sábado, 30 de marzo de 2013

BEBIDAS Y RITUALES DE MÉXICO Y EL MUNDO

  • Estudiantes y profesores de México, Rusia, Inglaterra, Corea, Japón y Congo participaron en el evento organizado por el CELE, que tuvo como invitados a estudiantes del CEPE.

Por Elizabeth Avilés Alguera
México (Aunam). La línea de investigación Lengua y Cultura del Departamento de Lingüística Aplicada del Centro de Enseñanza de Lenguas Extranjeras (CELE) llevó a cabo el evento “Bebidas y rituales”, coordinado por Marisela Colín, profesora de portugués del Centro, con la participación de Emma Jiménez Llamas, profesora de inglés en el CELE y de español en el Centro de Enseñanza para Extranjeros (CEPE).

Interpretar y difundir a través de charlas en diferentes idiomas la manera de ingerir bebidas en diversos países del mundo fue el propósito del evento. Estudiantes y profesores de América, Europa, Asia y África participaron dando a conocer las características y cualidades de bebidas representativas de su país.


La profesora Natasha Alexandrovna fue la primera en presentar la ceremonia rusa del té. “El té negro siempre es tomado en Rusia. Todo el tiempo se ve a las personas con una taza en la mano. Desafortunadamente, en México no hay lugares donde se venda un buen té porque no lo saben preparar”, manifestó.

En la antigüedad, el té era representativo de la clase aristocrática. En la actualidad, personas de todos los niveles sociales lo beben. La profesora recalcó la importancia de tomar té en tazas de porcelana delgadas y del samovar (recipiente ruso para hervir agua) como parte del ritual.

La profesora María del Carmen Contijoch expuso también sobre el té, pero en Inglaterra. La principal característica de este país es que se sirve con leche y acostumbra acompañarse con sándwiches. “A partir de esta bebida, se ha generado toda una industria”, refirió. “Para los ingleses, cualquier pretexto es bueno para ingerir té por ser una bebida confortante”, agregó.

De origen náhuatl, el tepache es una bebida de maíz fermentado preparado con anís, canela, chile ancho, agua y pulque característica de México y que se extiende a la comida internacional. “Significa cultura, historia y también familia”, dijo Elsa del Valle Núñez, profesora de Náhuatl y habitante de Tlaltenco en la delegación Milpa Alta.

El Guk hwa-ju, el sojú y el té de yuja son bebidas representativas de Corea. La primera tiene 900 años de tradición. Se prepara con agua, levadura, sojú, arroz dulce, arroz blanco y medicinas herbales. Es buena para quitar el dolor de cabeza, recuperar el apetito y mejorar la salud, explicaron las alumnas coreanas Marie Kwon y Yena Heo.

La segunda posee 20 por ciento de alcohol y se compone de arroz fermentado. “Se toma para brindar por cosas buenas, pero quien bebe no debe mirar al anfitrión. Excepto en las reuniones entre amigos”, aclaró el alumno Park Seongjae.

El té de yuja proviene de una fruta que en apariencia es semejante a una naranja pequeña. Se toma en invierno y es buena para “la gripe, belleza de la piel, dietas y resaca”, dijo la estudiante Kim Soohyun.


El sake es de Japón y se prepara con arroz descascarillado, levadura y agua. Puede beberse caliente, frío o templado, en jarritos y vasos especiales. Es símbolo de purificación. “Mientras en México sólo se venden 3 o 4 marcas, en Japón existen más de 10, 000 marcas de sake”, mencionó Sasayama, Masaji.

En el Congo se acostumbra ingerir el Lutuku. Se compone de maíz y mandioca, ingredientes básicos de esta bebida tradicional. El proceso de preparación tarda una semana. Es signo de reconciliación y unidad. “Por esta razón, todos beben de un solo vaso”, refirió Venance Kalombo Ilunga.








Bookmark and Share

0 comentarios: