viernes, 8 de junio de 2012

SE PRESENTA CONCIERTO MI BEBÉ Y MOZART, POR PRIMERA VEZ EN EL DF


Por Marlene Valero
México (Aunam). Este 28 de julio, el Lunario del Auditorio Nacional se llenará de música clásica y colores, ya que por primera vez se presentará en esta ciudad el concierto Mi bebé y Mozart, del pianista y compositor Joel Juan Qui, el cual consiste en la estimulación auditiva y visual para niños de hasta seis años.

María Gabriela, su hija, es con quien ha experimentado los beneficios del ‘Efecto Mozart’. “Mi niña tiene sólo 3 años y ya está aprendiendo una tercera lengua, le gusta tocar el piano, cocinar, crear cuentos, pequeñas historias y también construir edificios con sus juguetes”, explicó el músico, en entrevista con Aunam.

La idea de este proyecto se concretó a partir de que el músico se iniciara en la etapa de paternidad, aunque ya al conocer la musicoterapia en la Universidad de Guadalajara (UdeG) había leído algunos estudios del ‘Efecto Mozart’, principalmente de Donald Cambell, científico social reconocido por dichas investigaciones.

Joel Juan Qui es de ascendencia china, estudió en la Escuela de Música de la Universidad de Guadalajara y en la de Guanajuato, es maestro también en Ciencias de la Educación con especialidad en pedagogía, por el Instituto Superior de Investigación y Docencia para el Magisterio.

Dicho concepto para bebés, aseguró el pianista, consiste en una serie de beneficios que los pequeños obtienen al escuchar música de Wolfang Amadeus Mozart a temprana edad. Tienen más capacidad de retención, estimula el lenguaje, la concentración, la coordinación motora, desarrolla la inteligencia y la creatividad. Qui mencionó que es bueno que desde el vientre de la madre, los bebés tengan contacto con estas composiciones musicales.

Las piezas seleccionadas para la grabación del material discográfico, titulado Mi bebé y Mozart, son pequeñas sinfonías creadas por el gran autor cuando tenía tan solo 5 y 8 años de edad. La producción musical también contiene animaciones diseñadas específicamente para este proyecto, realizadas por Axell Espinoza, quien trabaja en concordancia con Joel Juan Qui; las cuales consisten en dibujos en movimiento como barcos, mariposas, estrellas al igual que imágenes de la naturaleza, su duración es de 31 minutos.

Joel Juan Qui lleva alrededor de 5 años con el proyecto y asegura que los niños necesitan este tipo de estímulos para su buen desarrollo, el cual también ayuda a despertar el interés por la música clásica, así como de las ciencias exactas y humanas, creando así nuevas generaciones sensibles a estos aspectos de la vida.

En la víspera del recital que ofrecerá por vez primera en el Distrito Federal, el pianista agradeció a su esposa, su hija y a Axell, por su apoyo en dicho trabajo, así como a la presencia de Dios en su vida.









Bookmark and Share

0 comentarios: