztle ce amatl tlacuilote cartazin de Roma.
¡Oh mi capitán siempre esforzado y leal, y por mí muy querido ilustre caudillo!
Ven acá, acércate a mí.
Óyeme, quiero que te vayas preparado para surcar el mar, a fin de que vayas hacia donde está la tierra que nos han quitado, allá donde está aquella mi gran ciudad, la renombrada Jerusalén, a donde llevarás, de parte mía, una embajada secreta, conducirás un documento escrito, una carta firmada por mi mano en esta ciudad de Roma.

El significado de la danza es muy importante para los lugareños que se acercan al tablado para admirarla durante las casi seis horas que dura, sin embargo, el turista mexicano que llega a disfrutar de la fiesta, no le presta la debida atención y casi pasa desapercibida para sus ojos. A diferencia del turista extranjero que se interesa por saber lo que significa para poder apreciarla mejor.

Aunque en las provincias importantes de España la danza de “Moros y Cristianos” ha desaparecido, en nuestro país sigue vigente quizá como un estigma de la atrocidad cometida contra los indígenas, y en todas sus variantes sigue siendo difundida en el repertorio popular mexicano.



Fotos: www.flickriver.com


Bookmark and Share

12 comentarios: