sábado, 23 de julio de 2011

INTERCAMBIO DE ESTUDIANTIL, INTERCAMBIO DE IDEAS

Por Laura Patricia Lanuza Cuatepotzo
México (Aunam). La Facultad de Ciencias Políticas y Sociales (FCPyS) es una de las que reciben un mayor número de alumnos extranjeros, aproximadamente 70 al semestre según la maestra Verónica Camero Medina, jefa del Departamento de Intercambio Académico de la institución, quienes intercalan materias con otras facultades como: Filosofía o Economía, pues sus programas son similares a los revisados en las otras universidades.

La Movilidad Estudiantil es la posibilidad que ofrece la UNAM de llevar a cabo intercambios internacionales o nacionales durante un periodo de tiempo, con el fin de que los alumnos aprovechen los vínculos que se tienen para mejorar no solamente en el ámbito profesional y académico sino también en lo personal. Esto mediante una mejor comprensión de expresiones culturales y sociales que conforman al mundo entero.

Según Camero Medina, la Movilidad Estudiantil es la oportunidad que se les brinda a los alumnos de alto rendimiento académico de ir a cursar algunas materias a universidades nacionales y extranjeras. En la Facultad ya mencionada hay dos tipos de movilidad: la nacional e internacional.

Movilidad Estudiantil Nacional

Todo tiene una organización, y la Movilidad Estudiantil Nacional no es la excepción, el Espacio Común de Educación Superior (ECOES) es la institución encargada de agrupar a las universidades e instituciones de educación superior públicas de México adscritas al programa de intercambio y establecer los parámetros a seguir en el convenio, ésta institución es dependiente de la UNAM.

Camero dice que son pocas son las universidades que tienen el honor de entrar al convenio, puesto que sólo son aceptadas aquellas que demuestren: ser instituciones destacadas y notables, poseer un patrimonio histórico-cultural y tener un buen nivel académico.

Según la página oficial de Espacio Común de Educación Superior (ECOES) éste fue creado con distintos fines entre ellos: entablar relaciones cordiales y de cooperación entre las universidades participantes, crear responsabilidades compartidas, establecer acuerdos que permitan compartir la utilización de la infraestructura científico-tecnológica; facilitar la movilidad de estudiantes por medio de programas de intercambio y promover la colaboración de las Instituciones Integrantes en distintas actividades.

“De aquí de la Facultad de Ciencias Políticas, casi nadie pide intercambio al interior de la República, porque ya están en la mejor universidad del país, más bien los de provincia quieren venir”, comentó la jefa del Departamento de Intercambio Académico al referirse a la baja demanda de intercambio nacional desde la FCPyS.

Por desgracia no se puede dar la oportunidad a todos los alumnos de la Facultad de irse de intercambio a otro lugar, por tal motivo, los requerimientos son estrictos: ser alumno regular y de tiempo completo, tener un promedio mínimo de 8.5, llevar a cabo todos los trámites, cubrir por lo menos el 60% de los créditos y contar con un seguro médico.

El ECOES proporciona sólo tipo de beca de manutención equivalente a $5,000 (cinco mil pesos) mensuales, los cuales son depositados en una cuenta bancaria, En cuanto a las Instituciones de Educación Superior (IES) normalmente exentan a los alumnos becados del pago de colegiatura. Lo único que corre a cargo de los estudiantes es cubrir el costo del transporte.

El ECOES está compuesto por 39 instituciones de educación superior, dispersas por todos los estados de la República Mexicana. Entre las más importantes destacan, la Universidad Autónoma de Baja California sur, la Universidad de Sonora, Universidad Autónoma de Chihuahua, Universidad Autónoma de Sinaloa, Universidad de Guanajuato, Universidad Veracruzana, Universidad Autónoma de Puebla, Universidad de Ciencias y Artes de Chiapas, el Instituto Politécnico Nacional, La Universidad Autónoma de México, entre otras.

Movilidad Estudiantil Internacional

La Movilidad Estudiantil Internacional es la facilidad otorgada a los alumnos de viajar a otro país a estudiar por un semestre o dos máximo. La Dirección General de Cooperación e Internacionalización (DGCI) a través de una pequeña ramificación llamada Oficina de Fomento a la Internacionalización (OFI) se encarga de realizar los intercambios internacionales a alguna de las distintas Universidades con las que se tiene convenio.

La oferta está abierta para cualquier estudiante que cumpla con el perfil requerido y además debe estar dispuesto a llevar a cabo actividades escolares lo mejor posible y de tiempo completo.

Es difícil pero no imposible obtener una beca

“Obtener una beca no es cuestión sencilla pues éstas únicamente son para alumnos de alto rendimiento académico”, señaló Verónica Camero, quien comentó que entre los requisitos elementales esta: tener cubiertos como mínimo los créditos de cuarto semestre, no adeudar materias y jamás haber reprobado una, promedio mínimo de 9 y haber acreditado el examen TOEFL, IELTS y/o de otro idioma según lo establezca la institución destino.

Cabe señalar que no sólo se llevan a cabo intercambios a nivel licenciatura sino también en posgrado, en la maestría o doctorado. El doctor en Ciencias Políticas Ricardo Román Gómez Vilchis también profesor de la FCPyS destaca que los requisitos son mucho más estrictos para un posgrado pues además de lo mencionado se requieren, tres cartas de recomendación, una de propósitos y un examen.

Según el Secretario de Asuntos Estudiantiles de la FCPyS, Humberto Pineda, al problema principal que se enfrentan los aspirantes es el idioma, pues cada institución pide un nivel diferente de dominio de éste, algunos aceptan el examen del Centro de Enseñanza de Lenguas Extranjeras (CELE) y otros más exigentes piden el TOEFL que se hace en las embajadas.

A diferencia de los académicos el profesor Gómez Vilchis mencionó que en experiencia propia, el problema más grande al que se enfrentó fue el cambio radical de cultura, pues no le fue fácil acostumbrarse a un nuevo sistema.

“En todas las facultades se piden cosas distintas, es por eso que en la página de internet se requiere una cosa y en las escuelas otra” afirmó Camero Medina, como justificación a esto, dijo que la demanda variaba de acuerdo con la facultad o universidad, por lo cual a veces se tiene que ser más riguroso en lo que se solicita.

Existen dos formas de ir a un intercambio internacional, mencionó la maestra Camero Medina: la primera forma es sólo con un apoyo por parte de las los instituciones de educación superior sin soporte económico y, otra más, es con una beca de manutención (la cual se empezó implementar apenas hace un año) y dura aproximadamente los 4 meses que el estudiante está en el extranjero.

La beca de manutención como ya mencioné tiene poco de haber sido creada, y según la maestra Camero ha tenido gran éxito, pues ahora gracias a ella hay más posibilidades de que alumnos con menores recursos puedan ir a estudiar a otro país y conocer un nuevo sistema educativo.

El monto que se otorga al becario de la nueva modalidad de Movilidad Estudiantil dependerá del país al que vaya, para eso primero hacen un estudio socio-económico de la nación y con base en ello aprueban un presupuesto que se entrega en su totalidad al inicio del semestre.

Existe también otra institución dependiente del gobierno, el Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt), que brinda una beca por tres años a quienes deseen realizar un posgrado en otro país. Este programa fue el que aprovechó el profesor Ricardo Gómez para irse a la Universidad de San Diego California a realizar su doctorado.

El convenio que tiene la UNAM con universidades extranjeras se extiende casi por todos los continentes y en varios países, todas las instituciones de educación superior tienen un excelente nivel académico por tal motivo se garantiza que quienes tengan la fortuna de ir de intercambio recibirán una excelente formación.

En cuanto al aprovechamiento que se le da en la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales a estas facilidades, la jefa de Intercambio Académico añadió que ha mejorado desde la introducción de la nueva beca, señaló que gracias a ella ahora aunque todavía son pocos los lugares que se pueden ofrecer son más que antes de, hace año y medio sólo se otorgaban 7 plazas y ahora se dan 30 es decir aumentaron a más del cuádruple.

Hace falta divulgación de la Movilidad Estudiantil


Para la justificar la falta de difusión que se le ha dado a la Movilidad Estudiantil, Verónica Camero dice que preferían sólo sacar una convocatoria en la Gaceta de la FCPyS dada la carencia de lugares, sin embargo gracias a la nueva beca se ha hecho mayor labor de propagación para que sean aprovechadas debidamente.

“la difusión es responsabilidad de toda la UNAM, no sólo de los alumnos” declaró Vilchis al hablar de la falta de propagación de los intercambios internacionales, pues afirma que la institución debería mostrarse más interesada en motivar e informar a los estudiantes acerca del tema.

Un sondeo de opinión realizado a 60 estudiantes de las cuatro carreras de la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales acerca de los programas y becas de Movilidad Estudiantil Internacional, arrojó que tan sólo el 10%, conoce bien el tema, mientras que el otro 90% sólo sabe algunas acosas que han escuchado, argumentan su desconocimiento diciendo que no hay una buena difusión por parte de los encargados de la actividad.

A todos los sondeados les interesaría ser parte activa de la Movilidad Estudiantil e ir a otros lugares del mundo a experimentar cosas nuevas, sin embargo el 75% de ellos ven muy lejana la posibilidad de poder llevar a cabo ese anhelo y por tal no les interesa informarse a fondo acerca del tema.

Los estudiantes coincidieron en que los intercambios internacionales son una experiencia académica humanamente enriquecedora para cualquier compañero que tenga la oportunidad de ir. Lo que más les atrae es la convivencia con las personas del país receptor y conocer el lugar y cultura a fondo.

Países más solicitados para intercambio

Según la página de la DGCI algunas de las universidades más destacadas y requeridas son: en Canadá la Universidad de Montreal, en E.U.A. la Universidad de Arizona, en Colombia la Universidad de los Andes, en Chile Universidad de Artes, Ciencias y Comunicaciones, en Francia Université Lille, en España Universidad de Valencia y Universidad de Barcelona, en Alemania Freie Universitât Berlin, en Italia Unoversitá degli Studi di Siena, entre muchas otras.

El secretario de Asuntos Estudiantiles, Juan Pedro Antonio Chávez y la jefa del Departamento de Intercambio Académico coinciden en que lo mejor de la movilidad es el beneficio de convivir con gente de diferentes costumbres y creencias así como el conocimiento de otra nación, además se da un crecimiento tanto académico como humano, señalan los funcionarios.

“es una experiencia que permite crecer, madurar y encontrarse a uno mismo” así describió el doctor en Ciencias Políticas su vivencia, y en cuanto a la parte académica dijo que había encontrado mayor sistematización y organización en las actividades, lo cual le ayudó a manejar mejor sus actividades cuando regresó a México.

Por otra parte el doctor Gómez Vilchis piensa que la UNAM no es en totalidad una institución internacionalizada, pues mencionó que en realidad no hay una convivencia profunda con los alumnos extranjeros y nacionales. Él propone que se realicen actividades que propicien una mejor comunicación entre los estudiantes y con ello fortalecer también el sentimiento de identidad de los internacionales.

Gran experiencia, pero sólo para unos pocos

Humberto Pineda a modo de comentario dijo ver una maduración importante en sus alumnos que han ido a otros países a tomar clases, incluso muchos vuelven con objetivos fijos y una mayor motivación y formación con lo cual los profesores Pedro A. Chávez y Ricardo Gómez Vilchis concordaron.

“Todos los estudiantes que enviamos son alumnos de alto rendimiento, por tal no tenemos muchos problemas de reprobación en las Universidades Extranjeras” dijo Camero Medina, en caso de que reprobación la UNAM lo asienta en un acta de sus historiales y por obvias razones se atrasa con las materias que debe llevar.

Para Antonio Chávez el intercambio académico es parte de un flujo de personas, el cual considera necesario para crecer profesionalmente, argumenta que en un intercambio se puede dar un contraste de educación, ideología y formas de vida, además se incorpora una experiencia nueva de socialización.

Mencionó también no estar de acuerdo con la forma en que se eligen a las personas que viajan a otros países. “no siempre los mejores promedios son los mejores estudiantes” afirmó, sustenta diciendo que en ocasiones el factor económico puedo influir en que un alumno tenga un buen promedio o no, cosa que también dijo Ricardo Gómez es decir para alguien con buena economía es más fácil lograr una buena calificación.

En contraste el doctor Gómez Vilchis cree que sí es muy importante una buena calificación, pues denota perseverancia y dedicación, aunque coincide con el economista en que no demuestra la inteligencia de un alumno.

Para hacer una mejor selección de los becarios Antonio Chávez propone que se establezca un comité de evaluación, el cual se debe integrar por profesores que conozcan a los perfilados y puedan hablar de su desempeño para deliberar quien merece la beca.

“Es más recomendable hacer un intercambio durante la licenciatura que en un posgrado” dijo el doctor en Ciencias Políticas, argumentó que en la licenciatura se pueden desarrollar mejor las habilidades así como conseguir más fácilmente un campo de trabajo o interés, además resulta muy alentador lo cual lleva a los estudiantes a perseguir cada vez mejore metas.

Por último Antonio Chávez compartió un dato curioso, “se ha dado el fenómeno de que ahora los estudiantes de escuelas privadas como La Salle, piden sus intercambios académicos en la UNAM, anteponiéndolos, sobre escuelas internacionales”, con lo cual resaltó la importancia y el valor académico que se tiene en la UNAM y específicamente en la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales.

Uno de los tantos pero tan pocos afortunados

Sentado en las oficinas de asuntos escolares de la Universidad de Santa Bárbara en California, Rafael Sánchez Cruz, esperaba la resolución del director para saber si sería aceptado en el programa de Movilidad Estudiantil Internacional, por fin la respuesta se le da y es positiva, ¡Rafael fue aceptado en la UNAM!

El último día en su país por varios meses, Rafael Sánchez Cruz aprovechó para hacer todo lo que quiso, “comí toda la comida que pensé iba a extrañar”, dijo echando su cabeza cubierta por espeso pelo castaño oscuro hacia atrás, se agarró la rodilla y encorvó su escuálido cuerpo, luego se pasó los dedos por la nuca y sonrió con los ojos perdidos en el cielo recordando todo lo que comió ese día.

“El equipaje ya estaba listo desde un día antes”, afirmó y meneó la cabeza positivamente, de su pantalón azul bombacho de desgastada mezclilla sacó un pañuelo desechable, se secó el sudor pues el sol era agresivo e implacable, apenas se podía soportar en aquella jardinera de piedra cubierta por la sombra de árboles flacuchos, bebió un poco de agua y prosiguió con el relato.

El nerviosismo por el viaje, hacía a Rafael revisar una y otra vez que todo lo que necesitaba para su nueva experiencia estuviera en orden y no le faltara nada; ropa, zapatos, sus característicos lentes cuadrados, una grabadora, libros y, desde luego sus preciados papeles de identificación estaban listos, sólo era cuestión de tiempo.

La camisa a cuadros verde de Rafa empezaba a sufrir los estragos del calor excesivo, unas manchas acuosas aparecieron, pero su voz jamás se cansaba de hablar. “Me costó mucho que me diera la beca de la DGCI”, le pidieron su historial en inglés y español, su currículo, un ensayo de sus propósitos a cumplir, dos cartas de recomendación y buen promedio.

Al preguntarle por su experiencia en México, contesta inmediatamente “No cambiaria mi estancia en este país por nada”, dice haber encontrado su pasión, la investigación, y expresó su deseo por regresar al país “quiero volver para hacer una indagación acerca del español de México, yo creo que en unos dos años más”, tuerce la boca y sube la ceja derecha.

Algunas de las diferencias que Rafael encuentra entre la Universidad de Santa Bárbara en California y la UNAM en el DF, es la gran competencia que hay entre los compañeros, el análisis de los temas, y la calidez de la mayoría de las personas, que existe en México y en específico en la FCPyS.

“Me llevo a California un gran crecimiento académico y profesional, gracias a la UNAM” muestra una mueca de orgullo, y cruza la pierna izquierda, luego abre los ojos y se echa un dulce a la boca “me gusta el ambiente aquí, las amistades son de las únicas cosas que se parecen en ambos países” suelta una pequeña carcajada y se sube sus lentes cuadrados de armazón negro con el dedo índice.

El 10 de junio será el último día que Rafael esté en México, ahora gracias al intercambio dice sentirse más seguro de lo que quiere y lo que le apasiona. “Ahora me será difícil irme a California, extrañaré aquí” dijo en voz baja mirando hacia el horizonte y con una sonrisa miedosa que apenas si hacia una curva en su boca.

En menos de un mes se termina la beca para Rafael, ahora considera a México su segunda tierra y sin dudas pretende volver. “La experiencia me ayudó a conocer una forma distinta de cultura y enseñanza, me gustó ahora podré combinar lo que sabía con lo que aquí aprendí”, dice sonriente y guiña el ojo derecho en señal de complicidad. Entonces Rafa se levanta, se despide y se aleja dando pasos largos con aquellos zapatos como de payaso de color gris.

La invitación a conocer a fondo el tema de los intercambios internacionales y desde luego a postularse para ganar una beca está abierta para todos los compañeros, también para que lo tomen como un aliciente para ser estudiantes de excelencia y alcanzar metas como esta, con lo cual se verán beneficiados en todos los aspectos.


Bookmark and Share

0 comentarios: