lunes, 24 de octubre de 2011

ANALIZAN ESPECIALISTAS EFECTOS DEL CAMBIO CLIMÁTICO EN LA SALUD

Por César Fuentes
México (Aunam). Los daños que el cambio climático produzca en la Salud, dependerán de la vulnerabilidad de las personas y de la capacidad de éstas para adaptarse, coincidieron Investigadores en el Congreso Nacional de Cambio Climático 2011.

Dentro del panel Salud y Cambio Climático, realizado en la Facultad de Medicina de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), los participantes apuntaron que es necesario realizar estudios precisos para determinar qué zonas del país son más vulnerables y susceptibles a sufrir daños en la salud debido a las alteraciones del clima.

Explicaron que determinar las zonas vulnerables requiere de estudios específicos en cada área, para que, a través de monitoreo, mediciones y creación de vectores pueda establecerse un mapa general de los riesgos por zona.

Al respecto, Horacio Riojas, director de Salud Ambiental del Instituto Nacional de Salud Pública, reconoció que los problemas de salud relacionados al cambio climático aún no están del todo en la agenda. Y por lo tanto, no se ha establecido de manera estatal, un índice de vulnerabilidad que permitiría generar acciones.

Pero afirmó que, de acuerdo a investigaciones, se han podido ya establecer algunas zonas de riesgo y explicó un tanto el panorama nacional: “Tenemos claro que en la mayoría de los estados donde la temperatura va en aumento habrá brotes de calor y los más afectados serán los niños, los ancianos y los trabajadores agrícolas.”

Mientras que las ciudades tendrán un aumento de enfermedades respiratorias relacionadas con un mayor número de días con altos niveles de ozono; el Sureste por su parte tendrá problemas de inundaciones y la zona costera se verá afectada por la escasez de alimentos, apuntó Riojas.

A su vez, María del Carmen Calderón Ezquerro, responsable de la Red Mexicana de Aerobiología (Rema), expuso la importancia en la Investigación del cambio climático, pues éste afecta la producción de polen de plantas y árboles, fenómeno que ha causado que se incrementen en personas vulnerables o sensibles al polen; hasta en un 30% las enfermedades de tipo alérgico; en especial la polinosis, que es la inflamación de la mucosa nasal, conjuntival y/o bronquial causada por alérgenos contenidos en los granos del polen.

Por su parte, Alfonso Mercado, encargado del Programa sobre Ciencia, Tecnología y Desarrollo (Procientec) del Colegio de México; describió un estudio realizado en una población tarahumara para determinar el grado de vulnerabilidad de ésta y saber si su población era capaz de adaptarse al cambio climático.

El estudio arrojó que dicha comunidad sí es capaz de afrontar las variaciones climáticas a través de varios mecanismos, como son; el uso de la herbolaria en combinación con la medicina moderna, a través del Sistema de Salud y con el apoyo de Instituciones religiosas y Organizaciones no gubernamentales, afirmó.

Mientras que Guadalupe Garibay, coordinadora de la maestría en Ciencias de la Salud ambiental de la Universidad de Guadalajara, recalcó que los elementos que permitirán establecer el grado de vulnerabilidad de la población son sus características biológicas, sicológicas y sociodemográficas. Para lo cual “se requiere incidir en las condiciones de pobreza y rezago, establecer programas de prevención y reducción de riesgos; así cómo establecer sistemas de alerta”, consideró la académica.

Tras los planteamientos anteriores, los investigadores concluyeron que es fundamental el apoyo a la investigación y la intervención y creación de Políticas Públicas en materias de salud y cambio climático, pues hay que pensar, cuestionaron: “cuánto nos va a costar no hacer algo.”




Bookmark and Share

0 comentarios: