lunes, 27 de mayo de 2013

LA CASA DEL LAGO SE VISTE DE TRAJE CON EL QUINTETO ANÁHUAC


Por Alejandra Ríos de la Fuente
México (Aunam). El Quinteto Anáhuac realizó una extraordinaria presentación en Casa del Lago Juan José Arreola como parte del ciclo de Música de Cámara que se presenta cada sábado en la Sala 2: Rosario Castellanos.

El quinteto está conformado por Arturo Rodríguez, violín I; Evelyn Montiel, violín II; Judith Reyes, viola; Salomón Guerrero, violonchelo y, David Sánchez, contrabajo. Todos, con una sólida formación musical, destacan por interpretar música de cámara clásica internacional o mexicana y contemporánea. En esta ocasión interpretaron “El tango de los cisnes” de Alejandro Sánchez Navarro, quien la creó exclusivamente para ellos, composiciones de Antonín Dvorák, compositor checo y del mexicano Gerardo Meza, entre otros.

David Sánchez comentó que existe un amplio repertorio para el cuarteto de cuerdas clásico -dos violines, viola y violonchelo- porque se escribió en la época conocida como el de la “música clásica” en los tiempos de Mozart, Beethoven, etc. El quinteto es una extensión del cuarteto, en el que ya se incluye al contrabajo, y su ventaja es que puede abarcar el repertorio de aquel más el de una orquesta de cámara.

Este quinteto de profesionalizó hace aproximadamente tres años en su presentación oficial en primavera de 2010 y en la segunda y tercera edición del Festival Cultural Internacional de Música Sinfónica de Argel (norte de África) en el invierno de 2010 y 2011. Han participado en la 25ª edición del Festival Internacional de música Universitaria de Belfort, Francia, así como también en el Festival Cultural Alfonso Ortiz Tirado en 2012 en Álamos, Sonora.

No cuentan con algún tipo de apoyo gubernamental o institucional; suelen ir a los conciertos sin recibir viáticos o alguna paga a cambio, excepto en los festivales. El contrabajista señaló que esto no debiera ser así porque invierten muchas horas de ensayo para cubrir un programa y, a pesar de que todos tienen un trabajo aparte –Evelyn Montiel, educadora; Arturo Rodríguez, Judith Reyes y Salomón Guerrero, integrantes de la Orquesta Sinfónica Nacional y, David Sánchez, composición de diversos géneros-, también deberían recibir algo a cambio.

En el quinteto, expresó el músico, todos son una especie de director. En la música de cámara, este puesto suele interpretarse por el concertino o el violín; pero cuando de pronto alguien tiene que entrar en un pasaje, y no necesariamente es el primer violín el que está tocando, pueden voltear hacia el chelo o la viola, todo depende de la música. “Es un trabajo de cinco personas que tocamos, dirigimos y estamos creando una interpretación musical basadas en las experiencias personales de cada quién”, puntualizó el contrabajista.

Tienen planes de grabar su segundo y tercer disco –el primero fue de música mexicana-. Además, en septiembre tienen planeado ir a la Universidad Veracruzana, en Xalapa, para dar un curso de orquesta de cámara e impartir clases maestras a los alumnos de dicha universidad, como también la realización de un concierto.







Bookmark and Share

0 comentarios: