lunes, 21 de febrero de 2011

LEONES DE MICROBÚS

Por Angélica Jackeline Ferrer Campos
Mèxico (Aunam). El microbús que sale del metro Deportivo 18 de Marzo se dirige hacia la colonia C.T.M el Risco, haciendo escala en la Basílica de Guadalupe, la Delegación Gustavo A. Madero, Colonia Martín Carrera y parte de la Ampliación Gabriel Hernández. Quién conoce toda esa travesía, puede darse cuenta de que no es un muy buen lugar para tener objetos de valor a la vista ni mucho menos verse elegantes, porque no tardarán en abordarles algunos sujetos con el fin de llevarse su dinero (o de menos, su tranquilidad).

No obstante, los personajes que abordan la unidad suelen ser muy singulares: señoras con vírgenes o santos, fieles a su catolicismo, niños del Colegio Amauta (cerca de la Basílica de Guadalupe), reggaetoneros y personas de traje o ropa un poco formal, que van de regreso a casa.

Sin embargo, en todos los viajes alguna persona tiene que relucir ya sea por su aspecto físico, por la ropa que viste, por su actitud o por alguna característica que hará que los ojos de todos se posen en ella.

El día 7 de febrero de 2011 a medio día no fue la excepción. Con 15 pasajeros, el microbús siguió su curso cotidiano, al ritmo de Me hipnotizas de Anahí, con un clima caluroso y el olor a cigarro que el checador había dejado a la hora de devolverle la tarjeta al conductor. Justo en el segundo asiento del lado derecho, iban una chica y un chico de aproximadamente 17 años, los cuales lograron captar la atención de todos los presentes por una sola razón: la manera en la que veían a la vida, a sus ex compañeros de escuela, a su entorno.

La chica comenzó la conversación con una pregunta con ganas de ser explicada: “¿Te acuerdas de Martín, el negro ese que iba con nosotros en la secundaria?”, a lo que él contestó de forma negativa, por ende, ella se dedicó a describir al personaje, refiriéndose a él como el novio de Lupe, que era chaparro y le llegaba al hombro (cuando mencionaba eso, se tocaba dicha parte).

Al conocer la descripción del susodicho, el joven contestó: “Sí, ya sé quién es. Y ese, ¿qué pedo?”. Un poco irritada, la chica le dijo que “se había puesto bien mamado y deseaba ser su novia”, riéndose nerviosamente.

Posteriormente, se dedicaron a criticar a Lupe, a Andrea, a Brenda y a todos los chicos de su antigua escuela. Parecía que el suplicio para los que abordaron el camión y hasta para el mismo chofer no iba a terminar.

Pero ocurrió que a la altura de la Basílica de Guadalupe, en la estación 97. 7, que iba escuchando el conductor, pusieron la canción Mi cama huele a ti de Tito “El Bambino” y la señorita que se decía “inteligente y con amplio conocimiento del mundo”, se puso a cantar, más bien, a gritar dicha melodía de reggaetón, lo cual provocó las risas de algunos y el disimulo de otros.

Al darse cuenta de la situación, el amable chofer cambió de estación y sintonizó Exa; en la unidad con olor a Fabuloso de lavanda, se escuchaba de fondo Nada de Zoé.

Esto sirvió para que la pareja no hablara durante quince minutos, aunque después de ese tiempo, siguieron criticando “constructivamente” a todas las personas, a pesar de que compartían el pasado y el entorno en el cual vivían.

La charla continuó con una pregunta escueta, que daba a entender el deseo de seguir platicando del muchacho.

“¿Has visto a Marcos últimamente?” dijo a su amiga. “Sí, ¿por?”, contestó sin mostrarse muy animada. Aún así, el joven amigo prosiguió: “El otro día platiqué con él y me decía que se sentía muy mal por ser culto, por saber más que todos y sacar buenas calificaciones. ¡Es que es bien pinche tímido con las chavas! Yo le dije que no fuera tan ñoño, que se dedicara a ligar ahorita que es joven”.

La muchacha había recobrado las ganas de seguir entablando una conversación y eso lo demostró con una gran carcajada. “¿sabes a quién vi el otro día? A Laura, la que te gustaba”.

Parecía que había tocado la fibra más sensible de su amigo, puesto que su rostro cambió y contestó “Chale. ¿Y qué tal?”, pero su cara se agudizó cuando la acompañante le comentó que “Laura se ponía cada día más fea, puesto que no tenía buen cuerpo y no vestía como todas, con colores claros y brillitos; por ende, era aburrida y naca”. Con el corazón destrozado y el ánimo por los suelos, él contestó: “Pensé que era distinta… que aceptaría ir conmigo a ver a Winsin y Yandel el sábado… la iba a ir a buscar… pero con lo que me dices, mejor no”.

Para el descanso de los pasajeros y la fortuna de la pareja de amigos, se bajaron en la colonia Martín Carrera, dejando una lección muy importante: El león siempre cree que todos son de su condición.





Bookmark and Share

0 comentarios: