miércoles, 21 de septiembre de 2011

LA BELLEZA ÚNICA DE BRASILIA EN EL CCUT


Por Angélica Jackeline Ferrer Campos
México (Aunam). El Centro Cultural Universitario Tlatelolco recibe en sus instalaciones a una de las exposiciones elegidas para el festival Fotoseptiembre, dentro el proyecto “Encuentro Brasil-México: Zonas de Experiencia”: Foto Instantánea: Recuerdos de Brasilia del fotógrafo brasileño Joaquim Paiva.

La muestra está dividida en nueve pequeñas secciones que muestran la cotidianidad de la capital de Brasil en las décadas de 1970 y 1980. La primera sección se titula Estación de autobuses (1982-1983), en la que se encuentran imágenes de vendedores ambulantes, de personas que están a punto de abordar el autobús haciendo grandes filas y cargando equipaje pesado. La segunda parte llamada Torre de Televisión (1983), trata de reflejar la personalidad de cada niño, mujer, pareja, hombre o joven que posa para el lente de Paiva.


Pacotão (Paquete) es la tercera división de la exposición, en la cual se aprecian disfraces para festivales escolares, una mujer que lleva una manta con la leyenda “Mulheres vamos a luta” (Mujeres vamos a luchar) y grupos de amigos trabajando o jugando; esto se dio entre 1987 y 1988. El cuarto punto es Valle del Amanecer (1982-1983), que muestra la ciudad fundada por Tia Neiva, creadora de una secta donde se combinaban religiones espiritistas y mágicas locales como Umbanda, Umbanda Blanca (también conocida como kardencista) y cristianismo.


El quinto apartado se llama Núcleo Bandeirante (1970-1972) y expone la belleza de las mujeres, niños y ancianos de la localidad. Las vacaciones y la diversión familiar al rayo del sol llegan con Piscina Agua Mineral (1987-1988), sexta sección. Cielos (años ochenta), está conformado por fotografías del campo y la ciudad en distintos momentos del día; es la parte séptima de la muestra.


Ala Sur es la penúltima parte de la exposición y se enfoca en mostrar departamentos y calles de una forma especial: tomando diagonalmente la imagen. Por ejemplo, hay dos fotografías donde la banqueta simula que el edificio está inclinado en la vida real. Mientras que Fotos de Fotos (1970-1980), evocan momentos que muchas veces los espectadores dejan pasar por ser parte de su vida diaria, como ver los automóviles avanzar o detenerse a observar los puestos de artesanías o comida.

La exposición conformada por 146 fotografías en su mayoría a color, presentan la visión del también ex diplomático, que tiene como propósito demostrar que “no son un registro emblemático de las significaciones históricas o simbólicas de sus objetos, sino un instrumento de acercamiento y relación… Brasilia se torna el espejo de todo el país, el espejo para una brasilidad exhaustivamente buscada por todos y revelada en la belleza única y sorprendente de las cosas y personas cercanas”, escribió para la muestra el curador Evandro Salles.







Bookmark and Share

0 comentarios: