lunes, 18 de marzo de 2013

EL ESTRÉS NO MATA, Y LA CURA ESTÁ EN LA ACTITUD: LENIN PAVÓN

Por Mariana Sánchez Cuazitl
México (Aunam). La gente piensa que el estrés es dañino, pero no sabe que también tiene beneficios, porque funciona como un mecanismo de adaptación que permite anteponerse a ciertas circunstancias, “no es el estrés lo que nos mata, sino la respuesta en nuestro cuerpo, que bien puede ser positiva o negativa para la salud”, aseguró el doctor Lenin Pavón Romero, fundador de la Sociedad Mexicana de Neuroinmunoendocrinología.

El endocrinólogo Hansel Meyer fue el primer en estudiar el estrés, en la década de los 50, y lo definió como una respuesta ante los estímulos del entorno y uno más de los procesos fisiológicos que suceden en nuestro organismo, relató Pavón Romero, quien se dedica al estudio del funcionamiento del cerebro y sus relaciones con los sistemas endocrinos e inmunológicos.

Cuando la gente se estresa empieza a secretar hormonas, neurotransmisores y citosinas, lo que provoca una interconexión que nos pone en un estado de resistencia para evitar ser afectados por estímulos físicos y psicológicos de nuestro entorno. Por el contrario, cuando el ser humano percibe su alrededor con tensión y hastió, el estrés se vuelve un problema y lo hace susceptible a sufrir enfermedades.

Según el especialista, existe el estrés físico cuando hay infecciones o lesiones causadas por virus, hongos o parásitos; y psicológico cuando las personas perciben su entorno con mucha o poca tensión.

Expuso que ante esos estímulos, hay diferentes tipos de respuestas que dependen de la duración de éstos. “Si el estimulo causa tensión y dura por largo tiempo se llama estrés crónico y provoca que las personas sean más susceptibles a la depresión, la esquizofrenia e inclusive al cáncer”.

Otro tipo de estrés que dura sólo un instante y se le conoce como agudo, se puede originar cuando la persona se somete a un trabajo mayor que el habitual. Las consecuencias de padecerlo son el brote de ronchas y la susceptibilidad a contraer alergias.

El estrés en nuestra vida diaria

“Muchos elementos de nuestra vida son de tensión, pero ya sabemos qué hacer con ellos, y todo aquello para lo que tenemos experiencias exitosas, se le llama carga aleostaica”. Cuando sucede esto, el estrés nos motiva a hacer las cosas, sin generar daños a nuestro organismo, simplemente nos motiva a realizar nuestra actividades cotidianas, explicó Pavón Romero.

Hay otro estado de llamado sobrecarga aleostática, y surge cuando estamos sometidos a algo novedoso y no tenemos experiencias exitosas o no lo recordamos, eso puede causar un ligero estrés que por ser momentáneo no causa daños a la salud.

Por el contario, mencionó que cuando “todo nos perece tenso y nos cuesta vivir, trabajar, o ir a la escuela, puede aparecer el estrés crónico”, comentó. Ante esta situación recomendó que los seres humanos deben disfrutar sus actividades cotidianas y apreciar lo mejor de ellas; o de los contrario al percibir un entorno de hastió, las personas se vuelven más susceptibles a las enfermedades.

“El estrés no enferma, lo que nos enferma es la respuesta que tenemos ante la vida y a sus circunstancias”, concluyó Lenin Pavón, en la conferencia impartida en el marco de la Semana del Cerebro, celebrada del 11 al 17 de marzo en el Universum.








Bookmark and Share

0 comentarios: