martes, 6 de abril de 2010

REALIZA LA UNAM INVESTIGACIÓN SOBRE ALZHÉIMER

Por Mariel Medina Lugo
México (Aunam). José Fernando Peña Ortega, licenciado en Biología y doctor en Fisiología celular, aseguró que los experimentos en roedores realizados para combatir el Alzhéimer facilitan la comprensión del malestar permanente y brindan opciones médicas para mejorar la calidad de vida de los pacientes.

En Universum, Museo de las Ciencias de la UNAM, el especialista comentò que se trata de una de las patologías neurodegenerativas, progresivas e irreversibles que altera la memoria y las capacidades cognoscitivas de habitantes de la tercera edad.

En México es necesario conocer las causas y consecuencias de dicho padecimiento, pues se es más propicio a adquirirla mientras incrementa la esperanza de vida, originada por los avances de la ciencia. Es decir, el ser humano es más vulnerable de contraer Alzhéimer puesto que vive más.

Puntualizó que del 5 al 10 por ciento de quienes lo padecen lo han heredado, y señaló algunas manifestaciones de la enfermedad como los problemas con el lenguaje, la falta de noción en el espacio, la depresión, la ansiedad, entre otras.

Ante ello la ciencia biológica realiza con frecuencia estudios en laboratorios para palear el Alzheimer. Dichos experimentos constan de analizar los ritmos cerebrales del hipotálamo en el roedor (parte del cerebro que controla la memoria) a través de un estudio in vitro, y así compararlos con los del ser humano.

Aseguró que es necesario tomar en cuenta que una de las proteínas que origina el detrimento de la actividad cerebral y que poco después da pie al Alzheimer, es la beta amiloide. Con ésta se realizan las principales diferencias entre animales e individuos, inyectando en los primeros dicha proteína.

“En la ciencia siempre es importante qué estoy haciendo, para qué lo estoy haciendo y si será que lo estoy haciendo mal”, recalcó el doctor Peña Ortega, y aseguró que uno de los principales objetivos de dichos experimentos es disminuir o retardar dicha enfermedad mediante estrategias terapéuticas y la farmacología, como el probable uso del Cloruro de Litio.

Insistió que la ciencia debe negar sus hallazgos para encontrar un progreso, y que en los laboratorios es indispensable que, al simular una enfermedad, el científico se pregunte si se está haciendo bien.




Bookmark and Share

0 comentarios: