jueves, 8 de abril de 2010

CANEK ROLDÁN, UN KARATEKA DE VERDAD

Por Nancy Elizabeth Chávez Sandoval
México (Aunam). Acostumbrado a lograr lo que se propone, Alonso Canek Roldán González superó una vez más el Regional de Universiada, realizado en las instalaciones de la Universidad Autónoma del Estado de Morelos, y así obtuvo su clasificación, por cuarta ocasión, a la Universiada Nacional a disputarse próximamente.

Las artes marciales han sido compañeras inseparables de Roldán desde que tenía ocho años, cuando comenzó a practicar Taekwondo. A lo largo de 18 años, estas disciplinas lo han llenado en lo personal y como futuro diseñador industrial que busca el éxito y el reconocimiento por su trabajo y talento.

El futuro no está tan lejano, y debe permanecer en concentración en todos sus quehaceres, pues próximamente participará en el Campeonato Centroamericano y del Caribe en Managua, Nicaragua, a disputarse del 19 al 25 de abril del presente año.

Nació el 19 de febrero de 1985. Decidido y perseverante, siempre ha estado inquieto por sobresalir en lo que mejor sabe hacer. Hombre de gran disciplina, actualmente tiene el honor de ser Sub Campeón la Copa Norteamericana de Karate Do y lograr la Plata en la Universiada Nacional pasada.

El karate es su vida, no se imagina sin practicarlo, necesita estar activo, su cuerpo lo pide, piensa que en un futuro podría tener su propia escuela de dicha especialidad y así dejar aún más una marca de su paso por este Arte Marcial.

Egresado de la Escuela Nacional Preparatoria Plantel No. 6 “Antonio Caso”, ahí fue donde su carrera como deportista universitario dio sus primeros frutos; fue campeón Interprepas los tres años, además de clasificar a la Olimpiada Nacional, pero por su edad no logró participar.

Hombre de carácter fuerte, consciente que para ser un buen deportista en su área es necesario sacrificar algunas situaciones, lo cual a veces le ocasionaba problemas y ser una persona solitaria: “No existe vida social, salir de fiesta o salidas muy seguido no es algo que haya vivido, pues siempre está la obligación de levantarse temprano”.

Canek es selectivo con las personas que están a su alrededor, además de definirse como una persona que le cuesta trabajo expresar su sentir: “Por culpa de esa química que debe existir entre las personas, en la vida me han tachado de poco sociable, es mentira”.

Desde joven tuvo la inquietud de estudiar Diseño Gráfico; pero al investigar sobre el campo laboral para esa carrera, para su sorpresa, se percató que no le convenía. Así, indagó un poco más, y gracias a las palabras de un primo, se animó por estudiar la carrera Diseño Industrial, aunque no era tan sencillo como él creía.

“Para estudiar la carrera debes de cursar primero un año de la Licenciatura de Arquitectura, después hacer un examen en el cual aspiran 300 y sólo 60 logran ser la generación que ese año entre a Diseño Industrial”, pero él se arriesgó, sabía lo que quería, e iba tras ello.

Por medio de Pase Automático entró a Ciudad Universitaria en la carrera de Arquitectura, y después de cursar un año y aprobar con éxito el examen requerido, oficialmente, fue alumno de la carrera Diseño Industrial, algo que considera uno de sus más grandes logros.

Para Canek, la convivencia en la escuela ha sido difícil, pues es un ambiente muy competitivo, además, nunca ha sido un alumno de los consentidos. Pero sus armas de ataque son que posee buenas propuestas y proyectos novedosos, lo cual le hace ganar el agrado y respeto de sus profesores.

Su carrera está planificada para sólo dedicarse a estudiar, es muy exigente, los horarios son de nueve a nueve los primeros semestres. Cuando tenía que hacer trabajos en equipo, tenía muchos altercados, lo que provocaba tuviera varios momentos incómodos, pues sus compañeros no comprendían que él no tuviera tanto tiempo libre.

A lo largo de su carrera, ha tenido que presentar diferentes entregas, proyectos que demuestren de qué está hecho, consciente de que unos han sobresalido más, expone cuáles son sus favoritos:

“Un frutero de aluminio que hace parecer que está flotando, un teclado de computadora para personas con una sola mano y un juego de perfumes, para hombre y mujer, que se complementan pero a la vez son independientes, este proyecto fue considerado por mis profesores como el mejor proyecto que he hecho hasta el momento”.

Piensa en estudiar una maestría para seguir compitiendo en los deportes universitarios, además de ser más competitivo en el campo laboral. Pretende trabajar en un despacho, y en un futuro próximo tener el propio; por ahora quiere adquirir experiencia, y demostrarle al mundo que tiene proyectos interesantes.

Nunca le ha desagradado el hecho de ser profesor, así que cuando se le presentó la oportunidad, aceptó. Da clases en un Centro Comunitario en Santo Domingo, cerca de Ciudad Universitaria; como entrenador es estricto, regañón y exigente, le gusta ver que sus alumnos den lo mejor se sí. No obstante, piensa que podría ser un mejor entrenador, pero debido a sus horarios no puede entregarse completamente como él quisiera.

Su familia está fascinada por su desempeño, se muestran contentos y satisfechos. Aunque siempre le han exigido que la carrera esté en prioridad sobre el deporte. Además que él y su familia sienten gran emoción al saber que sus sueños se cristalizan y comprobar que nada es imposible, todo se puede alcanzar.

Canek se siente con la responsabilidad de aportar experiencia, de animar a que más universitarios saquen la garra por esta Institución, pues hay talento en la UNAM, la difusión es buena, pero se apoya sólo a las personas que den resultados, por eso él se siente comprometido con nuevas generaciones, para poner en alto el nombre de la Universidad y del país.

Ha logrado hasta este momento alcanzar varios sueños, pero va por más. Representar a México y traer sus colores en la piel, le hace sentir el cuerpo “chinito”, personificar a toda una nación es algo que siempre añoró. Escuchar el Himno Nacional, ver la Bandera Mexicana y sentirse orgulloso son símbolos que lo impulsan a dar lo mejor de él.

Ahora que está clasificado por cuarta ocasión a una Universiada Nacional, sabe que representa una gran oportunidad para despuntar a nivel internacional, pues la Universiada Nacional Chihuahua es selectiva para el Mundial Estudiantil.

Constante, todos los días se entrena en el ex reposo de los atletas de 6:30 a 8:00 horas y de 12:00 a 13:30 horas, logrando así una condición física buena, gracias también a que no fuma y procura no desvelarse.

Para entrenarse y despejar un poco su mente le agrada estar en internet, visitando sitios y charlando con amigos por este medio, estar con su novia y amigos, los videojuegos, bailar, además le gusta la gimnasia y los deportes extremos.

Por su desempeño ha obtenido reconocimientos de deportista, como diplomas, además de un reloj y un suéter: “lo importante no es lo material, me gusta dar la cara por la UNAM”.

Pensando en el futuro a corto plazo, se visualiza en cinco años como campeón mundial, pues el Karate no es Olímpico, además está seguro de que para ese entonces ya será un diseñador exitoso, además de viajar por el mundo y conocer diversos lugares, desea tener una marca de diseño.

Más adelante, unos cinco años después, cree que sería el momento justo para retirarse o estar por retirarse de los deportes de alto rendimiento, y ahora sí, iniciar una familia.

Su prioridad es él mismo, persona perfeccionista, que no gusta de presumir sus logros, sino sólo ser reconocido por lo que sabe aportar, sin exigir una devoción por ellos. Se define a sí mismo como dedicado, practico, capaz de tomar decisiones rápido, trabajar menos pero mejor, y ser capaz de soportar la presión.

Actualmente trabaja en su tesis, la cual está dedicada a exponer un “Sistema ligero de divisiones verticales”, trabajar en este proyecto es algo que lo mantiene ocupado y mejorando todos los conocimientos obtenidos en la carrera y en la práctica: “Lo ideal sería estar titulado y listo para enfrentarse al campo laboral a finales de este año, puedo lograrlo”.




Bookmark and Share

0 comentarios: